Vinicius - AFP
Real Madrid

Las opciones del Real Madrid para suplir a Asensio

La continuidad de Bale o James, la apuesta por lo más jóvenes o la flexibilidad en la pizarra, alternativas a un mercado que parece difícil de abordar

Actualizado:

Confirmada ya la lesión de Marco Asensio para la próxima temporada, el cuerpo técnico del Real Madrid tiene ahora por delante la complicada papeleta de poner remedio a la fatalidad. El camino parecía otra vez abierto para el mallorquín, encaminada la salida de Gareth Bale y con la escala de jerarquías que prioriza Zidane recuperada, cauteloso como parece el entrenador con Vinicius.

La rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda de Asensio dejará un vacío importantísimo en el sector diestro del ataque madridista. Y bien hará el Madrid descontando al malogrado atacante de su hoja de ruta para el curso que comienza en menos de un mes.

Por más que se estime en seis o siete meses el periodo de recuperación, lo normal es que el plazo crezca, pues no es lo mismo tener el cuerpo en condiciones de entrenarse que exponerlo a la crudeza del máximo nivel, más aún cuando a partir de febrero-marzo la temporada está para pocas bromas. Sería una proeza que Asensio se subiese al barco blanco cuando esté ya a velocidad de crucero. Al fondo, la Eurocopa empieza a coger tintes de anhelo para un jugador que hasta hace unas horas partía con muchas garantías de tener asegurado un hueco entre los 23 elegidos.

Tal habrá sido la sacudida que se ha llevado el Madrid con la baja de Asensio que ahora no sería de extrañar que Bale, a quien se presuponía con el diccionario inglés-chino ya en la maleta, viera cómo su situación da un giro absolutamente inopinado. Si el galés terminase haciendo las maletas, difícil como tiene ya el Madrid acometer una contratación de altura en el mercado (y si termina haciéndose, todo apunta a que será Pogba), Zidane se verá con dos hombres compitiendo por el puesto, y uno aún es medio niño. Lucas Vázquez, cuyo ciclo en el conjunto blanco parece ya cumplido, sería un lunar importante para el teórico plan A. Vinicius, pendiente de hacerse a la banda derecha y que debe demostrar que lo visto el año pasado no fue flor de un sueño, vería cernirse ante sí una ola inmensa en forma de expectativas.

Más allá del gallego y el brasileño, a Zidane le quedaría tirar de los mirlos. Brahim, que podría ganar enteros tras el KO de Asensio, vería un portón abrirse ante sí. Más improbable parece lo de Rodrygo, jugador del Castilla, y Kubo, más de lo mismo. La apuesta, cuanto menos y con una temporada de escaso margen por delante, parece arriesgada.

En el colmo de lo insospechado está James Rodríguez. Su venta al Atlético de Madrid parece destinada a producirse, pero por perfil y pura jerarquía –sólo Bale mira aquí a los ojos al colombiano– sería una posibilidad sugerente para ocupar la plaza del ex de Mallorca o Espanyol.

Tirar a Isco a ese costado o tirar por una doble punta Benzema-Jovic son las otras alternativas a las que podría agarrarse Zidane para no dar volantazos de última hora en una planificación que parecía ya más que encaminada. Ambas parecen poco probables: el malagueño es mediapunta sin discusión a ojos del técnico francés, y aunque la dupla de puntas podría verse en muchos tramos de la temporada, perpetuarla como solución de urgencia aniquilaría un recurso de banquillo magnífico, desnaturalizaría el juego de un Benzema obligado a olvidarse de sus zonas predilectas y haría de una lesión de cualquiera de los dos el no va más de los puzles irresolubles para Zidane.