El empresario José María Ruiz-Mateos, en una imagen del año 2011 - víctor lerena

Muere José María Ruiz-Mateos

El empresario gaditano ha fallecido a los 84 años de edad en el hospital de El Puerto de Santa María (Cádiz)

Actualizado:

El empresario gaditano José María Ruiz-Mateos ha fallecido este lunes por la mañana a los 84 años de edad tras una larga enfermedad, tal y como ha adelantado ABC. Estaba ingresado en el hospital de El Puerto de Santa María (Cádiz). El domingo por la noche sus hijos ya esperaban el fatal desenlace, según confirman a ABC fuentes de su entorno. Finalmente, el deceso se ha producido alrededor de las diez de esta mañana. [La vida de Ruiz-Mateos, en imágenes]

El patriarca de los Ruiz-Mateos, fundador del grupo Rumasa, creó el que llegó a ser el principal grupo industrial de España, hasta que fue expropiado por el Gobierno en 1983. Después fundó Nueva Rumasa, que quebró en 2011 y dejó a miles de inversores con unas pérdidas de más 300 millones de euros invertidos en pagarés, motivo por el que estaba imputado en la Audiencia Nacional, además de en otros tribunales.

El fundador de Nueva Rumasa estaba ingresado en el centro hospitalario desde mediados de agosto cuando sufrió una caída en el Puerto de Santa María que le provocó una fractura de cadera, cuya operación se complicó con una neumonía. El entierro tendrá lugar este martes en Rota, la localidad natal del empresario.

Durante los últimos años, José María Ruiz-Mateos y sus hijos no han dejado de desfilar ante varios tribunales, aunque el patriarca dejó de comparecer por motivos de salud. En ocasiones se especuló con que se tratara de una estrategia para eludir dar cuentas ante la justicia, pero la verdad es que su salud estaba muy maltrecha. Sus facultades mentales habían mermado en los últimos años. En su domicilio se encontraba mejor, pero en cuanto salía, se desorientaba y no era capaz de valerse por sí mismo y mucho menos declarar ante un juez con cierta coherencia.

El pasado 18 de junio, Ruiz-Mateos ingresaba en el hospital madrileño Gregorio Marañon de Madrid por un empeoramiento de su salud tras pasar su primera noche en la cárcel Soto del Real por una orden judicial. Ocho días despues, el 26 de junio, el empresario gaditano fue puesto en libertad por resolución del juez ante el deterioro de su estado y los síntomas de Parkinson acreditados por un informe médico.

La excarcelación se produjo en respuesta a una petición del equipo jurídico del abogado, que había recurrido el decreto de prisión y solicitado la suspensión de la pena ante la «enfermedad muy grave con padecimientos incurables» de su defendido.