Pedro Sardina - Virando por estribor

Devolver a la Reina a lo más alto

El apoyo de la Armada Española y de la Reina Sofía es fundamental para el Náutico

Pedro Sardina
Actualizado:

El Trofeo de la Reina estaba cayendo en el pozo más oscuro de la historia de las regatas en España. De ser una de las tres más importantes del Mediterráneo estaba quedándose en una simple regata de club, a la que solo los muy aficionados, que de camino a Palma querían entrenarse, participaban en ella. Es verdad que la crisis de patrocinadores dejó muy tocado al Real Club Náutico de Valencia. Se fue la CAM, Rolex y dos más y el club se nubló en cuanto a la calidad de sus regatas de crucero.

La de Alejandro Fliquete será la tercera Junta Directiva desde que Manel Casanova abandonó la presidencia del club y les veo muy animados a recuperar su prestigio entre la flota internacional. Una de las claves de que el Trofeo de la Reina hubiera estado donde estuvo se puede traducir en la figura del gerente del club. Manel Casanova tenía «el gerente» que todo el mundo querría tener. José Miguel Martín fue un hombre de club hasta que lo mal jubilaron. Un hombre que interpretaba muy bien los deseos de una Junta Directiva entradita en años, pero con las ideas claras. Don Paco, Isidoro, Manel, Nano, Juanito... entre todos y con la inestimable ayuda de la Armada Española hicieron un club grande, capaz de organizar los Mundiales más importantes de la flota de cruceros y de conseguir que la grímpola del Náutico formara parte de la popa del barco español de Copa América, a pesar de que algunos fueron reticentes a ello.

No le voy a decir a Fliquete y a su Junta como han de hacer las cosas. Es un equipo nuevo, además de regatistas con mucha ilusión y con una bagaje profesional a la altura de la categoría del club. Una Junta, creo, que abierta a todo el que quiera remar junto a ellos, y que quiere poner este año la primera piedra estudiando por donde hace agua «el barco».

Tienen un factor a favor, que otras Juntas no ha aprovechado, y no es otro que al mejor director deportivo de España, Pedro Quiroga, que si le dejan trabajar y confían en él, estoy seguro de que el Trofeo de la Reina volverá por sus fueros.

También, siguen contando con la Armada Española, esa Armada que nunca ha dejado de apoyar al club y a la regata desde que el almirante Marcial Sánchez Barcáztegui patroneaba aquellos míticos «Sirius» y que ahora, con el mismo entusiasmo y la misma dedicación, patronea el almirante Jaime Rodríguez Toubes.

Y por supuesto, a la Reina Sofía, incondicional del Náutico de Valencia, donde siempre ha llevado su cariño y ha aportado a la regata su condición de «Real». Es el deber de todos devolver a la Reina a lo más alto, de donde nunca hubiera tenido que bajar y donde siempre, siempre debería de estar. El Náutico se lo merece.

Pedro SardinaPedro Sardina