El luchador español Enrique Marín «Wasabi» sale emocionado a pelear en el UFC 200
El luchador español Enrique Marín «Wasabi» sale emocionado a pelear en el UFC 200 - Facebook

Artes Marciales MixtasWasabi: lágrimas de coraje y corazón

El luchador sevillano, que perdió frente a Sage Northcutt en el UFC 200 a los puntos en una decisión controvertida, se convierte en el primer español en debutar en un evento principal de UFC y escribe el nombre de España en el mapa de este deporte

Actualizado:

Lo tenía que hacer. Y lo hizo. «Cabeza, corazón y cojones», fueron las palabras de Enrique Marín «Wasabi» antes de afrontar la pelea de su vida. Estaba ante la oportunidad de abrir un camino. No era tarea fácil. Podía abrir un pequeño agujero o hacerlo con una tuneladora. Y optó por la segunda opción. El luchador escribió el pasado sábado el prólogo de las artes marciales mixtas españolas a nivel mundial, debutando con una controvertida derrota por decisión unánime en el UFC, frente a la estrella emergente estadounidense Sage Northcutt.

Wasabi tomó la alternativa en el UFC 200, el mayor evento jamás realizado en este deporte. Las luces se apagaron. Y salió él. Un espartano blandiendo una bandera de España con lágrimas en los ojos. Unas lágrimas de coraje y corazón, consciente de que se estaba cumpliendo un sueño para muchos, que abre la travesía a miles de luchadores de nuestro país cuyo objetivo es poder llegar algún día a la meca de las artes marciales mixtas. Esas lágrimas eran de mucho trabajo, de esfuerzo, de superación, de respeto a todos los aficionados a la lucha. Sí, los guerreros también lloran.

El T-Mobile Arena de Las Vegas rugía cuando salió Sage Northcutt a la palestra. El español luchaba fuera de casa y se notó. Miles de seguidores calentaban el ambiente a favor del estadounidense, pero Wasabi estaba ante la oportunidad de su vida. Y ni se intimidó, ni defraudó. El combate, al no haber título en juego se dividió en tres asaltos de cinco minutos. En el primero, el luchador de Texas hizo imponer su favoritismo y comenzó con mucha seguridad en sí mismo conectando buenos golpes con las manos en el rostro de Wasabi, que buscaba la pelea en el suelo donde sabía que tenía grandes posibilidades. Pese a que consiguió tumbarle sobre la lona, el primer «round» finalizó con ventaja para la estrella americana.

Había buenas sensaciones, y se corroboraron en el segundo asalto. Northcutt volvió a salir a morder, pero Wasabi le proyectó contra el suelo. Aquí llegaron los mejores momentos del español en la pelea. Jugó con él. Aguantando, buscando el momento para finalizar al estadounidense. Con coraje. Con corazón. Primero trató se aplicar una llave de tobillo. Más tarde, llegó el momento más lucido del sevillano durante el combate. Ganó la posición y trató de finalizar con una sumisión de brazo (luxación de codo). Una palanca en la que toda España tiraba con fuerza, pero Northcutt consiguió zafarse de la posición arqueando el cuerpo para que no pudiera terminar con la llave. Wasabi estaba dando la sorpresa.

«Es fácil decir las cosas después de la pelea sentado desde el sofá, pero quizá Wasabi debería haber conectado más golpes», comenta el experto en artes marciales mixtas, Miguel Ángel Camacho «Miggy C». Y añade que «en la palanca de brazo Wasabi podía haber cambiado el agarre de la muñeca al pulgar de Sage Northcutt y a la vez levantar la cadera para terminar la finalización de la palanca de brazo, pero repito, es muy fácil hablar desde fuera»

Así llego el tercer y último asalto. En este, el español trató de cerrar la posición y no darle opciones a Northcutt para que aplicase sus enormes técnicas de lucha de pie. Mucho agarre y presión contra la jaula. El público estaba en contra, a tenor del griterío que se escuchó cada vez que el estadounidense aplicaba un codazo u otro golpe diferente. Pese a dominar durante el último asalto gracias a la lucha en el suelo, donde proyectó hasta en tres ocasiones, el guerrero texano se sobrepuso a la situación y, a falta de treinta segundos, volteó a Wasabi dominando en esos últimos instantes el combate. No importaba ya. Lo había conseguido. Un español en el UFC realizando una pelea espectacular. Aguantando con un nivel espectacular los tres asaltos contra la estrella americana de este deporte.

Con todo, se llegó a la decisión de los jueces. Wasabi había logrado terminar la pelea contra el «producto americano» del UFC, el luchador que promete dominar el escenario durante los próximos años. Northcutt ganó por decisión unánime los tres asaltos (29-28, 29-28, 29-28) a los ojos de los tres jueces. Un resultado polémico y controvertido. No obstante, las estadísticas nunca mienten y, pese a que visualmente el guerrero español realizó una pelea muy completa, Northcutt conectó 21 golpes dañinos de los 40 que lanzó. A Wasabi, le entraron 5 de 11. Eso sí, proyectó con claridad en dos ocasiones, aunque lo intentó unas cuantas veces más. Sin embargo, para los jueces estos derribos y los intentos de sumisión no fueron lo suficientemente peligrosos para obtener mayor puntuación.

«Wasabi nos ha hecho feliz a un país entero, quizá faltó un poco de agresividad pero es muy fácil para todos los comentaristas decir que podía haber hecho esto o lo otro. Fue Wasabi quien vivió ese momento e hizo algo increíble y debemos estar todos muy orgullosos de él», relata Miggy C. Respecto al amargo sabor de boca por la derrota el experto dice que «Wasabi ganó moralmente, ganó en el nombre de España, también ganó un respeto tremendo a nivel mundial y seguramente ganó otra oportunidad de pelear en el UFC».

Sea como fuere, Wasabi ha conseguido lo que las artes marciales mixtas españolas necesitaban: realizar una pelea espectacular en el mayor evento jamás organizado. «Gracias a todos y lo siento, hice todo lo que pude», comentó el sevillano a ABC con la humildad que le caracteriza. Volverá a levantarse. La gloria no es ganar aquí o allí, la gloria es la felicidad y el pasado sábado hizo feliz a muchos españoles. Cuando una persona da todo lo que tiene, solo queda agradecérselo. Y el deporte español tiene mucho que agradecer a Wasabi. Regresará al UFC. Eso seguro.