Sandro Rosell, expresidente del Barcelona - ABC

Prisión sin condiciones para Rosell por formar parte de una organización criminal

La juez le acusa de blanquear 15 millones de euros de comisiones ilícitas por los derechos audiovisuales de la selección brasileña

Actualizado:

La juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela ha enviado al expresidente del Barcelona Sandro Rosell a prisión sin condiciones que puedan evitarlo, por formar parte de una organización criminal de ámbito “transnacional”. La magistrada, que ha interrogado esta jueves a Rosell durante unas dos horas, acusa al antiguo dirigente del Barcelona de blanquear 15 millones de euros de comisiones ilícitas cobradas por la venta de los derechos audiovisuales de la selección brasileña.

A Rosell le acompaña a prisión Joan Besoli, el abogado y supuesto testaferro del expresidente del Barcelona en Andorra, quien también ha declarado este jueves. La magistrada considera que existe riesgo de que los dos se fuguen, destruyan pruebas y sigan delinquiendo. La juez tiene en cuenta la gravedad de los delitos que les imputa: además de organización criminal, blanqueo de capitales.

Tanto Rosell como su mujer, Marta Pineda, fueron detenidos el pasado martes en Barcelona, si bien ella quedó en libertad tras el registro que la Policía realizó en su residencia del lujoso barrio de Les Corts. Él fue conducido esta mañana a la Audiencia Nacional procedente de las dependencias policiales de Tres Cantos. Según la acusación, Rosell y sus socios se valieron, presuntamente, de una red de sociedades pantalla y testaferros para desviar a paraísos fiscales los fondos referidos, algunas situadas en Suiza y Qatar, y a una empresa en Islas Caimán.

Cabe señalar que la investigación se inició hace un año a través de una comisión rogatoria solicitada por los Estados Unidos a España a raíz del caso Fifa Gate de 2015, y que puso de manifiesto la existencia de movimientos bancarios de dudosa legalidad que podrían estar relacionados con el delito por el que se les investiga. Los hechos se remontan a su etapa de representante de la multinacional Nike en Latinoamérica, y junto a él también se considera autor intelectual de la operación a Ricardo Teixira, expresidente de la selección brasileña de fútbol.