Mestalla verá el regreso de Raúl a España - EFE
LIGA DE CAMPEONES

Octavos de reencuentros

El conjunto blanco nunca ha ganado al Olympique de Lyon en la Champions

MADRID Actualizado:

Llegados a este punto, ya no hay chollos en Europa, tan exigente que cada partido es una batalla. Wembley se vislumbra en el horizonte y sólo dos de estos deiciséis equipos llegarán a la cita del 28 de mayo, jornada de puertas abiertas al cielo para uno de ellos. Celebrado el sorteo de los octavos de final en Suiza, casi vacías las butacas de representantes de clubes ya que la nieve impidió que muchos aviones aterrizaran en el país helvético, los equipos españoles ya saben con quién se juegan el futuro, siendo algo más complicado aparentemente para el Barcelona. Le ha tocado en suerte al Arsenal otra vez, pero no será el único que repita enfrentamiento. El sorteo, morboso, rememora duelos del pasado más cercano.

Olympique de Lyon-Real Madrid. Eterno duelo europeo, rival casi maldito para los blancos. El Madrid, erre que erre en su intento fallido por pasar de octavos desde hace seis años, vuelve a enfrentarse al Olympique de Lyon, su último verdugo después de que el año pasado le derrotara en Francia (1-0) y luego empatara en el Bernabéu. Aquel horrible 10 de marzo, el bosnio Miralem Pjanic amargó con su tanto el sueño de la décima, prevista una fiesta mayor en Chamartín que acabó de mala manera. Aunque el Olympique jamás ha perdido contra el Madrid en la Champions (tres empates, tres victorias), el conjunto francés no es tan fiero como en años anteriores. Quedó segundo en su grupo por detrás del Schalke 04 y cuenta con jugadores contrastados como Cris, Toulalan, Gourcuff, Michel Bastos, Makoun, Pjanic, Kallstrom o Lissandro López. Con todo, el Real Madrid debería pasar la eliminatoria.

Arsenal-Barcelona. Otra vez Cesc de por medio en el camino del Barcelona, con quien está condenado a entenderse. El centrocampista catalán estuvo a punto de firmar con los azulgrana en el pasado verano, pero Arsene Wenger le cerró la puerta y le hizo entender que es el motor del Arsenal. El Barcelona se mide a un rival que ya le probó en la pasada campaña y que salió escaldado del Camp Nou después de que en Londres, incompresniblemente, el conjunto catalán se dejara empatar (2-2) tras un rondo memorable en el primer tiempo. El Arsenal anda con paso firme en Inglaterra, segundo a dos puntos del Manchester United aunque con un partido más, y en la Champions fue, junto al Tottenham, el equipo con más goles a favor en la fase de grupos (18). Acabó segundo, sorprendido por el Shakhtar, y basa su fútbol en la juventud y el talento de sus atacantes. De todos modos, el Barcelona también debería superar la eliminatoria.

Valencia-Schalke 04. Vuelve Raúl González a España en una eliminatoria que se celebrará por tercera vez. De los posibles rivales, el Valencia ha tenido relativa suerte porque el Schalke 04, aunque es un buen equipo con futbolistas de nombre, presenta una defensa extremadamente blanda. Algo más tranquilo en la zona media de la Bundesliga después de un arranque lamentable, el equipo de Gelsenkirchen funciona en Europa con los goles de Huntelaar y Raúl. Jurado y Escuredo son los otros españoles del equipo de Magath, que tiene el factor campo a favor. El Veltins Arena aprieta mucho y el Valencia ya está avisado.

Roma-Shakhtar. Los italianos no se encuentran, entregados al talento de Totti y De Rossi ya que Adriano, emperador venido a menos, está a años luz de su fútbol. El Roma va sexto en Italia y pasó la fase de grupos por detrás del Bayern de Múnich. Por su parte, el Shakhtar es la noticia agradable de la Liga de Campeones. Aunque es poco conocido y debuta en esta ronda, tiene un equipo alegre y dinámico. Están Luiz Eduardo, Rat, Adriano y Chygrynskiy, el fichaje fallido de Guardiola, y la eliminatoria se resuelve en Ucrania. El invierno puedo pesar demasiado.

Milán-Tottenham. El veterano Milán contra el vertiginoso Tottenham. Los italianos no dejan de ser un grande, aunque quizá su superioridad en el Calcio no les baste en Europa. Es un equipo con muchos años a cuestas y depende demasiado del gol de Ibrahimovic, que espera algo más de regularidad por parte de su socio Robinho. En el Tottenham, la estrella es Garteh Bale y brilla con fuerza Van der Vaart. Extremamente peligroso por alto con los centímetros de Crouch.

Inter de Milán-Bayern de Múnich. He aquí la reedición de la final de la pasada Liga de Campeones, adelantado el pulso a estos octavos de final. Entonces, el Inter tenía a Jose Mourinho y era casi invencible. Ahora, con Rafa Benítez, no encuentra el norte aunque no por ello deja de ser temible. Le han castigado una barbaridad las lesiones en este primer tramo del curso, pero tiene tanta calidad en su plantilla que es imprevisible. Eto'o, ante la poca participación de Diego Milito, es el máximo realizador de la competición con siete goles y este fin de semana el Inter puede ganar el Mundialito de clubes. Al Bayern, con ciertas diferencias entre Van Gaal y su directiva, sólo le queda Europa ya que en Alemania está a años luz del Borussia de Dortmund (17 puntos). Espera que resucite Ribery, pero mientras trabajan Müller y Klose.

Olympique de Marsella-Manchester United. Lo más complicado para el Manchester será el partido de ida en Francia, pues el Velodrome es un infierno. Lucho González y Brandao son las estrellas del Marsella, cuartos en su torneo doméstico. En el Manchester, que quizá no parece tan fuerte este año, aguardan el resurgir de Wayne Rooney. Los ingleses, líderes en la Premier, son claros favoritos.

Copenhague-Chelsea. Al Chelsea le ha tocado el rival, seguramente, más flojo de los octavos de final. Sin embargo, los daneses demostraron en el grupo del Barcelona que tienen buenas maneras y ya empataron ante los azulgrana. El Chelsea es una incógnita. Quizá con la plantilla más fuerte de Europa, está al límite y la situación social es tan convulsa que en cualquier momento se decreta el estado de alerta.