Andrea Enria, presidente de la EBA
Andrea Enria, presidente de la EBA - Ignacio Gil

Los bancos españoles pasan holgados el examen del regulador europeo

El italiano Monte dei Paschi, el peor parado, amplía en 5.000 millones su capital para evitar el rescate

MadridActualizado:

Hubo que esperar hasta las diez de la noche de ayer, una vez cerrada la Bolsa de Nueva York, para conocer la solvencia de los 51 mayores bancos europeos, seis de ellos españoles, y el resultado fue en grandes líneas el esperado. Los bancos españoles, fruto de los esfuerzos realizados en los últimos años en materia de refuerzo de capital, pasaron holgadamente el examen que, por otra parte, no tenía ni aprobados ni suspensos. Sin embargo, el Banco Central Europeo había insinuado en días previos que un ratio de capital de máxima calidad, conocido como CET1, inferior al 5,5% en un escenario estresado (crisis económica, caída de ingresos, de beneficio, etc..) requeriría medidas adicionales.

De las entidades españolas BFA, la matriz de Bankia, fue la que sacó mejor nota, con una ratio del 9,6%, seguida de Criteria, la matriz de CaixaBank, con un 7,8%, Santander, con un 8,2%, BBVA, con un 8,2%; Sabadell, con un 8% y Popular con un 6,6%. Todos estos resultados son ratios de capital de máxima calidad y cumpliendo con toda la regulación en el escenario adverso a 31 de diciembre de 2018, o lo que es lo mismo, las reservas de capital que tendrían en una situación de shock externo.

Fuentes de Banco Popular aseguraron anoche que la metodología de la EBA no incluye las medidas ejecutadas con posterioridad a diciembre de 2015, por lo que no se ha tenido en cuenta la reciente ampliación de capital por importe de 2.505 millones de euros.

La metodología utilizada, que en muchos casos es secundaria, en estas pruebas es fundamental ya que las entidades han elaborado sus proyecciones de resultados y capital a 3 años, de diciembre de 2015 al mismo mes de 2018 en dos escenarios macroeconómicos distintos: un escenario base, elaborado por la Comisión Europea, y un escenario adverso, aprobado por la Junta Europea de Riesgo Sistémico.

Los seis grandes bancos españoles han tenido que hacer frente a un hipotético escenario en el que el PIB avanza este año un 0,6%, entra en recesión en 2017 con una caída del 0,8% y apenas crece en 2018, tres ejercicios en los que el paro sería superior al 21%.

Por su parte el Banco de España aseguró anoche que «las entidades españolas muestran un grado de resistencia apreciable, superando con holgura los requerimientos de capital utilizados como referencia en pruebas de resistencia anteriores. Una parte relevante de la caída proviene en la mayoría de los casos del impacto de la progresiva eliminación del régimen transitorio de la normativa de solvencia en los tres años de duración del ejercicio. Descontando el efecto anterior, el impacto del ejercicio se reduciría significativamente, como se observa en la evolución de la ratio «fully loaded».

Bancos europeos

Al margen de los españole s la entidad italiana Monte dei Paschi y el irlandés Allied Irish Bank no alcanzaron el mínimo del 5,5% de capital de máxima calidad requerido en una situación de estrés. La entidad italiana, la peor parada, con una nota de -2,44% de capital, recibió anoche el visto bueno del BCE a su plan de recapitalización, que contempla una ampliación de capital privada por 5.000 millones de euros más la venta de activos dudosos por 9.200 millones de euros, según ha explicado la entidad en un comunicado. Con estas medidas, la entidad trata de evitar un rescate con dinero público. La irlandesa se quedó con un ratio de capital del 4,31%

Se trata de los terceros test de estrés que se realizan en Europa a los bancos desde que en 2007 varios Estados tuvieron que rescatar bancos con dinero de los contribuyentes.