Vinicius, en un partido con el Flamengo - AFP

Mercado de fichajesLas oficinas del Real Madrid, en ebullición

El club blanco tiene cuatro nombres sobre la mesa que pueden ser claves en el Real Madrid 2018-19

Actualizado:

A través de un comunicado, emitido ya de noche, el Real Madrid quiso dejar claro que no tiene intención de realizar ninguna propuesta formal a Neymar, en boca de todos desde hace meses ya que se le vincula con la casa blanca con demasiada frecuencia. Las últimas informaciones, llegadas desde Brasil, aseguraban que el club había lanzado una ofensiva para cerrar la contratación del delantero. «Ante las constantes informaciones que vinculan al jugador del PSG Neymar Jr. con nuestro club, el Real Madrid quiere aclarar que no tiene previsto realizar ninguna oferta por el jugador», se leía en el texto. «La relación entre los dos clubes es extraordinaria, de forma que, si en algún momento el Real Madrid se planteara contratar a un jugador del PSG, lo primero que haría sería dirigirse a su club», concluía. De este modo, el mensaje queda claro y hay que tener en cuenta ese último matiz, lo de dirigirse primero al club.

Neymar es uno de los nombres que marcan la actualidad en el Santiago Bernabéu estos días. Hay jugadores que sueñan con venir por fin al Real Madrid. Futbolistas jóvenes que están fichados y que anhelan convencer a Lopetegui en la pretemporada que comienza el lunes. Y un ramillete de transferibles que también quieren ganarse el futuro mientras una docena de equipos pretenden su cesión o su traspaso con derecho de recompra. Las oficinas arden en plena ebullición y no es por el calor del verano, sino porque el campeón de Europa planifica la formación de su plantilla con adquisiciones importantes y la necesidad de conceder bajas, decisiones que el entrenador y el club deben tomar en las próximas dos semanas. Este es un punto clave en la creación del plantel: Lopetegui quiere ver a muchos profesionales en los próximos diez días para valorarles, hablar con ellos y analizar si se quedan o no.

El capítulo de posibles fichajes tiene una baraja marcada de candidatos: el mencionado Neymar (pese a todo), Mbappé, Kane, Hazard y Lewandowski. Ahora mismo, el belga es el primero de la lista. Eden Hazard tiene 27 años y se encuentra en el momento ideal de su carrera para llevar a cabo el perseguido traspaso al Madrid, una esperanza que expuso a Zidane durante tres años y que ahora puede hacerse realidad.

El último gran contrato

El delantero ha expuesto al Chelsea su petición para que le dejen irse al Real y para que negocie con la entidad madrileña. Algunas fuentes afirman que el acuerdo existe y solo falta que el Madrid conceda luz verde para ejecutarlo. El precio puede oscilar entre los 90 y los 110 millones de euros. El belga firmaría su ultimo gran contrato en Europa, por cinco temporadas, hasta los 32 años.

Hasta esa edad querrían jugar en el campeón de Europa dos hombres con situaciones bien distintas, James y Vinicius. El colombiano ha pedido regresar al Real Madrid ahora que Zidane ya no está. El centrocampista se vio obligado a marcharse al Bayern, destino que le buscó Jorge Mendes, porque no tenía una buena relación con el técnico francés. Ahora, las cosas han cambiado y James ruega al Madrid que presione y negocie con el club bávaro su retorno. El problema es que firmó una cesión por dos años, hasta junio de 2019, con la potestad del equipo alemán para pagar su traspaso por 64 millones de euros. La pelota está en los pies del Bayern.

Vinicius tiene la suerte de ser jugador del Madrid. Llega el martes a la capital con un reto: «Es la hora de brillar y de ser importante en el fútbol». Así se lo ha dicho a los dirigentes españoles. Acaba de cumplir 18 años y quiere ganarse un sitio en la cabeza de Julen Lopetegui. Debe convencerle en esta pretemporada, que se llevará a cabo en Madrid durante ocho días antes de volar a la gira americana. De su rendimiento dependerá que la entidad ejecute una o dos adquisiciones de delanteros. Si el brasileño funciona, será el otro fichaje».

Benzema, el tapado

Benzema desea ser el tapado. Sus goles determinantes frente al Bayern y el Liverpool en la pasada Champions cambiaron el ciclo ambiental en su contra. Asume que el club traerá a uno o a dos puntas para suplir el adiós de Cristiano, pero el «9» desea quedarse, aunque Ancelotti lo reclame para el Nápoles, y augura que al final se ganará el puesto, «como siempre» ha hecho con cada responsable de la plantilla, desde Mourinho a Zidane, pasando por Ancelotti y Benítez, espetan sus allegados. Ahora le toca conseguir su objetivo con Lopetegui.

Kovacic, que mañana se juega el Mundial con Croacia, es un caso aparte. Pide jugar más minutos o poder marcharse a la Premier. El nuevo técnico dialogará con él cuando regrese de sus vacaciones, salvo que las ofertas de los clubes ingleses sean irrechazables.

Las adquisiciones de Odriozola y Lunin han solucionado dos dilemas. El lateral luchará con Carvajal por una posición que estará siempre bien cubierta. Mientras, el joven guardameta viene para obtener el crédito como relevo perfecto de Keylor. Si el ucraniano gusta, será el segundo portero y no habrá contratación de un gran cancerbero.

El Real Madrid negocia sus fichajes, pero esgrime un lema: «Antes de entrar, dejen salir». Coentrao, que tiene un año más en vigor, será colocado en otro club. Lopetegui tendrá que tomar postura respecto al futuro de Raúl de Tomás, Mayoral y Marcos Llorente, entre otros. Dani Ceballos, en principio, se queda.