Consuelo Castilla, presidenta de AdQualis
Consuelo Castilla, presidenta de AdQualis - ADQUALIS (GUILLEM SARTORIO)
ENTREVISTA

Consuelo Castilla: «Trabajar doce horas al día ya no está de moda»

La presidenta de AdQualis, consultora de recursos humanos, destaca los retos que supondrá la digitalización del mercado laboral

Actualizado:

Desde la entrada en Europa hasta la revolución tecnológica: treinta años de currículum en el mercado laboral español. Esa es la carta de presentación que acompaña a AdQualis, una consultora de recursos humanos especializada en el «headhunting» (cazatalentos de directivos) que el pasado julio afrontó su propia refundación. La compañía, que desde su creación en 1987 estaba recogida en la marca MC Asociados, decidió cambiar de rumbo y adaptar su nombre a las nuevas tendencias. Hoy, Consuelo Castilla, presidenta y socia de la empresa, explica cómo se ha desarrollado esta reestructuración y qué retos acompañarán a la consultora en el futuro.

¿Por qué decidió cambiar de nombre la empresa?

Empezamos haciendo solo «headhunting» en un mercado que no estaba profesionalizado. Con el paso del tiempo, el entorno se desarrolló hacia una mayor digitalización y nuestra empresa evolucionó más rápido que nuestra marca. No reflejábamos lo que estábamos haciendo, por lo que decidimos definir los cambios que hemos experimentado a través de una nueva marca.

¿Qué resultados obtuvieron el año pasado?

Hemos conseguido una facturación de 5,6 millones y estamos muy satisfecho con el año. Las perspectivas del 2016 también son muy buenas y contamos con proyectos muy interesantes. Trabajamos en muchos ámbitos con compañías multinacionales.

¿Cómo ha influido la digitalización en el desarrollo del mercado laboral?

Lo ha profesionalizado. Ahora podemos hacer un proceso de selección vía Skype o móvil, hemos abierto las ventanas al mundo. La metodología ha cambiado y ahora los procesos son más sencillos que hace décadas.

¿Y en los perfiles de los candidatos?

Se ha creado un cambio de ciclo muy fuerte por el que la persona vuelve a estar en el centro del proceso de selección. Durante muchos años era más importante el currículum que el candidato y sus competencias. Ahora volvemos a evaluar las capacidades de cada trabajador gracias al desarrollo de la tecnología. Existen nuevos puestos que no existían hace cinco años y cuyo nombre varía según la empresa. Necesitas gente que interprete que estudie y analice las nuevas tendencias, el estudio de mercado lo tienes que tener dentro de la propia empresa.

¿Qué valores tienen estos nuevos profesionales?

La generación joven quiere una empresa responsable, un buen trabajo y calidad de vida. Esto ha cambiado, ya no está de moda trabajar doce horas al día. Además, antes se buscaba un trabajo para toda la vida y ahora se buscan proyectos. Los perfiles tecnológicos, en el mercado son escasos y a veces hay que buscar candidatos que simplemente tengan las competencias adecuadas aunque no conozcan tu producto. El cambio de perfil se ha producido de forma muy rápida.

¿Han sabido adaptarse a esta evolución las empresas españolas?

Muchas se han puesto las pilas, están evolucionando y son conscientes de que el mercado ha cambiado. Por ejemplo, muchas compañías españolas han salido de la crisis gracias a la venta «online». De hecho en algunas representa una parte más importante que el negocio tradicional. El que no sea consciente del cambio no sobrevivirá.

El desempleo se redujo considerablemente el año pasado. Sin embargo, en el primer trimestre de 2016 ha vuelto a crecer. ¿Qué papel juega la inestabilidad política en este hecho?

El 2015 fue un año en general bueno y las empresas levantaron algo la cabeza. En 2016 las compañías están más asustadas, pero tienen todavía la inercia del año pasado y mantienen sus planes de contratación. Hay que recordar que el perfil español es muy cualificado y más barato que en el resto de Europa. Aún así, es cierto que la inestabilidad política ha afectado a las inversiones extranjeras, que requieren una estabilidad real para invertir en España.

«Hemos mejorado mucho en idiomas»
Consuelo Castilla , presidenta de AdQualis

La tasa de paro juvenil, sin embargo, todavía se mantiene en niveles elevados…

El aprendizaje en España está mal gestionado. En otros países se hacen prácticas cuando se estudia una carrera, de tal manera que cuando acabaras tu formación cuentas con conocimientos prácticos y teóricos. Si cuando sales de la carrera no tienes experiencia profesional y tienen que dedicar dos años a formarte, las empresas optarán por contratar a alguien con más experiencia. Debemos aprender de otros países donde el modelo de la Formación Profesional Dual está funcionando.

¿Los idiomas continúan siendo un problema para los candidatos españoles?

Hemos mejorado mucho. Sobre todo la gente joven tiene constancia de lo importante que es. Muchos tienen ya experiencias internacionales. Es cierto que todavía tenemos muchas deficiencias porque partíamos de una base muy baja, pero hemos logrado una gran mejora.

¿Qué impacto ha tenido en el empleo la reforma laboral?

El empleo se ha flexibilizado mucho, pero en Europa es todavía más flexible. Se han tomado medidas correctas, otras se pueden cambiar. Lo importante es potenciar a las empresas para que puedan contratar. En la actualidad hay mucha burocracia, por lo que es necesario incrementar las ayudas al crecimiento de las pymes.

Cuando refundaron su compañía había un gran porcentaje de mujeres en la empresa. ¿Qué papel juega la paridad en AdQualis?

Tenemos varios hombres en plantilla, pero muchos de ellos prefieren las empresas a las consultorías. Respecto a la paridad, nosotros buscamos a los mejores, independientemente del sexo. Sin embargo, es cierto que todavía hay sectores muy machistas donde las mujeres no llegan al comité de dirección. En muchas compañías todavía se produce que algunas posiciones solo pueden ser ocupadas por hombres.

¿Qué espera del futuro AdQualis?

Hemos aprendido muchísimo de esta crisis, hemos sacado muchas cosas en positivo y hemos logrado que tanto empresarios como candidatos se reciclen más. Las personas son conscientes de que tienen que ser empleables, tanto los trabajadores que ya tienen empleo como los que no. Además, muchos candidatos también quieren tener una vida propia al margen del entorno laboral y ser felices. Cuánto más satisfechos estén en su puesto, mejor harán su trabajo.