EE.UU., China, Japón y el Asia-Pacífico avisan de que la recuperación aún es débil
De izquierda a derecha en la primera fila, el primer ministro de Tailandia, Yingluck Shinawatra; el primer ministro de Singapur, Lee Hsien Loong: y el Secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, en Bali - efe
foro apec

EE.UU., China, Japón y el Asia-Pacífico avisan de que la recuperación aún es débil

China reclama a EE.UU. debe dar pasos «decisivos y creíbles» para evitar una crisis de la deuda y garantizar sus inversiones en el continente norteamericano

Actualizado:

El comercio internacional se está debilitando y el crecimiento mundial será más lento y desequilibrado de lo previsto. Esta es la conclusión del foro para la Cooperación Económica en Asia-Pacífico (APEC, por sus siglas en inglés), que agrupa a 21 países -entre ellos, las tres grandes potencias mundiales: EE.UU., China y Japón- que se reúne estos días en la isla indonesia de Bali.

"El crecimiento global es demasiado débil, persisten riesgos que inclinan la balanza hacia una caída, el comercio global se está debilitando y las previsiones económicas sugieren que el crecimiento va a ser más lento y menos equilibrado de lo deseado", resume el borrador de las conclusiones de la cumbre. A la cumbre no ha asistido el mandatario estadounidense, Barack Obama, que ha recibido, eso sí, una seria llamada por parte de China y Japón. De hecho, China llamó a EE. UU. a dar pasos "decisivos y creíbles" para evitar una crisis de la deuda y garantizar la seguridad de las inversiones chinas, ha afirmado el viceministro de Finanzas de China, Zhu Guangyao.

Zhu indicó que su Gobierno se encuentra en constante contacto con las autoridades económicas estadounidenses y recordó que "las agujas del reloj están corriendo" y se acerca el momento en el que EE.UU. debe tomar una decisión sobre su techo de deuda. De no llegarse a un acuerdo en el Congreso estadounidense antes del próximo día 17, cuando el Tesoro calcula que se quedará sin fondos, el país norteamericano entraría en suspensión de pagos.

"Estados Unidos tiene muy claras las preocupaciones de China sobre el precipicio fiscal", indicó el viceministro, que instó a Washington a recordar las "lecciones de la Historia" y el revés para la economía que supuso el punto muerto que ya se vivió hace dos años en las negociaciones entre demócratas y republicanos sobre el techo de la deuda. Entonces, y aunque se llegó a un acuerdo de compromiso de última hora para aumentar ese techo, la agencia de calificación de riesgo Standard and Poor's rebajó la calidad del crédito estadounidense de AAA, la máxima posible, a AA+.

Primera reacción china al cierre fiscal

Las autoridades chinas piden a EE.UU. a "resolver rápidamente y antes del día 17 de octubre las cuestiones políticas en torno al techo de la deuda y evitar un impago" de la misma, de modo que "se garantice la seguridad de las inversiones chinas y que el proceso de recuperación de la economía no se vea afectado". Estas declaraciones representan la primera reacción oficial de China desde que el pasado día 1 el punto muerto en el Congreso estadounidense paralizara la actividad de parte de la Administración federal por primera vez en 17 años.

Esa paralización ha obligado al presidente estadounidense, Barack Obama, a suspender la gira que tenía previsto esta semana al sureste asiático para participar en las cumbres del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) y del Este Asiático, en las que le reemplaza el secretario de Estado, John Kerry.