Michael Jackson en el documental de Spke Lee
Michael Jackson en el documental de Spke Lee

«Off the Wall», contigo empezó todo

El documental sobre Michael Jackson dirigido por Spike Lee (Oscar honorífico 2016) se sumerge en el disco que cambió la historia del pop… y al propio artista

MADRIDActualizado:

«Todo empezó un día que se rompió la tele. Me aburría y empecé a cantar con mis hermanos», cuenta el joven Jackon en «Michael Jackson's Journey From Motown to Off the Wall», el documental que acompaña a la reedición del primer álbum en solitario del rey del pop. La película combina documentos y entrevistas de la época y actuales, trazando un retrato doble: por un lado el de la gestación del disco, y por otro, el de la influencia que ha tenido en la música moderna.

La primera etapa de Michael como artista se muestra casi idílica en el documental. Ni rastro de los abusos paternos ni de la presión de un «bisnes» que no distinguía entre niños y adultos a la hora de exprimir sin piedad. Pertenecer a Tamla/Motown y compartir horas de estudio con héroes como Smokey Robinson, The Tempations o Diana Ross fue un sueño para Jackson, cuyo rostro luce una sonrisa en casi todos los planos. Todo lo contrario que en su primera aparición pública tras firmar con Epic, la discográfica que le propulsaría a la estratosfera con «Off the Wall». Allí se marchó buscando la libertad creativa que el patriarca Berry Gordy nunca le dio en su etapa con los Jackson 5. Pero las tensiones al abandonar la «familia» Motown y entrar en una compañía impersonal y globalizada cambiaron su carácter. Fue justo ahí donde Michael Jackson se rompió. Paradójicamente, justo antes de convertirse en el más grande.

Spike Lee se adentra en la grabación de «Off the Wall» haciendo un repaso canción por canción, analizando el papel de Quincy Jones, y también la influencia de las fiestas de Jackson en el Studio 54 de Nueva York, donde buscaba nuevos sonidos. Impagable es la aportación de Kobe Bryant, explicando que su acrobático juego en la cancha es influencia directa de su fallecido amigo, o la de los músicos de las sesiones del álbum, recordando el momento en el que Jackson les dijo que su siguiente disco sería el más vendido de la historia. «Lo más increíble es que lo consiguió», exclaman con un asombro que permanece inalterable casi cuatro décadas después. Y no fue cuestión de suerte, ni siquiera de talento exclusivamente. «Le pregunté cómo entrenaba -recuerda Bryant- y me dijo que bailaba hasta que ya no podía más, hasta que sus piernas no podían moverse».

Como decía el primer tema de «Off the Wall», nunca pararía hasta tener suficiente. Y así fue hasta el mismo día de su muerte, mientras preparaba su último espectáculo.