Fotografía de archivo de la British Petroleum de una refinería en el Golfo de México
Fotografía de archivo de la British Petroleum de una refinería en el Golfo de México - efe

Los precios de los carburantes recogen tímidamente el desplome del petróleo

El crudo tipo Brent llegó a caer ayer hasta los 67,82 dólares el barril. El precio de la gasolina disminuyó en octubre un 3,4%, aunque la cotización del barril lo hizo en casi un 9%

Actualizado:

La cotización del petróleo siguió ayer cayendo, aunque a última hora se recuperó ligeramente. El tipo Brent, de referencia para Europa, llegó a situarse en 67,82 dólares el barril, su precio más barato en los últimos cinco años. Sin embargo, los datos sobre el descenso de la actividad manufacturera en China, lo que confirmaría la ralentización de la economía del gigante asiático, provocó una ligera revalorización del crudo, que cerró a 72,54 dólares, por encima de los 70,15 dólares del viernes.

La decisión adoptada la semana pasada por la Organización de Países Exportadores de Petróleo de no recortar su producción de 30 millones de barriles diarios ha acentuado la caída de la cotización del crudo que se inició el pasado verano. Concretamente, desde el 19 de junio, cuando el Brent alcanzó los 115,02 dólares el barril.

Este brusco descenso del petróleo se está reflejando, como suele ser habitual, muy tímidamente en los precios de venta al público de los carburantes en nuestro país. De hecho, ayer empezó a notarse una ligera caída en las estaciones de servicio. Según pudo comprobar este periódico, la gasolina sin plomo de 95 octanos está ya muy cerca de los 1,25 euros por litro y el gasóleo se aproxima a 1,15 euros. Son los precios más baratos en unos dos años.

La gasolina cae un 3,4%

El precio de venta al público promedio de la gasolina 95 en Península y Baleares disminuyó en octubre por cuarto mes consecutivo, un 3,4%, hasta situarse en 1,371 euros por litro, mientras que el precio promedio del gasóleo A disminuyó un 3% respecto a septiembre, situándose en 1,290 euros por litro.

Así lo revela el informe mensual de la supervisión de precios de los carburantes en las estaciones de servicio correspondiente al mes de octubre publicado por la Comisión Nacional de Mercados y Competencia (CNMC), que ha subrayado que no se producían descensos de tal magnitud en los precios de ambos carburantes desde noviembre de 2012. Sin embargo, la cotización del barril de Brent en octubre cayó un 8,7%, desde los 94,2 dólares por barril hasta los 86 dólares.

En octubre, el promedio mensual de la cotización internacional de referencia de la gasolina 95 disminuyó un 9,1%, mientras que en el caso del gasóleo A el descenso fue del 6,9%. La depreciación del euro frente al dólar en el mismo periodo fue de 1,8%.

El hecho de que más del 50% del precio de venta al público de los carburantes en nuestro país sean impuestos hace que el descenso del petróleo repercuta limitadamente en la gasolina y el gasóleo, aproximadamente solo en un 30%. Además, la devaluación del euro -moneda con la que las petroleras venden los carburantes- frente al dólar -divisa con la que aquellas compran el crudo en los mercados internacionales-, frena la bajada de los precios de la gasolina y del gasóleo.

La espectacular caída de la cotización del petróleo en las últimas semanas responde a varios factores, como la estabilidad de los distintos conflictos geopolíticos, aunque el más importante es el pulso que mantiene Arabia Saudí con Estados Unidos. Tradicionalmente aliados, en el mercado del petróleo sostienen una enconada pugna, ya que Arabia ha impuesto a la OPEP mantener su producción a pesar de hay crudo de sobra en los mercados para hundir los precios y frenar la exitosa industria del «fracking» (fractura hidráulica) en Norteamérica.

Daños colaterales

Arabia puede permitirse la caída de los precios del crudo durante una larga temporada, situación que, por el contrario, está perjudicando gravemente las economías del resto de los principales países productores, como Rusia, Venezuela, Irán y Nigeria.

El desplome de los precios del petróleo, sumado al impacto de las sanciones impuestas por Occidente a raíz del conflicto de Ucrania y la incertidumbre sobre la economía, ha provocado el hundimiento de la cotización del rublo a mínimos históricos frente al dólar en la peor sesión de la moneda rusa desde la crisis de 1998. Así, el «billete verde» escaló ayer hasta un nuevo cambio récord de 53,4109 rublos, lo que representa una subida del dólar del 7,9%.