China aprovecha el «cierre» de EE.UU. para ganarle terreno en Asia y el Pacífico
El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, saluda durante la cumbre de la APEC en Bali - afp
CUMBRE DE APEC

China aprovecha el «cierre» de EE.UU. para ganarle terreno en Asia y el Pacífico

La ausencia de Barack Obama en la cumbre de APEC en Bali relanza el papel del presidente Xi Jinping en la región Asia-Pacífico, donde ambas potencias mantienen un pulso diplomático y comercial

Actualizado:

El «cierre» de la Administración estadounidense por falta de acuerdo entre demócratas y republicanos sobre el presupuesto no sólo le está afectando al presidente Obama a nivel interno, sino también en el extranjero. China está aprovechando este «cerrojazo» para ganarle terreno a EE.UU. en Asia, como se ha visto en la cumbre de los países de Asia y Pacífico (APEC) que se ha celebrado durante los últimos días en la isla indonesia de Bali.

Ante la ausencia de Obama, el presidente chino, Xi Jinping, ha visto relanzado su papel en una zona geográfica que aspira a liderar a pesar de las numerosas disputas territoriales que mantiene con algunos de sus vecinos, como Japón, Filipinas y Vietnam. «China apoyará firmemente la paz y la estabilidad regional y ayudará a cimentar las bases para una relación fructífera en Asia-Pacífico», prometió Xi Jinping, quien recordó que su país «no puede desarrollarse aislado de esta región, que a su vez tampoco puede prosperar sin China».

Con el gigante asiático convertido ya en el primer socio comercial de muchos de los Estados de la APEC, el régimen de Pekín está negociando un tratado de libre comercio con 16 naciones de Extremo Oriente y acaba de firmar acuerdos multimillonarios con Indonesia y Malasia. Mientras tanto, la Alianza Transpacífica que Washington quiere suscribir antes de final de año con otros 12 países asiáticos se encuentra atascada por las crecientes discrepancias sobre aspectos esenciales como el acceso a los mercados y la protección de los derechos de propiedad intelectual.

Dos asuntos que Obama quería tratar en persona aprovechando la reunión de Bali, pero que se ha visto obligado a retrasar al cancelar tanto este viaje como su presencia en la Cumbre de las Naciones del Sureste Asiático (ASEAN), que tiene lugar durante los dos próximos días en Brunéi. De igual modo, el presidente estadounidense ha tenido que suspender los viajes que tenía previstos a Filipinas y Malasia.

«Habría sido una oportunidad de oro para América y el propio presidente Obama mostrar su liderazgo en el contexto de su nuevo énfasis sobre Asia», se lamentó el primer ministro malasio, Najib Razak, quien ve «muy ajustado» el plazo de fin de año para suscribir la Alianza Transpacífica.

Preocupación por un posible «impago»

Sustituyendo a Obama en la Cumbre de APEC, su secretario de Estado, John Kerry, insistió en la necesidad de alcanzar dicho acuerdo y reafirmó la voluntad de la Casa Blanca con la región. «Quiero hacer énfasis en que nada alterará el compromiso de reequilibrio con Asia que el presidente Obama está liderando», prometió Kerry, quien intentó despejar los miedos a un posible «impago» de EE.UU. si el Congreso no aprueba aumentar el techo de su deuda para el próximo día 17.

Una situación sin precedentes contemplada con preocupación por sus socios y aliados asiáticos, que concentran la mayor parte de su deuda. En palabras del presidente de México, Enrique Peña Nieto, también presente en Bali, ese hipotético incumplimiento de la deuda afectaría «al planeta entero, no sólo a aquellos países que tienen fuertes vínculos geográficos y económicos con EE.UU.».