La salvación de los bancos españoles pasa por reforzar la unión de Europa
a fondo

La salvación de los bancos españoles pasa por reforzar la unión de Europa

Preguntas y respuestas sobre la línea de crédito que Bruselas otorgará a las entidades financieras

madrid Actualizado:

El sábado pasado el Gobierno anunciaba que solicitaría una línea de crédito para los bancos españoles después de que el Eurogrupo pusiera sobre la mesa hasta 100.000 millones de euros. El lunes los mercados recibían con desconfianza la noticia y el bono español a diez años se situaba a lo largo de la semana a las puertas del temido límite del 7%. ¿Desaparecerá la tensión a corto plazo? Te ofrecemos las claves y entresijos de la ayuda europea y del futuro inmediato del euro.

¿Qué cuantía tendrá la ayuda?

Pese a que Bruselas ha ofrecido hasta 100.000 millones de euros, el Gobierno se plantea solicitar unos 66.000 millones de euros. La pista sobre el monto final la obteníamos el martes después de que el PP introdujera una enmienda a los Presupuestos para permitir que el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) pudiera endeudarse por 66.000 millones de euros adicionales. Sobre los informes de las auditoras Oliver Wyman y Roland Berger, ABC avanzaba el jueves datos del informe preliminar que cifra la cantidad necesaria para las entidades españolas hasta el entorno de los 65.000 millones.

¿Cómo se inyectará el dinero?

El dinero europeo se inyectará directamente en el FROB con un plazo de amortización de entre 10 y 15 años. De aquí partirá hacia los bancos parte en capital y otra parte a través de bonos convertibles contingentes , los denominados «CoCos». Tal y como avanzó ABC, Bankia, Novagalicia Banco y CatalunyaCaixa, absorberán el 66% del total de los 60.000 millones.

¿Engordará el déficit del Estado?

Tras un encendido debate en diferentes medios sobre si los intereses aumentarían el déficit, Eurostat informaba de que el préstamo sí impactará de forma directa en la deuda pública ( actualmente supera el 72% del PIB español) ya que los intereses computarán como déficit. No obstante, la oficina de estadística europea puntualizaba que esto no ocurrirá si la ayuda se califica como inversión financiera del Estado. Diversas fuentes europeas han apuntado que el interés con el que se otorgará el dinero al Estado español será del 3% mientras que este a su vez podría aumentarlo al 8,5% en el momento de prestarlo a los bancos. La propia Comisión Europea ha destacado que el «impacto negativo» podría compensarse por los intereses que deberán pagar las entidades al Estado.

¿Qué condiciones se impondrán?

El lunes llegaba la primera petición desde Europa. El BCE solicitaba a España que reforzara y fuera más allá en su plan sobre el banco malo que de momento han sido definidas por la segunda reforma financiera como «sociedades inmobiliarias» y que tendrán que ser implantadas en todas las entidades españolas. Los bancos y cajas españolas se verán obligadas también a reformas internas como el recorte de divividendos, el cierre de oficinas y reducción de personal y remuneraciones así como la venta de activos para obtener liquidez.

Tras cuatro reformas ya impuestas a la banca desde que comenzó la crisis, la «troika» (Comisión Europea, FMI y BCE), con la supervisión del Banco de España, será la encargada a partir de ahora de controlar la reestructuración de la banca y de imponerle nuevas tareas y más medidas destinadas a aumentar las provisiones por los activos problemáticos.

¿Por qué los mercados castigan a España?

La línea de crédito, lejos de calmar al mercado de deuda, ha avivado las tensiones ya existentes por la falta de detalles y las informaciones que apuntan a que aumentará la deuda pública. Durante esta semana el interés del bono español ascendió a máximos al situarse en el 6,998% a las puertas del límite del 7%, un nivel que se considera como de zona de rescate al considerar que cuando se supera un país no puede financiarse solo.

Los analistas de Morgan Stanley creen que el principal problema reside en la falta de unión dentro de Europa y reclaman una unión fiscal y bancaria para paliar las tensiones. Asimismo, desde el banco estadounidense ven necesaria una intervención del Banco Central Europeo así como que se acometan cambios legales para que la entidad presidida por Mario Draghi pueda actuar como prestamista de última instancia.

La propia vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, reconocía en la reunión posterior al Consejo de Ministros del viernes que la solución pasa por implantar medidas a medio y corto plazo que cambien la situación y que permitan avanzar hacia más Europa, entre las que citó el préstamo europeo.

¿Bajará la prima de riesgo a corto plazo?

El ministro de Economía, Luis de Guindos, envió el jueves un mensaje de tranquilidad y recordó que el Gobierno sabe qué medidas tomar para arreglar la situación. El titular de Economía ya había augurado un periodo de fuertes tensiones tras el préstamo bancario. La proximidad de las elecciones griegas, la negativa de la coalición de izquierdas a aceptar los ajustes europeos y los rumores sobre el «corralito» también han contribuido a aumentar la desconfianza hacia la estabilidad y unión real de la zona euro.

¿Salvará la ayuda a los bancos españoles?

Analistas de Saxo Bank creen que el principal problema a resolver en las entidades españoles es el de su excesiva exposición al mercado inmobiliario. «El sistema bancario ha apostado casi todo lo que tenía a este mercado, por lo que la economía española no tiene muchas alternativas. Los precios de la vivienda aún podrían caer un 20% más», asegura Tomas Berggren, estratega de Saxo Bank. La clave para eliminar los agujeros reside por tanto en liquidar el «stock» de viviendas que poseen las entidades.

El director general de Pisos.com, Miguel Ángel Alemany, prevé que la ayuda financiera hará bajar aún más los precios. «Lo que se persigue es el saneamiento de las entidades financieras colocando dichos activos inmobiliarios a precio de mercado a medio plazo, reconociendo las pérdidas de su cartera inmobiliaria», asegura Alemany.

¿Van a cerrar las entidades no viables?

El comisario Almunia abrió la caja de los truenos al apostar este miércoles por la «liquidación ordenada de entidades financieras no viables» y considerar «lógico» que se cierren las entidades cuando el coste de su reestructuración sea superior al de su rescate. Al día siguiente, el FROB emitía un comunicado para desmentir la liquidación de las entidades nacionalizadas. En un comunicado, el organismo informaba que «seguirá llevando a cabo la reestructuración ordenada de estas entidades, manteniéndose, por consiguiente, la operativa normal de las mismas» dando a entender que las subastas de CaixaCatalunya, Novagalicia y Banco de Valencia se realizarán en los próximos meses.

Sin embargo, el viernes el tema volvió a saltar a la palestra con la advertencia de la CE. El portavoz comunitario de Asuntos Económicos, Amadeu Altafaj, advertía que «la única opción razonable» para algunos bancos españoles es la liquidación y que no se inyectará dinero público en «entidades que hayan cometido errores en el pasado».

¿Qué pasa con mi hipoteca?

Tal y como se explicaba en un artículo de Finanzas.com de esta semana, no habrá cambios sustanciales para productos ya firmados y con contratos cerrados, como depósitos o hipotecas si el banco en el que está suscrito el crédito recibe ayuda. Es decir, que habrá que seguir pagando la hipoteca todos los meses y se mantendrán las mismas condiciones de diferencial sobre eurobor, comisiones y plazo.