El aún consejero delegado y futuro presidente, Carlos Torres, y el presidente saliente, Francisco González - ABC

Francisco González se jubila y designa a Carlos Torres como su sucesor en la presidencia de BBVA

El sucesor de González mantendrá el cargo de primer ejecutivo del banco

MadridActualizado:

Relevo sin sorpresas al frente de BBVA. La entidad ha aprobado este miércoles el plan de sucesión del actual presidente, Francisco González, de 74 años y que tras 18 años dirigiendo el grupo se jubilará a final de año, designando como su sucesor al todavía consejero delegado, Carlos Torres. El relevo, según ha informado el banco a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), se hará efectivo el próximo 31 de diciembre de 2018.

«La sucesión garantiza la continuidad en el proceso de transformación que ha puesto a BBVA a la vanguardia de la industria financiera global», ha señalado el grupo en un comunicado en el que también ha destacado que esta transición se ha hecho de forma «ordenada y bien planificada».

Aunque el consejo de administración de BBVA acordó en 2011 retrasar la edad de jubilación de todos sus miembros de los 70 a los 75 años para que González se mantuviese un lustro más al frente del grupo, hasta marzo de 2020 como mucho, el alto ejecutivo ya anunció hace un par de ejercicios que cumpliría ese tope. Desde entonces el órgano de máxima dirección de la entidad lleva preparando esa sucesión bajo absoluto secreto, si bien el propio González ya señaló a principios de este año a Torres como previsible sucesor. «Tenemos un equipo fabuloso y no va a haber sorpresas», dijo entonces.

Carlos Torres (Salamanca, 1966) desembarcó en BBVA en 2008 como responsable de estrategia y desarrollo corporativo recomendado por Manuel Pizarro y procedente de Endesa, donde había sido director de estrategia y director financiero. El banquero, que inició su carrera profesional como consultor en McKinsey, donde estuvo 12 años, asumió en 2014 la dirección del área global de banca digital de BBVA y en mayo de 2015 fue nombrado consejero delegado en sustitución de Ángel Cano.

Futuro consejero delegado

Su llegada a la presidencia no supondrá un cambio de rumbo en la estrategia del banco, que es cnovertirse en una entidad global digital. «El trabajo de Carlos estos últimos años es la mejor garantía de continuidad en la estrategia», ha dicho González. Ahora bien, Torres nombrará a partir a ahora a su propio equipo. El plan de sucesión de González no termina con la desginación de Torres, sino que durante el cuarto trimestre, el consejo de administración, la comisión de nombramientos y el propio Torres abordarán la selección del futuro consejero delegado.

En este sentido, y según explican en la entidad, tampoco habrá sorpresas y Torres también optará previsiblemente por alguien de la casa para sucederle como número dos del banco. Esto apunta, entre otros, al actual director financiero del grupo, Jaime Sáenz de Tejada, quien anteriormente había sido responsable de la entidad en España y Portugal; el director global de Talento y Cultura del grupo, y Ricardo Forcano; el director de filiales, Jorge Sáenz-Azcúnaga, y el director de banca de inversión y corporativa, Juan Asúa.