Tiger Woods
Tiger Woods - AFP
Golf

El Tigre se quiere comer al Oso

Con su última chaqueta verde Tiger Woods ya suma 15 majors y podría igualar los 18 de Jack Nicklaus en julio

Actualizado:

Todavía no ha podido disfrutar de su quinta victoria en el Masters de Augusta y a Tiger Woods ya le está cayendo encima toda la presión del mundo. Los aficionados están como locos con su regreso y sueñan con una nueva época gloriosa del Tigre, similar a la del comienzos de siglo en la que dominó el panorama sin contemplaciones y fue capaz de ganar catorce majors de una forma asombrosa. Es más, la forma en la que ganó el último de ellos con la rodilla rota (el Open USA de 2008) ofreció una imagen tan sobrehumana que se daba por hecho que alcanzaría los 18 de Jack Nicklaus sin apenas esfuerzo.

Pero la historia a veces se escribe con renglones torcidos y lo que apuntaba hacia una lucha contra la tabla de los récords se convirtió en un infierno para el Tigre. Sus múltiples problemas físicos (ha sufrido doce intervenciones quirúrgicas), personales (pasó por un sonoro divorcio) y técnicos (cambió todo su grupo de trabajo para adaptarse a su nueva condición), hizo que muchos dudasen de su capacidad para volver a ganar. Aunque diez años después lo ha hecho por todo lo alto.

«Estoy convencido de que Woods tiene calidad de sobra para romper mi registro, solo necesita que el cuerpo lo acompañe», declaró el propio Oso Dorado hace un año, cuando el californiano volvió a dar signos de fortaleza. Y ahora el debate ya no se centra en si va a poder batir el récord sino de cuándo va a conseguirlo. « No me quiero poner presión, solo quiero ir paso a paso y disfrutar de cada logro que vaya consiguiendo», comentó Woods. Para ello va a jugar lo menos posible y se centrará solo en las grandes citas. «Cada vez necesito más descanso para poder rendir a tope. Tengo 43 años y debo escuchar las señales que me manda mi cuerpo constantemente», confesó en Augusta, lo que significa que su calendario se va a limitar a los grandes torneos del Grand Slam, los Campeonatos del Mundo, los playoffs de la FedEx Cup y poco más.

Antes del US Open de junio y del «British» de julio se encuentra el PGA Championship, que comenzará el 16 de mayo en Nueva York. Es uno de sus torneos preferidos y en estos momentos es el máximo candidato para ganarlo de nuevo. Se acaban de abrir las apuestas para la cita y Tiger las encabeza por 9 a 1. A su favor cuentan su estado de forma actual, que el año pasado acabó segundo y que las dos últimas veces que ha jugador en Bethpage Black (Open USA de 2002 y 2009) lo ha hecho de maravilla: en el primero ganó y en el segundo, fue sexto.

Predestinado para el récord

En el periodo de sequía triunfal de Woods hubo 26 ganadores diferentes de majors, pero ahora no parece que la puerta se vaya a abrir con tanta facilidad. «Está predestinado para batir el récord de Nicklaus, lo tengo clarísimo», opinó John Daly, un doble ganador de salmones que también ha sufrido numerosos altibajos en su carrera. «Todo el mundo pasa por momentos malos, lo importante es saber aceptarlo y superarlos. Y conociéndolo, nunca dudé de que lo iba a conseguir», remató el bombardero rubio.

Su reto actual ha trascendido las barreras del golf y otros astros quieren ver a Tiger en los libros de historia. «Quiero que llegue a 18 cuanto antes, se lo merece», reconoció el exnadador Michael Phelps.