Alonso haciendo «la grulla» tras ganar el GP de Suzuka en 2006, año de su segundo título mundial - AFP

AutomovilismoLos tres mejores y peores momentos de Fernando Alonso en la F1

Recordamos los momentos más dulces y más amargos de la carrera en Fórmula 1 del asturiano

MadridActualizado:

Termina Fernando Alonso su carrera como piloto de Fórmula 1. Una carrera que ha labrado desde 2001, cuando era piloto de Minardi, hasta 2018. Tuvo momentos de lo más felices, a la par que situaciones realmente tristes. Estos son algunos de ellos.

Sus tres mejores momentos

Debut en la Fórmula 1, 2001

Alonso tardó muy poco en consolidarse como un piloto importante dentro de la parrilla. Tras ganar numerosos premios en el Karting, dio el salto a la Fórmula Nissan en 1999, con 19 años. Debutó, la ganó y, una temporada después, corrió en la Fórmula 3.000. Aquí fue cuarto, pero sirvió de mucho. Al destacar por su juventud, un tal Flavio Briatore le fichó para Renault en 2001. Corrió cedido enMinardi, equipo con el que no pasó de la décima posición en carrera. Regresó a Renault y participó como probador hasta 2003, cuando ganó su primera carrera en F1 en el GP de Hungría. Fue el piloto más joven en ganar un Gran Premio, record arrebatado en 2008 por Sebastian Vettel.En su primer año con la escudería de Briatore, con tan solo 22 años, Alonso fue sexto del mundial con una primera posición y cuatro podios.

Bicampeonato, 2005 y 2006

Tras un 2004 prometedor (fue cuarto en la clasificación final), el asturiano se colocó entre los candidatos al título. En 2005 cuajó carreras tremendamente épicas y memorables, como la de San Marino en la que mantuvo a ralla al heptacampeón del mundo Michael Schumacher. Primer título mundial y un grito que llenó de alegría a todo un país que, hasta su llegada a la competición, no hacía tanto caso a este deporte.

En 2006 no cambió la historia. Incontables «Bravo Fernando» de Briatore por radio, la famosa «grulla» encima del Renault, «los patitos» una y otra vez... y un nuevo título mundial. Fernando Alonso era bicampeón del mundo con 25 años. Ya era «Magic Alonso».

Fichaje por Ferrari, 2010

Las cosas no eran fáciles para Fernando Alonso. Tras varios problemas con Hamilton y el propio equipo en Mercedes-McLaren, el asturiano dio un paso atrás para dar después dos hacia delante: volvió a Renault en 2008, una escudería sin coche con opciones de título para, dos años después, ir a la mítica Ferrari. Allí volvió a tener ilusión por ganar, sobre todo tras ganar su primera carrera con los italianos. Compitió por el mundial con «il cavallino rampante», pero no pasó del subcampeonato en 2010, 2012 y 2013.

Sus tres peores momentos

Año fatal en McLaren-Mercedes

Primer lío para Alonso. En una temporada en la que aspiraba a todo, el equipo británico, donde compartía filas con un jovencísimo Lewis Hamilton, le complicó las cosas. El MP4-22 era un coche capaz de todo, con el mundial entre alerón y alerón. Mientras Hamilton, el equipo y él entraban en «guerra civil», Kimi Raikkoken aprovechó y metió su Ferrari en el podio en nueve de las últimas diez carreras, destacando tres victorias en los últimos cuatro GP. La retirada del asturiano en Japón, a falta de dos carreras para finalizar el mundial, lastró sus oportunidades. El finlandés fue primero en la última carrera, Fernando tercero y Hamilton séptimo. Mientras todos sumaban puntos para ver si era Alonso o Hamilton el campeón mundial de 2007, nadie se dio cuenta de que Raikkonen, con esa última victoria, sumaba 110 puntos, uno más que los dos pilotos de McLaren (empatados a 109). La tensión se hizo insoportable y el español salió de la escudería camino a Renault.

Los tres subcampeonatos con Ferrari

Volvió a competir, justo lo que quería. Pero Ferrari no le dio el coche que él necesitaba. En 2010 cinco victorias (por cero de su compañero Massa) y diez podios no fueron suficientes. La retirada de un Vettel con 20 años en el GP de Corea del Sur a falta de dos carreras para el final puso al asturiano, que ganó la prueba, primero de la clasificación. El infame séptimo puesto en Abu Dabi, donde Petrov le bloqueó durante innumerables vueltas, le privó de toda opción; quedó a cuatro puntos del alemán. Importante recalcar que Fernando le sacó más de 100 puntos a su compañero de equipo.

2012 tampoco fue su año. Subcampeón de nuevo, a tres puntos de Vettel. El Red Bull era un coche casi incontestable... salvo por el español. Peleó hasta el final, no fue hasta la última carrera, la de Brasil, en la que se decidió el título a favor del alemán. En esta ocasión, Alonso le sacó más de 150 puntos a su compañero.

El último año en el que tuvo opciones fue 2013. El Red Bull de Vettel dominó de nuevo, pero esta vez de principio a fin. Ganó 13 grandes premios, contando con los últimos nueve de forma consecutiva. Fernando Alonso se hizo con un tercer amargo subcampeonato con 150 puntos menos que el alemán. De nuevo dejó en evidencia a Massa, sacándole más de 100 puntos una temporada más.

Vuelta a McLaren, ahora con Honda

Saltó la sorpresa. Fernando Alonso aceptó el mayor contrato de la historia de la Fórmula 1 para abandonar un Ferrari en problemas para unirse de nuevo a McLaren. Probaron con Honda como motorista, pero los resultados fueron pésimos: 17º en 2015, 10º en 2016, 15º en 2017 y sin una mínima opción de podio en el mundial de 2018. Nunca subió más allá de la quinta posición en carrera, y cuando puntuaba parecía un hito. La paciencia del español se fue poco a poco, ya que ni con motor Renault fueron capaces de lograr un podio. Fue entonces cuando Alonso descubrió la IndyCar y el mundial de resistencia. Y cuando decidió poner punto final a su carrera como piloto de Fórmula 1.