Razones del odio de los franceses a los deportistas españoles

Los galos llevan más de 30 años sin ganar sus dos joyas de la corona, Roland Garros y el Tour, conquistados por España 14 y 10 veces

S. D.
MadridActualizado:

Hace un año se cumplieron tres décadas de la victoria de Bernard Hinault en el Tour, la última de un ciclista francés. Yannick Noah ganó Roland Garros en 1983. Desde entonces, ningún tenista galo ha alzado la Copa de los Mosqueteros (en categoría individual masculina; en la femenina, Mary Pierce triunfó en 2000), es decir, 33 años. Francia organiza la mejor carrera ciclista del mundo y (probablemente) el mejor torneo de tenis del mundo, pero sus deportistas llevan una eternidad si alzarse con los títulos.

En contraste, España sonríe en tierras galas: en ese periodo de tiempo, nuestro ciclismo ha conquistado el maillot amarillo en diez ocasiones (Pedro Delgado, 1; Miguel Induráin, 5; Óscar Pereiro, 1; Carlos Sastre, 1, y Alberto Contador, 2), y nuestro tenis masculino ha ganado Roland Garros 14 veces ( Rafael Nadal, 9; Sergi Bruguera, 2; y Carlos Moyá, Albert Costa y Juan Carlos Ferrero, una cada uno. Además, Arantxa Sánchez Vicario suma tres títulos en categoría femenina.

No se adivinan a corto plazo campeones franceses para ambas pruebas, así que la travesía en el desierto puede prolongarse más tiempo. Entretanto, los ataques al deporte español desde varios frentes (desde la exministra Roselyne Bachelot hasta el propio Yannick Noah, un clásico a la hora de sembrar sospechas, pasando por los guiñoles) no han cesado. España acarrea sobre sus espaldas la vergonzante Operación Puerto al tiempo que Francia acumula algunos de los casos de dopaje más graves de la historia ( caso Festina, positivo de Jalabert). Pero es sintomática la inquina que sufre Rafa Nadal, el tenista que más veces ha ganado Roland Garros y que jamás ha dado positivo, en la pista Philippe Chatrier, o los abucheos a Pau Gasol hace un año cuando España ganó el Eurobasket pasando por encima, claro está, de Francia.