El servicio de estudios de la entidad advierte sobre el aumento de los desequilibrios estructurales en la economía española
El servicio de estudios de la entidad advierte sobre el aumento de los desequilibrios estructurales en la economía española - JAVIER LÓPEZ

BBVA alerta de que el alza del SMI ya resta empleo y que la incertidumbre quitará 2.200 millones al PIB

El servicio de estudios de la entidad empeora la previsión de crecimiento de este año al 2,2%

MadridActualizado:

España encara la desaceleración económica con mayor fortaleza que los países de nuestro entorno pero poniendo a prueba sus colchones futuros ante un horizonte repleto de elecciones. BBVA Research ha empeorado esta mañana sus previsiones de crecimiento para 2019 al 2,2% y para 2020, al 1,9%, dos y una décimas menos respectivamente que su anterior estimación. De las dos décimas de este año, una se debe a las menores compras de la Eurozona, pero la otra nace de la inestabilidad política. En este último caso el impacto negativo llegará a 0,2 puntos de PIB según la entidad, es decir, sustrae 2.200 millones de euros de futuro crecimiento a la actividad.

«En este contexto, y tras las citas electorales de esta primavera, será clave la capacidad de llegar a acuerdos sobre las medidas necesarias para continuar la recuperación (…). La dilación de estos acuerdos y medidas podría redundar en un nivel de incertidumbre más elevado y, en consecuencia, en un mayor impacto negativo sobre la actividad», asume BBVA Research en su Situación España.

Hasta 5.000 millones de euros de factura

Si no se formase Ejecutivo con prontitud, la factura sería mayor: podría restar cuatro décimas al crecimiento, con lo que el efecto sería de hasta 5.000 millones de euros sobre el PIB. El procés en Cataluña y la parálisis política tras la moci'on de censura restó aún más fuelle al PIB, hasta 0,25 puntos en 2018. De esta forma, la entidad ha recogido que desde 2015, último año con un Ejecutivo con mayoría absoluta, la incertidumbre política ha restado unas dos décimas de media cada año, por lo que el impacto acumulado asciende a unos 10.000 millones de euros en cuatro años.

El servicio de estudios de la entidad ha recogido que si bien el déficit se redujo más de lo esperado en 2018, aumentó el desequilibrio estructural, es decir, más allá de las bondades del actual ciclo económico. De esta forma, sigue sin esperar que el agujero público baje del 2% del PIB hasta 2021. Y alerta de que tras las urnas, se espera un ajuste de la inversión pública y el gasto para contener el desequilibrio al 2,2% este año, 11.000 millones más que el objetivo del 1,3%.

La otra gran novedad es que BBVA ha calculado los efectos de algunos decretos aprobados por el Gobierno sobre la bocina electoral. En el caso del nuevo decreto del alquiler, la entidad alerta de la menor inversión que puede provocar, después de que en los primeros tres meses del año se hayan sucedido tres leyes distintas de alquiler.

Las consecuencias del nuevo Salario Mínimo

También ha confirmado BBVA Research el efecto negativo de la subida del 22% del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) a 900 euros mensuales. «El impacto se concentra en los colectivos más vulnerables», ha resuelto en rueda de prensa el responsable de Análisis Macroeconómico de BBVA Research, Rafael Doménech. La entidad estimó que el incremento podría restar hasta 195.000 empleos en dos años a la economía, según cómo las empresas decidieran trasladar este aumento de los costes laborales a precios o a márgenes.

Estos colectivos con sueldos más bajos y una mayor incidencia de la medida son menores de 30 años, sectores como el comercio, la hostelería y las actividades inmobiliarias, y regiones como Canarias Extremadura y Murcia. Según Doménech, mientras en el resto de colectivos el empleo aumentó frente al año pasado, en estos tres primeros meses del año entre estos sectores de la población el crecimiento de la ocupación se resintió en 0,3 puntos.