Ricciardo y Verstappen
Ricciardo y Verstappen - ABC

GP de Azerbaiyán«No se puede tener dos perros guardianes y esperar que se comporten como cachorros»

Ricciardo y Verstappen se llevaron un buen número de reprimendas tras su bochornoso accidente en Bakú

Actualizado:

Los pilotos del equipo Red Bull, el holandés Max Verstappen y el australiano Daniel Ricciardo, recibieron sendas reprimendas por parte de los comisarios del Gran Premio de Azerbaiyán por las colisión que acabó con ambos fuera de carrera.

Ambos fueron convocados por los comisarios después de la carrera en Bakú para examinar si alguno de ellos había sido culpable de su incidente en la curva 1. Tras las conversaciones con los pilotos y los representantes del equipo, los comisarios consideran que tanto el australiano como el holandés fueron igualmente culpables de lo ocurrido, lo que dio lugar a que ambos recibieran sus primeras reprimendas de la temporada.

En una declaración emitida por los comisarios, éstos apreciaron que Verstappen hizo dos movimientos para defender su posición, pero agregaron que Ricciardo también tuvo parte de culpa en lo que sucedió al frenar tarde.

Ricciardo y Verstappen, que estuvieron compitiendo durante toda la carrera, colisionaron en la vuelta 40, cuando el australiano intentaba adelantar a su compañero, que cambiaba varias veces de dirección para protegerse, y terminada siendo arrollado por detrás.

«Solo quiero pedir perdón al equipo. He visto varias repeticiones y tengo que ver un par más. La prioridad ahora es disculparse con el equipo, no señalar con el dedo. En ese punto ciego es difícil ver. Nos hemos tocado y acabó con la peor situación posible. No es positivo», explicó Ricciardo tras la carrera.

Ricciardo explicó que en el momento del choque estaban «luchando al máximo» y él ha intentado hacer la maniobra, pero al final ha acabado en «una situación muy desafortunada» y ha sido «un momento duro».

Verstappen, por su parte, dijo que el choque fue «algo muy malo para el equipo». «No importa de quién haya sido la culpa. Había mucha gente trabajando en el coche para tenerlo en carrera y un choque entre compañeros no es lo que quieres», señaló tras la carrera.

Tirón de orejas de Red Bull

El equipo emitió un comunicado oficial en el que no quiso culpar a ninguno de sus dos pilotos: «No hay órdenes de equipo aquí, pero deben luchar limpio. No culpamos a ninguno de los dos pilotos, ambos compiten duro y quieren ganar». «Un Gran Premio de Azerbaiyán para olvidar para nosotros, pero los dos pilotos se han disculpado y todos ya pensamos en España», zanjó.

Por su parte, el consejero del conjunto Red Bull, el austríaco Helmut Marko, dijo que dar órdenes de equipo para impedir que esto hubiera ocurrido es algo que va «contra la filosofía» del conjunto, ya que su objetivo es que sus pilotos «compitan», pero advirtió que espera «responsabilidad» por su parte.

Los rivales hacen sangre

Niki Lauda, presidente no ejecutivo de Mercedes, rival de la escudería Read Bull, fue claro a la hora de señalar lo que haría él en el caso de que el incidente se hubiera producido con sus pilotos: «Los llevaría a la oficina junto con Toto y les diría cuánto menos que pagarán el daño que han hecho».

El mítico expiloto explicó que según su punto de vista la culpa fue «un setenta por ciento de Verstappen y un treinta por ciento de Ricciardo. Se estaba moviendo hacia él todo el tiempo, ¿dónde podía ir el pobre chico?».

Toto Wolff, jefe de Mercedes, recordó que había estado en esa situación dos veces en Spa en 2014 y en Barcelona es 2016. «No se puede tener dos perros guardianes y esperar que se comporten como cachorros. Hay ventajas y desventajas de tener dos pilotos rápidos en el equipo», argumentó.

Ya apuntó una posible forma de evitar estas situaciones: «Creo que hay que recordarles que más allá de todas las carreras para las que los pilotos están aquí, hay una gran estructura que funciona 24 horas al día, 7 días a la semana para proporcionarles los mejores coches posibles. Pero igualmente, no quieres que ese espíritu de león sea erradicado».