Polideportivo

Popeye no pasaría el control antidopaje

Un estudio científico recomienda a la AMA incluir en la lista de sustancias prohibidas un extracto de espinaca

BerlínActualizado:

Ponga usted en la licuadora seis hojas de espinaca y medio plátano. Añada leche, zumo de naranja o agua natural, al gusto, y obtendrá un 'Smoothie' vigorizante al que puede confiar la tarea de mantener su actividad durante toda la mañana y estar a la última moda alimenticia. Eso sí, atento a la contraindicación: si pretende participar en una prueba deportiva, es posible que no supere los test antidopaje. La ecdisterona, ingrediente principal del extracto de espinaca, puede causar un aumento del rendimiento en deportistas de élite, por lo que los autores de un estudio dela Universidad Libre de Berlín recomiendan incluirlo en la lista de sustancias prohibidas por dopaje.

El estudio, encargado por la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) y en el que han participado científicos de Alemania, Italia y Australia aconseja considerar la ecdisterona, en la que se ha detectado la presencia de un fitoesterol, como sustancia dopante, en Estados Unidos, ya sabíamos que las espinacas son muy efectivas para aumentar la masa muscular y reducir talla. De hecho la ecdisteronaguarda cierta semejanza química con la hormona masculina, que también se involucra en la formación de musculatura. Los fitoesteroles son sustancias que se encuentran además en nueces, granos enteros, semillas, aceites vegetales no refinados, legumbres, germen de trigo, almendras o semillas de sésamo, así que la lista de productos a incluir potencialmente en los controles de dopaje tiende prácticamente a infinito, pero de momento es el desayuno preferido de Popeye el que está en cuestión. La ecdisterona, ingrediente principal del extracto de espinaca examinado, tiene, según el citado estudio, «fuertes efectos» sobre las células musculares.

Durante un experimento de diez semanas, 46 participantes con al menos un año de experiencia en entrenamiento con pesas se sometieron a una prueba de doble ciego, en la que los pacientes no saben si han recibido tratamiento o placebo. Divididos en 4 grupos, dos de ellos recibieron 2 cápsulas de este extracto de espinaca al día, uno de los grupos recibió 8 capsulas diarias y el último obtuvo un preparado placebo antes de hacer ejercicios deportivos. «En el transcurso del experimento, todos los que entrenaron registraron una ganancia de fuerza máxima, pero en los dos grupos que recibieron extracto de espinaca, fueron significativamente mayores, de hecho tres veces más que en el grupo que recibió el placebo», ha explicado Maria Parr, del Instituto de Farmacia en la Universidad Libre y autora del estudio a la revista Medical Xpress. Debido a los «relativamente pocos» estudios existentes sobre sustancias dopantes en humanos, Parr considera los resultados «suficientemente relevantes» como para incluirlas en la lista de sustancias dopantes.

En estudios precedentes se había detectado que la ecdisterona tiene efectos más fuertes en las células musculares que la metandienona, un esteroide derivado de la testosterona cuyo consumo ya está prohibido por las autoridades internacionales antidopaje. «Dado que en realidad casi no hay nuevos agentes dopantes de origen químico cada vez adquieren más importancia los ingredientes de las plantas», dice por su parte a Efe Fritz Sörgel, director del Instituto de Investigación Biomédica y Farmacéutica de Núremberg, en entrevista con Deutsche Welle. Sörgel destaca la «gran tarea» que significa encontrar ingredientes activos en plantas que actúen como agentes dopantes, aunque reconoció que habría que hacer otros estudios, como para examinar sus efectos en las mujeres, antes de que la AMA incluya la ecdisterona entre las sustancias prohibidas.

«Me parece ciertamente bueno examinar la sustancia, pero el efecto sobre el rendimiento debe examinarse más detenidamente», critica el experto en dopaje Martin Bidlingmaier, de la Universidad Ludwig-Maximilians de Múnich, aconsejando no precipitarse en la inclusión de esta sustancia en las listas de agentes dopantes y recordando que la alimentación de los deportistas debe incluir alimentos naturales energéticos y vigorizantes. Y lo que está claro es que todo aquel que no pretenda pasar una prueba de dopaje, puede entregarse con alegría a las propiedades de las espinacas, una verdura de alto contenido acuoso y por lo tanto, de muy bajo valor calórico. Poseen escasas proporciones de hidratos y un aporte superior de proteínas. Son ricas en fibra y poseen variados minerales de interés como el calcio, hierro y potasio. Asimismo, son fuente de vitaminas del grupo B, sobre todo ácido fólico, pudiendo también tener vitamina E, C y K en pequeñas cantidades.

Debido a que son fuente de compuestos fenólicos, proporcionan propiedades antioxidantes y un efecto antiinflamatorio. Son además un vegetal que resulta saciante y por eso son un aliado de las dietas para adelgazar, además de prevenir anemias nutricionales debido a su contenido de hierro y ácido fólico así como vitamina C que son componentes de mucha ayuda en este sentido. Contienen calcio y favorecen el tránsito intestinal, mejoran la flora bacteriana y son fuente de vitamina C, el hierro, potasio, calcio y ácido fólico que son nutrientes solubles en agua.