Defensores de los toros piden en el Parlamento catalán que «levanten el sitio»
El apoderado de José Tomás escucha a Joselito en el Parlamento de Cataluña / YOLANDA CARDO

Defensores de los toros piden en el Parlamento catalán que «levanten el sitio»

Los antitaurinos llaman a la Fiesta «salvajada» y califican a los toreros de «matarifes vulgares»

M. JESÚS CAÑIZARES | BARCELONA
Actualizado:

El maratón de comparecencias parlamentarias en la Cámara catalana sobre la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) ha contado con la comparecencia de detractores y defensores del mundo taurino. Escritores, toreros, científicos, filósofos y entidades en defensa de los animales han expuesto sus posiciones después de que la cámara catalana admitiera a trámite la iniciativa que pretende prohibir los toros en Cataluña. Así siguió Abc.es la ronda de comparecencias en el Parlament:

Salvador Boix, apoderado de José Tomás: Durante su intervención, Boix ha criticado la voluntad aniquiladora de las instituciones catalanas que desde hace años intentan prohibir los toros. Asimismo, ha reprochado a los medios públicos catalanes que silencien la tauromaquia y acontecimientos como el regreso de José Tomas a La Monumental por motivos identitarios. Boix habló del "animalismo de salón" que se practica en el Parlamento catalán donde se están desarrollando estas comparecencias de expertos para valorar la ILP con la que se pretende abolir la fiesta en Cataluña. "Levanten el sitio y déjennos morir en paz", dijo.

Jose Miguel Arroyo, «Joselito»: El torero ha pedido a los diputados catalanes respeto para la fiesta. "Les pido por favor que conozcan la fiesta, si no les gusta no vayan pero respétenla y debátanla sin fundamentalismos". Asimismo ha lamentado "una sociedad que aboga por la libertad y el aperturismo, pero llena de complejos". Y ha calificado las corridas como "un espectáculo de vida , muerte, pasión, entrega y respeto" y las comparó con el primer amor, donde hay "crueldad y sufrimiento, pero no por eso se suprime".

Jaume Josa: El miembro de la Plataforma por la Promoción y la Difusión de la Fiesta pidió rigor político y calificó la fiesta como un espectáculo de amistad, democrático donde, a diferencia de la sociedad, no se esconde la muerte. Josa, como biólogo, ha recordado una frase de Darwin según la cual "la naturaleza es fruto del hambre, la lucha por la existencia y la muerte", realidad que si ejerce el toro en la plaza.

Francesc Pane (ICV) y Patricia Goma (ERC): Los diputados han reprochado a Salvador Boix que hablara de aniquilación de los toros y han defendido la legitimidad de abolir la fiesta por una cuestión de ética, no de gustos. Rafael Luna (PP) ha precisado que en el debate se habla de sentimientos y de libertad, no de gustos, mientras que David Pérez (PSC) ha apelado al derecho a debatir y ha elegido la integridad y honestidad que hay alrededor de esta fiesta. Josep Rull (CiU) ha negado por último que haya un debate entre españolidad y catalanidad.

La anécdota la ha protagonizado Joselito cuando, ante la imposibilidad de entender completamente lo que los diputados le preguntaban, en catalán, y al no disponer de traducción, no ha podido contestarles. Una situación bastante elocuente

Después de un breve receso, el debate continúó con la doctora en Psicología por la Universidad Ramon Llull y vicepresidenta de la Federacion de Entidades Taurinas de Caraluña Marilen Barceló.

Marilen Barceló: La especialista ha aseverado que si se niega la ética del toreo también hay que hacerlo con los castellers, donde niños pequeños escalan torres humanas con el consiguiente riesgo. Autora de una tesis sobre la personalidad de los toreros, les calificó como personas no agresivas, respetuosas y que basan sus valores en el esfuerzo.

Natalia Molero: La escritora ha pedido a los diputados que "no permitan que tengamos que ir a Francia a ver los toros, igual que hacían mis padres cuando iban a Perpignan a ver cine". Asimismo, ha negado el sufrimiento del toro bravo, para el que "el dolor es un estímulo que exalta su agresividad" y ha defendido que los animales, desde el punto de vista de la moral, no pueden equipararse al hombre.

El turno de los abolicionistas

La escritora Espido Freire, contraria a la Fiesta, ha admitido que el arte se inspira en el amor, la muerte y la violencia, pero no en un sentido real. Según su visión, en las corridas de los toros hay sufrimiento y muerte reales que en su opinión no pueden justificarse. "Me niego a que determinados valores que veo en la plaza se perpetúen".

El científico Jorge Wagensberg ha mostrado en el Parlamento catalán banderillas, espada y puntilla para demostrar que el toro sufre y que el progreso moral ha suprimido otros espectáculos como los gladiadores, las ejecuciones públicas o las peleas de gallos. "Los toros es la única fiesta donde se requiere el tormento de un animal", dijo.

Jesús Mosterín: El filósofo y catedrático de la Universidad de Barcelona ha advertido de que la tradición, algo que se invoca respecto a las corridas, permite que se corte el clítoris a mujeres en determinadas tribus o que se redujera los pies a niñas chinas. Incluso el maltrato a la mujer y el secuestro en Sicilia "es tradicional" y eso no significa que sea bueno, según el compareciente. No es cierto que los toros sean algo español o los "correbous" catalán. Ambas cosas "son salvajadas universalmente abominadas" y el torero, un "matarife vulgar". "Les pediría -añadió- que no piensen en estos temas desde el punto de vista tribal".

Las palabras del filósofo Jesús Mosterín han provocado la indignación del diputado del PP, Rafael Luna. "Usted no es nadie para venir aquí a darnos lecciones de ética", ha dicho el popular, quien ha considerado un insulto que el catedrático compare los toros con la ablación del clítoris o el maltrato a la mujer. "No se merece que yo le formule ninguna pregunta", dijo.

Antonio Vicente Moreno: El presidente del Colectivo Andaluz contra el Maltrato Animal ha calificado la fiesta de "tradición cruel y aberrante" y ha instado a los diputados a "no dejarse hervir en el agua. Peguen un salto y pongan fin a esta crueldad". Por su parte, la especialista en crueldad de los animales, Núria Querol, ha dicho que "cualquier sociedad sana debe llegar a un punto de inflexión y plantearse si lo que hace es ético o no" y en el caso de los toros "se nos debería presuponer una buena fe hacia ellos porque no pueden elegir".