Los jugadores del Barcelona mantean a Messi después de superar a Zarra como máximo goleador de la Liga - EFE
Liga BBVA | Jornada 12

Messi, más leyenda que Zarra

El argentino, soberbio, firma un triplete y supera el mito para colocarse con 253 goles. El Barça se gusta ante el Sevilla (5-1)

Enrique Yunta
Actualizado:
Barcelona5901Sevilla

La leyenda de Leo Messi continúa, al galope hacia unos registros todavía por descubrir, héroe de este Barcelona en una noche redonda con final feliz para el Camp Nou. Después de una semana de enredos y dudas, con el propio argentino dejando entreabierta la puerta de salida con unas enigmáticas frases desde la distancia, la afición le dio todo el cariño que el futbolista no encuentra en el palco y Messi correspondió con tres goles soberbios, precioso el primero para dignificar la gesta de Telmo Zarra en blanco y negro. [Narración en directo del Barcelona-Sevilla]

Ya son 253 festejos para abrazar el honorífico título de máximo realizador de la historia de todos los tiempos de la Liga española y se esperan muchos más, almacenado el 22 de noviembre de 2014 para siempre. El triunfo ante el Sevilla (5-1), además, reconcilia al Barça con el entorno y con el balón, una victoria reparadora a todos los niveles.

Hubo aplausos y sonrisas, síntomas de evidente mejoría después de estos días de parón. El Barça aparcó los murmullos y desde el primer instante ofreció una versión completamente distinta ante el Sevilla, desbravado desde que se especuló con un torneo abierto para todos. El conjunto azulgrana se vació en ataque y en defensa y la mejor noticia, Messi al margen, fue el regreso de la presión avanzada, precisamente lo que hizo grande a ese equipo en tiempos no tan lejanos.

En el once estaba Piqué después de tres partidos de ausencia, otro aspecto a destacar en esta vuelta a la normalidad. Escampan las nubes y respira de paso Luis Enrique, que incluso estuvo más relajado en la previa, práctico a la hora de confeccionar el equipo.

Esta vez dio descanso a Mascherano y no hubo más sorpresa que esa, relativa si se tiene en cuenta que todos pasan por la grada algún día. El técnico concedió el mando a Xavi y arriba, apuesta segura: Neymar y Luis Suárez acompañaron a Messi en la fiesta del «10», tan esperada que muchos suspiraron cuando por fin destrozó la estadística. [La celebración de Messi, en imágenes]

Él mismo se fabricó la falta que le trasladó a otro tiempo, un impacto fuerte y medido para dibujar una postal perenne. Entró por la escuadra de Beto y Messi se acordó de aquel 1 de mayo de 2005, que fue precisamente cuando empezó todo con su gol al Albacete, el primero de una lista de impredecible final. En 289 encuentros da caza a Zarra y ya está liberado, tanto que a partir de ahí se dedicó a disfrutar y cedió el centro del ataque a Luis Suárez.

Después de un notable primer tiempo, el Barça se ensució en la reanudación, dormido hasta el extremo de permitir el empate del Sevilla. Fallaron en cadena Alves, Piqué, Mathieu y Bravo y el centro de Vitolo lo metió en su propia portería Alba, puede que el menos culpable de todos los defensas en el único error de su gran actuación. Sin embargo, no hubo espacio para la angustia y al minuto volvía a levantarse el Camp Nou con el gol de Neymar, un cabezazo para tranquilizar al personal y dar valor a la estrategia.

A Emery, que mantiene su maleficio ante el Barcelona, no le dio con la entrada de Gameiro y Deulofeu y Rakitic acabó con la esperanza andaluza al rematar una gran asistencia de Luis Suárez. El colofón lo puso de nuevo Messi, manteado por sus compañeros de manera espontánea cuando superó a Zarra y coreado su nombre al unísono al firmar el triplete. Es el dueño de la historia, el dueño del gol.