La directora gerente del FMI, Christine Lagarde
La directora gerente del FMI, Christine Lagarde - reuters
informe

El FMI sitúa a España a la cabeza del crecimiento europeo en 2015

La institución internacional aumenta la previsión de incremento del PIB español al 1,3% este año y al 1,7% el próximo, dos décimas más que Alemania, con un paro del 23,5% en 2015

Actualizado:

En un contexto de crecimiento económico mundial «mediocre», con previsiones generalizadas a la baja, el Fondo Monetario Internacional (FMI) destaca en su último informe la positiva evolución de España entre las economías del euro.

El FMI no hace excepciones sobre los riesgos que atraviesa la economía mundial, incrementados a lo largo de la primera mitad del año, y advierte de la amenaza de deflación en la eurozona. No obstante, constata que l as medidas tomadas en España han permitido a este país situarse en la parte alta de las economías europeas, en claro contraste con las perspectivas de Francia e Italia, países pendientes de recortes y reformas.

«El crecimiento ha vuelto a España, apoyado por la demanda externa así como por una mayor demanda doméstica, reflejando unas condiciones financieras mejoradas y una confianza en ascenso», indica el informe de Perspectiva Económica Mundial presentado este martes en Washington, con ocasión de la reunión de otoño del FMI y del Banco Mundial.

El estudio pronostica para España un crecimiento del 1,3% para este año y del 1,7% para el próximo, lo que supone un aumento de más de medio punto respecto a l as previsiones que el FMI presentó en su cumbre de primavera. La apuesta del Fondo es que España no entrará en deflación, por bajo que sea el incremento del IPC, que será del 0% este año y del 0,6% el próximo. En cuanto al paro, estima que descenderá al 24,6% en 2014 y al 23,5% en 2015.

El FMI presenta la situación de España «en contraste» con lo que ocurre en Italia, país para el que este año predice un crecimiento negativo del 0,2%. Para el conjunto de la zona euro, se prevé un aumento del PIB del 0,8% en 2014 y del 1,3% en 2015, un par de décimas menos de lo que se pensaba en primavera. En ese marco, concluye el FMI, las «perspectivas son irregulares, más fuertes en Alemania y España, y más débiles en Francia e Italia». Incluso, según el Fondo, en 2015 el crecimiento español podría ser dos décimas superior al alemán.

Como consideraciones generales, el informe sitúa el crecimiento económico mundial en el 3,3% para este año y en el 3,8% para el próximo, lo que constituye una revisión a la baja a pesar del buen comportamiento de las economías de Estados Unidos y Reino Unido y el sostenimiento de las de China e India.

Como recetas globales, el FMI recomienda a las economías avanzadas que fomenten el crecimiento mediante la inversión pública en infraestructuras, aunque eso suponga un mayor endeudamiento.

También reclama estar atentos a posibles consecuencias negativas de la situación geopolítica. Estima que la tensión internacional por los acontecimientos en Ucrania no ha afectado de momento a otros países, y que la guerra en Siria e Irak no ha llevado a una subida del precio del petróleo, si bien esto «puede cambiar en el futuro».