Cinema Zara en Milán
Cinema Zara en Milán - AGENCIA

Inditex (Zara) emprende una revolución tecnológica para frenar el avance de Amazon y otros competidores

La enseña de Inditex está trabajando en la geolocalización mediante una «tecnología de ubicación» que a través de ultrasonidos rastrea los pasos del usuario, según un informe de Adigital

Zara se adelanta al futuro ante el auge del comercio electrónico

Llega la era del supermercado «espía» que se adapta a lo que quiere el cliente

T. S. V.
MADRIDActualizado:

El análisis de datos («big data») y la aplicación de la inteligencia artificial cambiarán la forma de proceder de las tiendas físicas y digitales en los próximos años. El sector del «retail» tenderá a fabricar «bajo pedido» ya que las marcas sabrán de antemano «si un cliente concreto está interesado en su nuevo producto o servicio antes de lanzarlo». «Los comercios ya no se dirigirán a 'millennials' o a hombres casados de 35 a 40 con niños, sino a Juan López Reyes de 34 años y del que se posee una información precisa», tal y como se desprende del informe «IA, el futuro del Retail», elaborado por Adigital, ICEX y Kairos. Esto se debe a que la inteligencia articificial permite predecir la cesta de la compra de los consumidores y en consecuencia, adaptar el surtido o inventario de productos.

Este marketing predictivo implicará prácticas como cambiar los precios en función de si el consumidor lo ha buscado con anterioridad en internet, el envío de ofertas personalizadas o la creación de asistentes virtuales capaces de comunicarse «con un lenguaje cada vez más intuitivo». Asimismo, la inteligencia artificial permitirá averiguar cuál será la mejor ubicación física para un establecimiento, vaticinar el flujo de movimientos de los clientes o los momentos con mayor ritmo y frecuencia de compras.

A pesar de que actualmente solo entre un 7% y un 11% de las empresas españolas utilizan la inteligencia artificial, la era de la personalización absoluta a la hora de planificar las ventas ya ha comenzado. Grandes multinacionales textiles como Inditex ya la han puesto en marcha para anticiparse a sus competidores, según el caso de aplicación real que detalla el estudio de Adigital y el ICEX.

En este sentido, dentro del buque insignia del grupo textil, Zara, se están desarrollando nuevas estrategias para analizar y adelantarse a las necesidades de los consumidores y mejorar la experiencia de compra para frenar el avance y competir con otros gigantes online como Amazon o firmas como Bohoo.com o Missguided, «que tardan una semana en diseñar e incluir nueva ropa en sus medios online». En respuesta al auge del comercio online, Inditex ha apostado por la estrategia omnicanal para que sus tiendas físicas y la plataforma electrónica estén interrelacionadas. En el interior de sus establecimientos a pie de calle, en Zara se han emprendido cambios a través del marketing sensorial y la realidad aumentada.

Además, y tal como se repasa en el informe, los responsables de Zara están trabajando en la geolocalización mediante una «tecnología de ubicación» que a través de ultrasonidos rastrea los pasos del usuario con el fin de que este pueda localizar productos y recibir ofertas personalizadas en tiempo real a través de la aplicación.

«Desde hace unos años, Inditex trabaja, además, en un sastre virtual o algoritmo que pretende crear conjuntos de prendas que combinen estéticamente de forma personalizada, mediante los datos recogidos del usuario», reza el estudio. Para ello, Zara ya ha incorporado esta tecnología a cada una de las alarmas de sus productos en las nuevas tiendas de Milán o Londres mediante la identificación por radiofrecuencia (RFID) en las alarmas. Este sistema también incluye unos microchips para conocer la información y detectar la ubicación de cada prenda dentro de la cadena de suministro.

Patrones de compras

El segundo pilar de la transformación actual de Zara en cuanto a la aplicación de la inteligencia artificial reside en la mejora de la gestión interna, según ponen de relieve los expertos que han elaborado el análisis de Adigital. Así, el «big data» también se aplica a la logística con la consiguiente agilización en el proceso de devolución de paquetes a la vez que se analiza la información recogida sobre las causas del rechazo al producto por parte del consumidor. Zara también ha innovado en la cadena de suministro mediante la incorporación de microchips en las cajas con el objetivo de calcular el volumen de ropa que hay dentro y la aplicación de algoritmos para gestionar el inventario.

El «big data» elaborado a partir de las cifras de ventas, el análisis de la cesta de la compra del uuario y otros datos externos como la estacionalidad, la meteorología o las tendencias en las redes sociales permite elaborar patrones futuros de compras y predecir el comportamiento del consumidor. Estos avances «logran una mejora en la gestión del tiempo del usuario que realmente era uno de los mayores puntos críticos detectados en un inicio», sentencia el estudio.