Fito Cabrales
Fito Cabrales - Efe

Fito Cabrales: «No se puede censurar lo que diga un cuadro o una canción»

El músico de Bilbao arranca el 10 de marzo su gira «Veinte años, veinte ciudades»

MadridActualizado:

Como estaba algo «atascado» con su nuevo trabajo, Fito Cabrales ha decidido volver a los escenarios antes de lo previsto con una gira llamada «Veinte años, veinte ciudades» que acompaña al lanzamiento del recopilatorio «Fitografía». En total serán veinticuatro conciertos (con final en Madrid con dos noches consecutivas a finales de junio) en veinte ciudades en los que los Fitipaldis desplegarán un repertorio de grandes éxitos que hará vibrar a las más de 150.000 personas que ya se han hecho con una entrada. Será una gira única porque además del telonero Muchachito, cada velada contará con un invitado que subirá al escenario para compartir canciones con el rockero de Zabala (M Clan en Murcia, Los Zigarros en Valencia, Dani Martín, Rosendo y Leiva en Madrid, Macaco en Barcelona, Ariel Rot en Santander, Amaral en Zaragoza, El Drogas en Pamplona…).

Seleccionar el repertorio ha debido ser una gozada.

Sí, cuando salgo de gira siempre quieres meter las nuevas, y ahora es un relajo no tener que pensar en cuáles voy a tener que dejar fuera. Además, como estamos celebrando nuestro veinte aniversario me he planteado el reto de tocar canciones que hace mucho tiempo que no hacemos, como «Rojitas las orejas» y otras que se han ido quedando atrás con los años.

En el recopilatorio hay una canción de Platero y Tú regrabada para la ocasión. ¿Se despertaron emociones fuertes en el estudio?

Sí, sí... Lo difícil fue elegirla, porque hay tantas canciones de Platero, que algunas ya no me siento capacitado para defenderlas, por el contenido de la letra, por la actitud, o por lo que sea. Con esta, el reencuentro fue acojonante. Grabándola lo pasamos estupendamente. Fuimos todos con los niños al estudio y lo pasamos muy bien, aquello parecía una guardería.

Su guitarra favorita, «Basurillas», ocupa la portada del recopilatorio. ¿Alguna vez ha perdido una?

Nunca, ni por un minuto. Cuando estamos de gira están a buen recaudo con mis roadies, que son mi familia. Con Platero sí perdí algunas cosas porque íbamos a tocar a sitios súper infames en los que te robaban. A Iñaki le quitaron un pedal, ¡mientras tocaba! Fue a pisar el wah-wah y no estaba. No colecciono guitarras, pero tengo treinta. Soy incapaz de deshacerme de ninguna, tienen un valor simbólico muy fuerte para mí.

¿Cómo está viviendo los peisodios de censura en el arte?

Tengo la sensación de que se nos está llevando a la edad media. ¿Quién se puede tener la certeza de qué es arte y deja de serlo? Nadie. Sólo pensar en que haya alguien que esté intentando hacer eso me resulta agresivo. La humanidad estaba consiguiendo bastante cosas, pero con un «clic» de repente hemos empezado a dar pasos atrás. No se puede censurar lo que diga un cuadro, o una película o una canción. Que Gurruchaga ya no puede cantar «Ellos las prefieren gordas», joder… Eso me avergüenza de lo que estamos creando como sociedad.