Kilómetros de edificios clausurados, entre las consecuencias del cierre del Gobierno
Un hombre se asoma a las oficinas del Servicio de Ingresos Internos de Estados Unidos, que permanecen cerradas, en Nueva York. - efe

Kilómetros de edificios clausurados, entre las consecuencias del cierre del Gobierno

Washington D. C. ha sido la ciudad más afectada, con cierres de museos, monumentos y oficinas y hasta las webcams de los zoos apagadas

Actualizado:

El cierre parcial de la Administración Obama, que entró en vigor este martes por falta de acuerdo entre demócratas y republicanos para extender el presupuesto federal, ha provocado imágenes insólitas: una franja de más de dos kilómetros de museos, monumentos y edificios gubernamentales a lo largo del National Mall, en el corazón de Washington D. C., con las puertas cerradas.

El impacto del cierre se ha concentrado principalmente en la capital, Washington, donde el Gobierno federal es el principal empleador. Frente al popular Museo Nacional del Aire y el Espacio se podía leer: «Todos los museos del Smithsonian y el Zoo Nacional están cerrados hoy por el cierre del Gobierno. Lamentamos las molestias». En la escalinata de acceso al Lincoln Memorial, donde se encuentra la estatua del presidente Abraham Lincoln, una cinta cortaba el acceso: «Policía, no cruzar». Los turistas que hayan querido verlo, se han quedado fuera de la escalinata donde el activista Martin Luther King dio su famoso discurso «He tenido un sueño» en 1963.

Ninguno se ha librado. Incluso las webcams que muestran a los animales del zoo estaban apagadas, incluida la de los pandas. Los numerosos fans del nuevo panda gigante nacido el pasado mes de agosto no han podido seguir sus progresos. «Todos los animales seguirán siendo alimentados y atendidos», ha asegurado el Parque Zoológico Nacional para tranquilizar a la población en su página web. Un portavoz del Servicio de Parques, Mike Litterst, ha indicado que otros lugares del Mall, entre ellos el Memorial de la Segunda Guerra Mundial, también están cerrados.

La capital, con 600.000 habitantes y un área metropolitana de casi 6 millones, sin embargo no es una ciudad fantasma. El Gobierno local está operativo, al igual que el transporte público, y aparentemente los atascos matutinos eran iguales a los de otros días.

Pero los cortes no han tenido lugar sólo en Washington. Quienes hayan querido subir a lo alto de la Estatua de la Libertad en Nueva York o visitar los parques naturales nacionales como el de Yellostone y los Everglandes, tampoco han podido.

Eso sí, entre otros servicios que no se han visto afectados por esta parálisis parcial de la Administración, se encuentra el Departamento de Energía, la Agencia de Protección Ambiental (EPA) o la Reserva Federal y los programas de beneficio de Medicare y Medicaid, «aunque algunos beneficios pueden verse afectados si la paralización continúa», han dicho las autoridades.