Manu Fraga: «Respiramos deporte, es nuestra huella»

El director deportivo del RCN de Palma Manu Fraga atendió nuestras preguntas para conocer los entresijos del club náutico más importante del continente

PalmaActualizado:

No siempre valoramos lo cercano, incapaces de apreciar en su total dimensión los méritos de entidades como el club de Palma, cuya actividad deportiva queda eclipsada por su gran evento estival. Manu Fraga se apresta a cumplir 10 años como director deportivo y 5 como responsable de los eventos deportivos de este club, con 2.000 socios de número, hasta 4.500 incluyendo los familiares, que gestiona 1.150 amarres, y que anualmente pasan 500 nuevos practicantes por sus escuelas de vela y piragüismo.

¿Cómo se preocupan de la base deportiva, la iniciación?

Tenemos escuelas de iniciación de vela y piragüismo, por las que pasan más de 500 niños durante todo el año. Tenemos un límite de plazas, pues la vela no es como jugar al baloncesto o fútbol, necesita muchos recursos. Luego tenemos las escuelas base de vela ligera y de piragüismo para los debutantes que quieren seguir practicando y nutren nuestros equipos de competición. En los equipos tenemos entre 75 y 100personas en cada sección. Son dos secciones muy potentes, la depiragüismo está en el Top 10 de España.

Este año en Palmavela han fallado Wallys y Maxis, ¿qué ha pasado?

Estas flotas acuerdan su propio calendario, y han decido no incluir Palmavela. Llevaban muchos años viniendo y este año no lo han considerado oportuno. Tal vez el cambio de fechas les haya trastocado su calendario. Hay ediciones que a los armadores no les cuadran las fechas, pero yo creo que volveremos a verlos, son la cereza del pastel. El cambio de fechas era obligado, porque coincidíamos con el Salón de Palma, que ha crecido mucho y ya era un problema coincidir. Trabajamos para acercarnos a 150 barcos (este año 110), es la regata para todos, en la que conviven clases muy distintas y regatistas profesionales con aficionados locales. Queremos que vuelvan los Wally y Maxis, y que los monotipos aumenten. Vamos a trabajar en estas clases para ver si nos dan esos 40 barcos que nos faltan hasta los 150, que sería un éxito.

¿De qué actividad de vela del RCNP está más satisfecho?

No hay que destacar ninguna, pues todas tienen su porque, su momento y su protagonismo, pero evidentemente la Copa del Rey. Es la que tiene más trascendencia pública, la más potente y a la que destinamos más recursos. Pero a lo largo del año cada mes tiene protagonismo. Por ejemplo, ahora estamos en Palmavela, una regata muy importante, o en diciembre la regata Ciudad de Palma de vela ligera, que es el evento náutico más antiguo de la isla y cumplirá 70 años al que le tenemos especial cariño. El Trofeo Princesa Sofía de clases olímpicas y cruceros también es destacable. Todos tienen su momento, una parte de nuestro ADN y su cuota de protagonismo. Externamente parece que todo sea la Copa del Rey, pero no creo que sea lo más importante que hagamos, lo más importante es que genéticamente llevamos la vela y el piragüismo en nuestras venas, y tenemos actividades desde el 1 de enero hasta el 31 de diciembre, con muchas otras regatas locales, las «sabatinas», Winter Series, Vuelta a Mallorca, etc. Respiramos deporte y eso creo que es nuestra huella y lo que sabemos hacer desde hace muchos años. Todos los que trabajamos creemos en el deporte.

¿Por qué la Copa del Rey se lleva la fama?

Es un evento grande y especial por la gran repercusión mediática que tiene. Requiere mucha gente trabajando y hay mucha presión. Todo es muy trascendente, por eso es el evento al que destinamos más recursos. Honestamente creo que, aunque la Copa del Rey es la regata con más audiencia, no es la más importante para el club, y sin ella el club sería igual de potente. En el año 2000 parecía que el club sólo era la Copa del Rey, y ya no es así. Lo importante es que todo el resto suma más que la Copa del Rey.

¿Cifras de la Copa?

No voy a contestarte en euros. Además del staff del club que trabajamos a lo largo del año, durante el evento somos casi un ejército. El staff del mar son 150 personas, en tierra trabajan 50 personas directamente y otras 50 indirectamente. Económicamente, hemos hecho un estudio y genera directamente 20 millones de euros, es el evento deportivo con mayor impacto económico de Baleares. El presupuesto depende cada año de los patrocinios, pero es muy alto por la duración del evento, tener varios campos de regatas y un esfuerzo en comunicación significativo.

¿Finales y Féminas en la Copa?

El sistema de finales que generarán más incertidumbre e interés para decidir los primeros puestos. También introducimos una clase femenina. Llevábamos dos años valorándolo y nos hemos decidido. La vela es un deporte abierto, y en la Copa del Rey hay muchas regatistas e incluso alguna tripulación enteramente femenina, pero queremos que tengan el reconocimiento que merecen y crear una categoría exclusiva para ellas y asegure que una tripulación femenina gane la Copa del Rey y tengan la notoriedad que merecen.

¿Por qué eligieron el Viper para las Féminas?

Por facilidad y proximidad. Cuando pensamos en una clase femenina creíamos que debía ser fácil para todos, equipos y organización, sin requerir una infraestructura grande, y haberlos probado antes. Teníamos unidades disponibles en Mallorca y los probamos haciendo unas Winter Series. El barco es muy universal, no requiere muchos días para adaptarse, incluso ya están disponibles para vengan a probarlos y a entrenar. Creo que es un acierto porque se trataba de arrancar la categoría femenina, que no hubiera dificultades, y luego ya veremos cómo crece el bebé.

¿Es el monotipo J70 la asignatura pendiente?

Tenemos que llamar a su puerta, pues una clase que está muy activa en España, hemos de trabajar para que vengan al Sofía, PalmaVela y a la Copa del Rey. Pero también cualquier otra clase monotipo de calidad nos interesa si están bien organizados, si asegura una participación de calidad y asegura un mínimo de barcos.

¿Los Swan les vinieron a buscar o fueron a buscarles?

Nosotros tenemos las puertas abiertas a las clases o astilleros para poder ayudarle. Nuestros genes son hacer deporte, organizar regatas y potenciar la vela. Swan nos conocía y querían un evento con garantías en mar y en tierra, son muy exigentes. Nos llamaron, encajamos y empezamos una relación. Querían un gran evento (Nations Trophy) cada 2 años, pero nosotros también queríamos tenerlos en la Copa y otras regatas. El año pasado estuvieron en Palmavela y la Copa, hace dos en la Copa y la Nations, y este año también repiten en ambas. Suman mucho a un evento multiclase.

Háblenos del Ciudad de Palma

Le tengo especial cariño pues es la regata que empecé a dirigir hace 20 años al llegar al club, cuando solo trabajaba en la vela ligera. Con Gaspar, y luego Vivi, quisimos impulsarla. Ha evolucionado mucho, es como una fiesta en diciembre de vela infantil y juvenil. Ahora tenemos un pequeño sponsor, Bufete Frau (regatista del club y enamorado del mar) que nos ayudará a intentar subir el nivel de la regata. En la pasada edición conseguimos que vinieran 10 regatistas del Top 20 mundial de Optimist, fue muy importante, pero no queremos luchar por el número de participantes. El Optimist es la clase estrella, pero trabajamos para que el Laser Juvenil y 420 aumenten su protagonismo. Hemos firmado un acuerdo con la clase Europe y forma parte de su circuito selectivo para el Mundial. Llamaron a la puerta, les gustó y repiten, creemos que debemos ayudarles.

¿Habrá cambios en el Sofía?

Formamos parte del staff con Can Pastilla, El Arenal y la Federación Balear. Nosotros no somos sede en las clases olímpicas por problemas de espacio y de la autoridad portuaria, los barcos están en Can pastilla y en El Arenal, pero aportamos la infraestructura necesaria para los campos de regata. Queremos recuperar que los cruceros y la vela olímpica se junten como antaño, al estilo de la Semana de Kiel, en beneficio del evento y especialmente para cruceros y monotipos. Tendremos 9 días seguidos de competición en la bahía, logrando que sea un evento único. No podemos solaparlos porque en la bahía no caben tantos campos de regata necesarios, además las clases olímpicas acapararán todo el protagonismo mediático.