Atlético de MadridLa extraordinaria irrupción de Joao Felix

El joven portugués, fichado por 126 millones, y Costa fueron la punta de lanza de un Atlético imponente

Actualizado:

Apabullante, imponente e imparable, el Atlético de Madrid devoró al Real Madrid en el derbi de los derbis, trasladado a la pretemporada y a Estados Unidos, sin la fuerza de la competición, pero con la transcendencia de un resultado extremo: un 3-7 de un equipo rojiblanco que descargó una tormenta perfecta.

Un bloque imponente, compacto, con una presión mucho más alta que en los últimos tiempos, dispuesto a jugar en campo contrario de principio a fin, con una ambición ingobernable, y una puesta en escena descomunal en todos los aspectos claves del juego. Eso fue el Atlético. Tan voraz como determinante. Tan intenso como efectivo.

Ni dudó en defensa ni en el medio campo ni en ataque. Al descanso: 0-5. Su primer tiempo fue una expresión combinada de cualidades incontestables, que dirigieron dos hombres esenciales en la nueva era Simeone que comienza para el Atlético: Diego Costa, en el que siempre ha tenido una confianza inalterable, y Joao Félix, el joven que irrumpe para «hacer historia» en el fútbol mundial.

Al lado de Costa, por la derecha o por la izquierda, según el momento del partido, Joao Félix descubrió definitivamente toda su clase para el aficionado atlético. Tiene 19 años, apenas un semestre en la elite con el Benfica, pero parece que haya jugado una década entre los mejores, por su sutileza, su calidad, su calma y un talento que transforma en simple cualquier acción, hasta la de más complejidad.

Suyo fue el pase del 0-1 a Diego Costa. Miraba hacia la izquierda y la puso hacia la derecha, hacia la carrera de su compañero. Y suyo fue el 0-2. Ya reclamaba el balón desde segundos antes cuando Saúl tomó la pelota al borde del área, profundizó por la banda y regaló un gol, el primero de Joao Félix, que marca el inicio de una época.

Con Costa y Morata en la punta de un 4-4-2, por la derecha partió Joao Félix, por la izquierda lo hizo Thomas Lemar. Es la idea que a día de hoy, a juzgar por los tres primeros duelos, maneja para el inicio de este curso Simeone, que contó con Koke Resurrección y Saúl Ñíguez como pareja de medios centros y con un funcionamiento excelso, siempre por encima de su adversario, y que no ha variado su defensa titular en ninguno de los tres choques.