CLASIFICACIÓN MUNDIAL 2014

Valdés, otra vez héroe en París

El portero sostuvo a España en Saint-Denis. mismo escenario en el que brilló con el Barça en la final de la Champions de 2006

Víctor Valdés tiene algo único con París, quizá la ciudad que cambió su vida. Ahí, en aquella noche lluviosa de Saint-Denis, conquistó la Copa de Europa con el Barcelona en 2006 siendo decisivo y ahí, en un partido sin margen, alimenta la fe de la selección, más viva que nunca en su camino hacia Brasil. Valdés y París, un idilio que perdura.

En estos partidos de solo un tanto, la gente suele acordarse del goleador, premio que le corresponde a Pedro por su don de la oportunidad. Pero la selección se abrazó a Valdés tan pronto concluyó el encuentro ante Francia (1-0) porque el guardameta completó un partido notable, un seguro entre los palos.

Es una garantía para Del Bosque, que hasta la pasada Eurocopa siempre había confiado en Pepe Reina como suplente de Íker Casillas. Pero el madridista, que aún no ha regresado después de su lesión, no estaba presente en estas citas y el seleccionador le ha concedido la responsabilidad de la portería al azulgrana. Respuesta de garantía.

Valdés brilló en Saint-Denis, genial en los dos arcos. En la primera parte tuvo la intervención más meritoria de todas, sensacional al desarmar a Ribery en un mano a mano. Francia celebraba el gol, pero olvidó que ahí estaba Valdés y que París respeta sus galones. Fue una pesadilla para los galos.

También participó con acierto en el segundo acto. Fue valiente en las salidas, le sacó una pelota a Pogba de la cabeza y estuvo serio en todos los disparos locales. No fueron muchos, pero respeto la máxima de los porteros: hay que parar las que van a puerta. Además, en los últimos minutos realizó una parada fantástica en un remate de Evra, aunque la jugada estaba invalidada por fuera de juego.

Valdés siempre recuerda que le debe todo a París. Ese 17 de mayo de 2006, desesperó a Thierry Henry, entonces en el Arsenal. Hubo cuatro paradas tremendas de Valdés y fue tan aplaudido como Belletti, autor del tanto final. «Fue el punto de inflexión en mi carrera», repite. «Sin esa final, yo no sería portero del Barcelona». Pronto dejará de serlo porque no tiene previsto renovar. Vaya donde vaya, siempre le quedará París.

Toda la actualidad en portada

comentarios