Vídeo: Zidane: «Quiero poner al club donde tiene que estar»
Real Madrid

400 millones, el escaparate de oro del Madrid de Zidane

Tiene once partidos para clarificar la lista de ventas, que podría dejar de saldo importante para afrontar la revolución

MadridActualizado:

El madridismo de Zidane también se mide por sus pantalones pitillo con bajo tobillero y roto en las rodillas, y su impoluta camisa blanca bajo una americana verde caqui, un look casual, moderno y fresco a la altura de la imagen y reputación del Real Madrid. No fue casual el tono blanco en su indumentaria de presentación, como tampoco en el estiloso vestido de su mujer, Veronique. En ambos casos, un guiño en homenaje al color con el que se identifica la empresa a la que ha vuelto 284 días después de su marcha.

No es la primera vez que lo hace. El 9 de julio de 2001, el traje negro utilizado por Zidane para ser presentado como nuevo futbolista del Real Madrid iba acompañado de camisa blanca. El 4 de enero de 2016, primer día de etapa uno de Zidane como entrenador del Real Madrid, la americana azul cielo del francés la combinaba de nuevo con una elástica blanca, el color de su vida desde que estampara su firma con la entidad de Concha Espina hace casi 18 años.

«Yo estoy enamorado del Real Madrid y del presidente. Y lo primero que se me pasó por la cabeza tras recibir su llamada fue volver. Y aquí estoy. Ahora toca trabajar y terminar bien la temporada. El resto ahora no es importante», explicaba Zidane el lunes por la noche en una abarrotada sala de prensa del Santiago Bernabéu.

En su mensaje iba implícita su primera gran tarea en su vuelta al Real Madrid. Tiene un escaparate muy caro en sus manos, y sus deber será sacarle la máxima rentabilidad posible a unos maniquíes que no pasan por su mejor momento. En algunos casos, para aumentar el precio de los mismos. En otro, para volver a ponerlos guapos y lustrosos para que brillen más que nunca con la camiseta del Real Madrid de la próxima temporada.

Confianza para Marcelo

Su predecesor ha dejado en el club valores de futuro como Reguilón, Llorente y Vinicius, pero Solari también ha dejado cadáveres en el vestuario blanco. Y no son unos cualquiera. Marcelo e Isco, dos de los futbolistas más importantes del segundo mejor Madrid de la historia han perdido cerca del cincuenta por ciento de su valor de mercado. En una inercia negativa también se encuentra Bale, aunque en el caso del galés, tiene más peso su desidia, su mundo de fantasía paralelo al fútbol y sus numerosas lesiones, que la (mala) mano de Solari. Ceballos, importante con Lopetegui, ha sido otros de los futbolistas que no ha sabido aprovechar el argentino y que también se sitúan en las primeras posiciones de la rampa de salida. De todos ellos, solo Marcelo tendría una oportunidad con Zidane.

Bale, Isco y Ceballos, mucho y muy bien tiene que jugar al fútbol, además de demostrar compromiso y actitud, en estos once partidos que restan de temporada al Real Madrid. Y aún así parece complicado que sigan en el club el curso venidero. Por ellos aspira la entidad a sacar alrededor de 250 millones. El caso de Marcelo, cuya venta también generaría un impacto económico positivo, es diferente. Zidane cree que es un futbolista recuperable y decisivo para su nuevo proyecto, siempre y cuando el brasileño le demuestre y le prometa que desea reucperar su mejor versión. Si es así, Marcelo seguirá en el Real Madrid, y con un papel mollar, la próxima campaña.

Kroos y la portería

Otros caso que ocupará a Zidane en estas primeras semanas será el de Kroos El interior alemán es otro de los señalados en el periodo de Solari, pero por deméritos futbolísticos, no por comportamiento, motivo que lleva a pensar a Zidane que es un jugador con todavía bastante por dar al Real Madrid. Solo tiene 29 años y en el club nadie duda de su potencial. Tampoco él se quiere mover, pero si en la ecuación alguna parte cambiara de opinión, su precio de venta nunca sería inferior a 100 millones de euros.

La portería será el último gran dolor de cabeza de Zidane hasta el final de temporada. Su guardameta siempre fue Keylor, tanto como para frenar los fichajes de De Gea y de Kepa. Ahora llega con Courtois como titular y el costarricense de suplente, además de tener a Lunin, que regresará de su cesión en el Leganés. Zidane le dará partidos a Keylor de aquí al final de Liga y le prometerá una disputa justa con el belga para hacerse con la titularidad. Y Navas, que renovó el pasado mes de noviembre, como adelantó ABC, aceptará el reto.

James y Kovacic, 100 millones más

El capítulo de jugadores a préstamo es otro escaparate en potencia que tiene el Real Madrid de cara a la próxima temporada. Lunin, Theo, Borja Mayoral, Odegaard, Raúl de Tomás, Kovacic y James. En total son siete futbolistas que deben regresar al club blanco este verano tras sus respectivos periodos de cesión. De todos ellos, solo Lunin tendría serias opciones de quedarse en la disciplina blanca, pero para eso el Madrid debería vender a Keylor o Courtois, y a día de hoy esa decisión no pasa por la cabeza de Zidane. Con Theo, Mayoral y Raúl de Tomás se intentará hacer caja, aunque no hay muchas expectativas económicas en los tres casos. Solo el hoy delantero del Rayo podría dejar una cifra interesante. Con Odegaard, la idea es una nueva cesión, con el Ajax en el punto de mira.

De todos los cedidos, serán James y Kovacic quienes sí engorden la caja. El colombiano está tasado en 50 millones de euros y del croata se esperan sacar alrededor de 60 ‘kilos’. Dos ventas muy jugosas para ayudar en la importante inversión que hará el club blanco.