La mitad de los encastes, en peligro de extinción

Los ganaderos debaten sobre los encastes minoritarios en un foro en Las Ventas

abc
madrid Actualizado:

Esta mañana se ha celebrado el Foro La diversidad de encastes en un nuevo siglo’en la sala Bienvenida de la Plaza de Toros de Las Ventas y se ha dividido en dos partes: la primera de ellas, bajo el título, la diversidad genética de la raza, aspectos legales científicos y técnicos, y una segunda, los desafíos profesionales de la diversidad de la raza de lidia.

El acto, organizado por Taurodelta, en colaboración con la Unión de Criadores de Toros de Lidia y por la Asociación de Ganaderías de Lidia, contó con una gran afluencia de profesionales y aficionados que llenaron la sala, en donde se obsequió a los presentes con un cuadro de ganaderías diseñado por Daniel Reinoso.

Abrió el acto Carlos Abella, gerente de Asuntos Taurinos de la Comunidad de Madrid, y aprovechó la ocasión para enviar un deseo de recuperación y ánimo al ganadero Adolfo Martín.

En la primera parte se abordaban los aspectos legales, científicos y técnicos de la raza. La secretaria general de la UCTL, Isabel Carpio, moderadora de la mesa, expuso el “tremendo esfuerzo” que realizan los ganaderos para mantener la diversidad genética, y presentó cifras que muestran la radiografía de los censos por encastes «más del 50% de estos están en peligro de extinción, pues según criterios de la FAO, son aquellas poblaciones que cuentan con menos de 1.000 animales».

El secretario general de la AGL, José Ignacio García Montero Ríos, explicó el desamparo que sufren las asociaciones ganaderas por parte de la Administración y añadió que «la mejor protección posible es la celebración de ciclos de novilladas como el que se está celebrando durante este mes en Las Ventas».

El catedrático de la Universidad Complutense y genetista, Javier Cañón, afirmó que «no hay ninguna otra raza que tenga la diversidad genética que tiene la de lidia». Y definió a la raza de lidia como una «meta-raza, raza de razas». A través del estudio genético realizado, el genetista reveló que «entre un 30 y un 50% de las diferencias morfológicas y de comportamiento son diferencias genéticas”.

Seguidamente, Antonio Gómez Peinado, veterinario y profesor universitario, contó su experiencia como técnico en el Iiegra (Instituto Español de Genética y Reproducción Animal), agradeció a los ganaderos por haber podido sacar adelante proyectos de investigación y señaló que «cuando comencé a trabajar me di cuenta que los datos que teníamos de la raza de leche no se podían extrapolar a la de lidia, y los ganaderos han invertido en una mejora en la investigación». Y precisamente, indicó que «gracias a las nuevas técnicas en la reproducción asistida han permitido que se puedan mantener estos encastes».

En la segunda mesa redonda, «los desafíos profesionales de la diversidad de la raza de lidia», participaron los ganaderos Eduardo Miura Martínez, Victorino Martín García, José Luis García Palacios y D. Mauricio Soler Escobar, que representan algunos de los encastes en peligro de extinción. La mesa fue moderada por el periodista y profesor Joaquín López del Ramo.

El representante de la única ganadería de casta Cabrera, Eduardo Miura, se ha mostrado preocupado por la desfavorecida situación del criador: «El mayor perjudicado del sistema actual es el ganadero, que soporta el incremento del coste de producción y la bajada de precio del producto». Respecto a la presentación de los toros ha precisado que «quizá la tablilla ha hecho aumentar los pesos, y cuando hoy subes tu ganadería un escalón ya no te puedes bajar de él, cosa que antiguamente sí pasaba».

Victorino Martín, como ganadero de encaste Albaserrada, Urcola y Vega Villar, ha expresado su visión sobre la Tauromaquia actual, y precisa que «ha evolucionado hacia un espectáculo más estético». Añade: «La Fiesta es un reflejo de la sociedad: la sociedad rural ve la Fiesta a través del toro, en cambio, la sociedad urbana, ve la fiesta a través del torero”. El ganadero reclama al Ministerio «que apruebe como núcleo genético a algunos encastes».

Para el ganadero de Concha y Sierra, José Luis García Palacios, la bravura y la casta «son fundamentales», y afirma que «el único argumento que tiene un ser vivo para su supervivencia es la utilidad, así que mientras seamos útiles podremos sobrevivir».

García Palacios coincide con Mauricio Soler, del hierro de Mauricio Soler Escobar, en afirmar que «por cultura y diversidad sus ganaderías deben mantenerse». Este último indicó que «nuestros toros llevaban durante años mandando un SOS y gracias a Madrid espero que esto cambie».