Carlos Marín - FOTO: Belén Díaz Alonso / VÍDEO: C.M./A.V.G.

Carlos Marín («Il Divo»): «Soy de los pocos locos que se arriesga e invierte dinero en espectáculos»

En 2016, el componente español del «Il Divo» hace un paréntesis en su gira con el grupo para ofrecer del 21 al 24 de enero un espectáculo al más puro estilo de Las Vegas en el Teatro Compac Gran Vía de Madrid

MADRIDActualizado:

En 2016, Carlos Marín, el componente español del «Il Divo», hace un paréntesis en su gira con el grupo para ofrecer del 21 al 24 de enero un espectáculo al más puro estilo de Las Vegas, Broadway o Hollywood en el Teatro Compac Gran Vía de Madrid tras haber vendido más de 40 millones de discos vendidos con «Il Divo» en el mundo entero.

Su poderosa voz volverá a conquistar al público más exigente en estos seis únicos conciertos en solitario en el que, acompañado por una Big Band de 20 músicos, coros y 10 bailarines, interpretará conocidas melodías de Frank Sinatra, Sammy Davis JR, Elvis Presley, Dean Martin o Tom Jones, así como otros temas latinos mundialmente famosos. Se trata de «un recorrido por todas las canciones que he hecho a lo largo de mi vida», relata el propio Marín a ABC, «desde musicales a baladas latinas pasando por los temas líricos». Como artista invitada trae a «Innocence», la cantante lírica del pop-dance que presenta su nuevo álbum «Peep Show» y con la que interpretará varios dúos. El que ya es uno de los artistas españoles más internacionales vuelve a la Gran Vía madrileña cuatro años después con toda la ilusión y con un espectáculo mucho más completo y en el que, como productor que también es, «he metido mucho dinero porque soy de los pocos locos que se arriesga» y apostó por este espectáculo, que nació por una ilusión que tenía desde hace mucho tiempo de poder presentar al público «todo lo que yo había hecho en mi carrera musical».

«No somos sólo cuatro cantantes que cantamos juntos, sino que somos cuatro solistas y eso nos hace únicos en el mundo y que todos nos quieran imitar»

Aunque retoma su gira con «Il Divo» en febrero, en junio tendrá otro pequeño hueco para «presentar el DVD y CD que voy a grabar en estos seis conciertos en la Gran Vía» y que saldrá a la venta, de momento, en México y en España, y «también por supuesto más adelante en el resto del mundo» matiza. En vez de perjudicar al grupo, que «cada uno de nosotros haga cosas en solitario hace que sea un grupo único ya que no somos sólo cuatro cantantes que cantamos juntos, sino que somos cuatro solistas y eso hace que seamos un grupo único en el mundo y que todos nos quieran imitar». Y es precisamente esta faceta en solitario de cada uno de los miembros de «Il Divo» lo que les permite mantener el grupo vivo, es más «ensalza al grupo», cuya unidad se basa en la compenetración de los cuatro que, explica, «nos costó cuatro años llegara a conocernos totalmente y ahora que llevamos prácticamente 11 años somos como hermanos» aunque, aclara, «hay muchas horas de ensayo detrás de esa empatía entre nosotros». Conscientes de que son los precursores de un nuevo género musical, Carlos Marín se muestra orgulloso de haber abierto «la puerta a un género musical y en la forma de pensar en nosotros» ya que «de otros cantantes y grupos que nos imitan siempre dirán “mira, cantan como «Il Divo»” y eso es bueno». Ante la exigencia de la imagen y el hecho de tener que ir siempre impecable, se muestra muy a gusto ya que le «encantan los trajes de Armani» y confiesa que siempre le ha gustado «el look del gentleman de los años gloriosos de las Vegas cuando estaba Frank Sinatra y el Rat Pack, siempre tan elegantes».

Aunque Marín, que confiesa que «nunca sabes cuando llega tu momento», empezó a los seis años cantando, delante de 1.200 personas, «Granada» de Agustín Lara, no fue hasta los 14 años cuando empezó a dedicarse plenamente a estudiar música y piano después de haber estado en Holanda grabando dos singles y un LP con la casa discográfica Telstar (Emi) en Holanda. A los 15 años ganaba el programa de «Gente Joven», programa que el artista compara con «La Voz» de hoy día «aunque en 1985». Y a los 20 le llegó la oportunidad de debutar en la ópera que, desde entonces, «lo fui combinando con los musicales como “Los Miserables”, “Grease”, “El Diluvio que viene”, “El Hombre de la Mancha”, “Peter Pan”, “La Bella y La bestia”...» hasta que decidió dedicarse plenamente a la ópera cuando apareció «Il Divo» y se embarcó «en una aventura de 11 años sin parar...» Entre los maestros de este niño prodigio figuran algunos de los más grandes, pero entre ellos recuerda especialmente a Alfredo Kraus, «que me decía “ten cuidado porque el escenario hace al artista pero puede llegar a arruinar la voz si no tienes una base técnica buena” y es verdad porque tú cuando estás cantando te dejas llevar por el corazón y si no estás al 100% tienes que seguir haciendo un show y es la técnica la que te ayuda a tirar adelante».

Su mayor reto vocal fue «hacer el personaje de Don Quijote en “El Hombre de la Mancha”»

Ese proceso de aprendizaje que nunca termina es el que «me de la que mantiene despierto cada día» y le ayuda a sobre el escenario, con la voz, la puesta en escena y «a interpretar con jet lag» después de horas de viaje de un lado a otro del planeta o en momentos como, recuerda, «cuando hice el personaje de la Bestia en “La Bella y la Bestia”, que llevaba 34 kilos en mi cuerpo de disfraz y sólo la peluca ya eran 3 kilos y medio, a eso súmale los saltos, la interpretación, el maquillaje...», lo que, al final, acabó pasándole factura y, durante el show, «me rompí el gemelo (y nos los de la camisa -bromea-) y estuve seis meses de baja». Sin embargo su mayor reto vocal fue «hacer el personaje de Don Quijote en “El Hombre de la Mancha” ya que sólo tenía 32 años y tenía que interpretar a un personaje que se transforma de Miguel de Cervantes en Don Quijote, un señor de 70 años, durante el monólogo a mitad del show». Dentro de ese proceso de aprendizaje que nunca termina y los nuevos retos a los que constantemente se enfrenta este artista, próximanente se sumará el de bailar salsa y merengue como parte del nuevo show de «Il Divo» que, «al haber sacado un álbum dedicado a la música latina -«Amor y pasión»-, en la gira que empieza el 29 de febrero en México y pasará por todo el mundo, cantaremos tangos, mambos, salsa... y tendremos que bailar», para lo que ya se está preparando a fondo.