J. Teixi Band: «Las radios y los medios se han prostituido al pop británico»
Javier Teixidor sigue teniendo buena mano para el rhythm & blues en español - p.m.p.
entrevista

J. Teixi Band: «Las radios y los medios se han prostituido al pop británico»

Javier Teixidor acaba de publicar con su banda «Grandes huesos negros», una nueva ración de vitamínico rhythm & blues

Actualizado:

Es uno de esos músicos que en Estados Unidos sería venerado. Aquí lo es también, pero por la tribu amante del rhythm & blues, por aquellos que saben deleitarse con una buena banda dejándose el pellejo con sus guitarras e instrumentos de viento y percusión mientras no queda ninguna pelvis quieta. Es Javier Teixidor, quien lleva en esto «desde el 78. Unos cuantos años, sí. Pero mantengo la ilusión y las ganas de hacer buena música. Es el objetivo».

Sus andanzas a imagen y semejanza de los Blues Brothers comenzaron en la banda Mermelada, auténticos precursores de ese estilo destinado a hacer felices tanto a los oyentes como a los músicos que lo interpretan. Con el nuevo milenio se puso al frente de la J. Teixi Band, formada por miembros de su antigua formación y de otro histórico del pop-rock patrio, Los Elegantes.

Acaban de lanzar un nuevo disco, «Grandes huesos negros»: «Viene de la canción del mismo título. Va de que nadie ha visto un hueso negro, de que nos quieren convencer de que las cosas son de diferente color de como las estamos viendo. Quizás es una de las letras más sociales que tenemos».

Porque una de las preocupaciones de la J. Teixi Band es que todo el mundo entienda de qué están hablando: «Queremos ir a las raíces de la música que amamos, manteniendo las letras en castellano y contando lo que pasa aquí. Pero creo que somos el único grupo que puede acercarse a este género sin ningún tipo de prejuicio, sin que suene impostado. Nos sorprende todavía que haya muchos jóvenes que prefieren cantar en inglés, cuando demostramos disco a disco que el idioma fue una casualidad, que incluso el rock podía haber acabo siendo en francés, si los franceses hubieran ganado la guerra contra los ingleses en norteamérica».

Únicos y con principios

En el álbum se deja notar la influencia de la música cajun, «pero no lo suficiente para que suene extraño a los muchos que no conocen este tipo de música procedente de Nueva Orleans». Ellos son capaces de hacer esto, y a la vez, «inclinar la balanza hacia el sonido del rhythm & blues. Es algo que solo podemos hacer nosotros. Podemos sonar como todos, pero nadie puede sonar como nosotros. Si quisiéramos, podríamos sonar como El Canto del Loco, pero es una cuestión de principios».

Siguen fieles, pues, a un sonido que no encuentra la difusión que merecería, aunque la mala racha afecta a todos: «Los músicos tenemos que apechugar con la situación. La industria no ha sabido adaptarse, y los medios y las radios han tirado por la borda al rock español. Se han prostituido al pop inglés. Nosotros somos afortunados, porque tenemos una carrera, podemos encontrar sitios para tocar, pero la puerta se cierra ante la gente joven que quiere exponer su arte. Se está creando un tapón inmenso de talento. Lo que se oye en en la radio no tiene nada que ver con lo que ocurre en la calle».

Salen mal las comparaciones con lo que ocurría hace tres décadas: «Se creó una industria paralela, y al final el rock alcanzó el lugar que le correspondía. Las plazas se llenaban, tocaban juntos Burning y Los Ronaldos, había una relación entre la gente y los medios, especialmente en la radio. En los últimos 15 años la radio no ha creado a ningún artista, fuera de los fenómenos de fans. Vetusta Morla o Fito & Fitipaldis fueron ajenos a su influencia».

De la importancia de los medios en la música él mismo es un vivo ejemplo: «El momento en que decidí que me iba a dedicar a esto fue en la Navidad del 76, viendo en televisión, en "Popgrama", una actuación de Dr. Feelgood que rompió mis esquemas. Veníamos de los monstruos como Pink Floyd o Camel, y de repente vimos a esos músicos sudando y derrochando toda esa energía. Fue impactante».