La troika asegura en su informe que pronto dejará de destruirse empleo en España
El presidente de la CE, Durao Barroso, con Rajoy durante su última visita a España - jose ramon ladra

La troika asegura en su informe que pronto dejará de destruirse empleo en España

En el documento se afirma que la economía española seguirá siendo supervisada «a través de los mecanismos relevantes» de las instituciones europeas

Actualizado:

El quinto y último informe de la troika sobre la reestructuración del rescate del sector bancario español que acaba de hacerse público en Bruselas se hace eco de la mejora de la situación económica en España e indica que se aproxima el momento en el que deje de destruirse empleo. Aunque el programa ya finalizó formalmente el pasado día 22, el informe indica que la economía española seguirá siendo supervisada «a través de los mecanismos relevantes» de las instituciones europeas.

El documento se publica un día después de la comparecencia del ministro Luis de Guindos en el Parlamento Europeo, donde recibió felicitaciones por parte de diputados de todos los grupos políticos, socialistas incluidos. En este contexto, el informe de la troika confirma que «continúa la estabilización de los mercados financieros, impulsada también por las buenas noticias económicas». Los autores del informe constatan que «los datos recientes corroboran las expectativas de una recuperación gradual de la economía y de que se aproxime el momento en que se termine la destrucción de empleo".

Ante la inminencia de las nuevas pruebas de resistencia en toda la Eurozona «la posición de los bancos españoles sigue siendo confortable» y los bancos intervenidos «continuan con su proceso de reestructuración» que aconseja que sea «supervisado de cerca por las instituciones» de control.

La parte todavía negativa es que el nivel de crédito concedido tanto a empresas como a familias sigue siendo bajo, pero por otro lado, eso confirma que «el sector privado necesita seguir reduciendo su endeudamiento».

En todo caso, la Comisión Europea y el Banco Central Europeo (BCE) sí instan a acometer una serie de reformas en el sector financiero. En particular, piden al Gobierno de Rajoy que vigile que las diferentes medidas para limitar los desahucios a nivel nacional y regional no ponen en riesgo la estabilidad financiera; que no permita que vuelvan a venderse a los particulares productos financieros como las preferentes; y que preserve la unidad del mercado de servicios financieros en España frente a las diferentes leyes autonómicas.