Lydia Valentín
Lydia Valentín - RFEHalterofilia
Halterofilia

Lydia Valentín, bicampeona del mundo

La española revalida su corona en arrancada con 113 kilos y en total olímpico con 249 kilos. Fue bronce en dos tiempos

Actualizado:

Lo ha ganado todo, pero tiene más medallas que levantar. No quiere ceder ni un centímetro de su poder en la halterofilia mientras su cuerpo y su mente estén convencidos de que es la mejor. Lydia Valentín cambió de estrategia porque el cuerpo le mandó una señal de tranquilidad. Los hombros le habían molestado pocos días antes del Mundial y prefirió aumentar la categoría, de 76 a 81 kilos, para no perder masa muscular y proteger las articulaciones. A pesar de los posibles contratiempos que hubiera podido causar ese aumento de peso y la consecuente estrategia, en Turkmenistán, la española ha logrado superar tres récords de España consecutivos en sus tres intentos de la competición de arrancada. Con 108, 110 y 113 kilos, Valentín refrenda su superioridad y revalida la corona conquistada el año pasado en Arnheim (Estados Unidos) en arrancada.

En la modalidad de dos tiempos, Valentín no pudo superar los 135 kilos que se había marcado a la primera y se quedó con el bronce. La bielorrusa Daryas Naumava y la ecuatoriana Tamara Salazar lograron levantar 137 kilos.

No obstante, la española sumó su segundo oro mundial en el total olímpico gracias a los 113 de arrancada, con un total de 249.

No es una decisión permanente, sino que volverá a su camino hacia los 76 kilos para encarar la recta final hacia los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, objetivo final de Valentín.

«Estoy muy contenta. Venía con grandes molestias, he estado 15 días bastante dolorida del hombro, pero quería competir. Sabía que iba a ser complicado. Quise asegurar con 130 kilos, creo que era lo más inteligente. Estoy muy agradecida al equipo y muy feliz, seguiremos así hasta Tokio», ha afirmado Vañentín al término de la competición.

Recuperado este año el éxito que el dopaje le arrebató en los Juegos de Pekín 2008 -plata- y Londres 2012, su ambición sigue al alza defendiendo el deporte con esfuerzo y trabajo, como demostró en los Juegos Mediterráneos, el pasado junio, donde apabulló en las modalidades de arrancada y dos tiempos para mantener su hegemonía en Europa, donde es tetracampeona y donde pocas le pueden dar alcance.

Se reivindica a nivel mundial con dos oros (arrancada y total olímpico) y un bronce. Y con muchas ganas de seguir manteniendo a España en lo más alto de la halterofilia.