Vídeo: Resumen del primer partido de Vinicius como titular en el Real Madrid

Real MadridVinicius rompe el cascarón: así es el plan para que triunfe

Solari extrema su vigilancia para dar continuidad al brasileño sin cargarle de responsabilidad. Va a jugar mucho, pero se le graduará

El show de Vinicius en Melilla deja en mal lugar a Lopetegui

El Real Madrid sigue sin cerrar un técnico

Actualizado:

El Real Madrid no comprende todavía por qué Lopetegui se negó a contar con un futbolista que posee en su talento todas las virtudes que le han faltado al conjunto blanco en dos meses muy duros: profundidad, regate y pase de la muerte. Doce minutos disputó Vinicius en la era Lopetegui. En Melilla disputó su primer partido completo con el primer equipo. Brilló. Dio un gol y creó siete jugadas para marcar otros. El hecho fundamental es que Solari piensa concederle minutos paulatinamente en el Real Madrid. Ya no se será un futbolista deseado que fue relegado a Segunda B.

Vive como un monje, dedicado al fútbol, a triunfar. El Madrid le cuida para que sus amistades sean positivas

Vinicius se integrará en los partidos del primer equipo «sin prisa pero sin pausa». Es la frase definitiva. Es un diamante de calidad que hay que pulir para hacerlo más efectivo. Y para pulirlo hay que exponerlo a jugar en Primera. Así sucederá desde ahora. El brasileño ha salido del cascarón blanco con tantas ganas que lo ha roto. Y ahora quiere que todos vean su yema es de oro.

Es casi vegetariano. Se potencia una musculatura longilínea, de extremo puro. Come verduras, pescado, pasta y fruta

El nuevo entrenador del Real Madrid fue claro en su percepción del futuro de «Vinicius Paixao de Oliveira júnior», que así reza en su pasaporte. Lo primero que hizo fue dejar patente que por fin disputó un encuentro completo: «Ha jugado los noventa minutos y es un gran talento joven que acaba de llegar. Está viviendo en un nuevo país, adaptándose a otro fútbol, a otra cultura, a otras amistades y a un mundo como es el Real Madrid». El técnico hispanoargentino advirtió con sus palabras que la afición tendrá más Vinicius, pero deben permitirle progresar sin exigirle ser el nuevo Cristiano. Solo tiene 18 años: «Todos vemos su talento, pero el fútbol lo componen más cosas. Se está adaptando». La cúpula del club, la dirección deportiva y el entrenador están de acuerdo en la integración progresiva del chaval en el once titular. Debe jugar periódicamente, pero no cargarle la responsabilidad de los resultados.

Que no se lo crea: cuando brille en el césped será clave que no piense que ya es una estrella. Debe mantener la disciplina, la alimentación y en entrenamiento. Triunfar es cuestión de años

Lo más importante en el análisis deportivo del Real Madrid es que el chico debe evolucionar diariamente, mensualmente, con su formación física y psicológica para que sus condiciones técnicas de estrella se confirmen con el paso del tiempo hasta convertirse en un gran futbolista del club.

Los cuidados de la casa blanca para que eso suceda son esmerados. El 12 de julio cumplió los 18 años y con la mayoría de edad llegó a la capital de España y vivió inmediatamente el examen de la pretemporada. Desde entonces se ha preparado para adquirir más fuerza sin perder su velocidad. Se le ha tratado como a un hijo.

Que no te equivoquen

Varias personas del club conviven diariamente con el muchacho para gestionar su vida y sus movimientos en Madrid. Sus consejeros, empezando por Federico Pena, su apoderado, y Wagner Ribeiro, un intermediario de gran ascendente en el fútbol brasileño, le han dicho que se centre absolutamente en el fútbol para triunfar en el Real Madrid. «Tienes las condiciones para llegar a lo más alto, no lo arruines todo por salir de noche, por las chicas, cuando eres jugador del Real Madrid todo el mundo se te acerca».

El segundo mensaje es de calado y lo han escuchado muchos noveles con talento en Valdebebas: «Quien se te acerque querrá estar contigo por ser jugador del Real Madrid, no por ser Vinicius. Y si después no llegas y no sigues en el Real Madrid, te olvidarán. Cuidado con saber gestionar eso». Karpin ya se lo dijo a Marco Asensio en el Mallorca: «Si quieres triunfar, olvídate ahora de las chicas y céntrate en el fútbol».

Vinicius no ha generado problemas en este aspecto. Vive como un monje, concentrado en el fútbol, en entrenarse bien, en coger más potencia, en triunfar. «Pocos tienen tu calidad, aprovecha esta gran oportunidad, que solo pasa una vez en la vida para unos poquitos», le dicen los entrenadores. El ejemplo de Robinho, que tenía dotes de figura y lo estropeó todo por su forma de vida, es un espejo de advertencia de lo que no debe hacer.

Las personas del Real Madrid que viven diariamente con él vigilan también su alimentación para que esa musculatura privilegiada no se desperdicie y explote en su máxima expresión. Longilíneo, delgado, fibroso, con una zancada amplia, Vinicius extiende a su casa la comida que disfruta en Valdebebas, la ideal para un jugador. El delantero es casi vegetariano: come principalmente pescado, verduras, pasta y fruta.

Con estas virtudes, lo importante es que el muchacho progrese sin obsesionarse. Tan fundamental como su preparación física y la mejora de su fútbol práctico en ataque es su mentalidad. Los técnicos le decían ayer: «Has sido portada en los periódicos, en Brasil te elogian, pero no te creas nada. Solo ha sido un partido. Cuando falles te pegarán duro. Lo fundamental es que mejores cada día. No te creas que has llegado ya. Nunca te lo creas. Ahora tienes que ganarte jugar en la Liga con el Real Madrid». Aún no has hecho nada, pero sigue así». El peligro con estos chicos es que piensen que ya son alguien a los 18 años, porque la gente les reclama y corea su nombre.

Vinicius escapa de la presión con los cascos puestos. Escucha música brasileña. Necesita evadirse antes de los partidos para sacar su magia en el césped. Su sitio está en el Bernabéu. Mantener su disciplina de trabajo es el reto. No se hundió cuando no jugó. Buena fuerza de voluntad. Casemiro y Marcelo le dan consejos. En el Real Madrid triunfa la perseverancia.