El boceto de Spiderman de Kirby, junto al de Ditkos, en 1962
El boceto de Spiderman de Kirby, junto al de Ditkos, en 1962 - ABC

Steve Ditko y el polémico origen de Spider-Man

El dibujante, fallecido a los 90 años, estuvo toda su vida disputándose la autoría del famoso personaje de Marvel con Stan Lee y Jack Kirby

MADRIDActualizado:

Tras la anunciada muerte de Steve Ditko a los 90 años de edad en su apartamento de Nueva York, hay un misterio que permanece sin resolverse del todo: «Yo creé a Spiderman. Decidimos dárselo a Steve Ditko, pero yo dibujé la primera portada de Spiderman. Yo creé al personaje. Yo creé el traje. Yo creé todas esas series», aseguraba Jack Kirby en la revista «The Comics Journal» en febrero de 1990. Habían pasado casi tres décadas desde el nacimiento del superhéroe más famoso de Marvel y el dibujante aún defendía con uñas y dientes su autoría. Sin embargo, la controversia jamás se ha aclarado por completo, pasando a formar parte de la misma leyenda del personaje.

[ Muere Steve Ditko, creador de Spider-Man y Doctor Extraño]

Poco le importa esto al joven Peter Parker que, más de medio siglo después de que le picara la araña en el primer capítulo publicado en la serie de «Amazing Fantasy», sigue en plena forma. En 2019 se estrenará una nueva secuela de Spider-Man: «Far From Home». Un éxito de taquilla asegurado que se une a las siete películas sobre el superhéroe que se han publicado en este siglo, sin contar otras en las que aparece: «Vengadores: Infinity War», «Capitán América: Civil War», etc.

El origen de la controversia, sin embargo, se encuentra algunos años antes de su primera publicación y en ella se vieron involucrados tanto el famoso guionista y editor Stan Lee –cocreador de los principales héroes de Marvel Cómics–, como los dibujantes Jack Kirby, fallecido en 1994; Joe Simon, muerto en 2011, y Steve Ditko, cuyo cadáver fue hayado el 29 de junio.

En 1953

La referencia más antigua del origen de Spiderman aparece precisamente en el libro de Simon, «The Comic Book Makers» (2003), creador del Capitán América. Cuenta que en 1953, después de dejar Marvel junto a Jack Kirby, ideó un personaje llamado «Spiderman», cuyo guión trabajó junto a su cuñado, Jack Oleck, quien propuso cambiar el nombre por el de «Silver Spider». La historia fue rechazada en aquel primer instante por la editorial Harvey.

En 1959, Simon retoma la historia con Kirby, pero renombrando al personaje como «The Fly» (La Mosca), el cual llevaba los ojos ocultos por una especie de gafas de bucear y una ridícula pistola que sólo emitía ruido. Esto se debe a que, en 1954, la ley impedía que los cómics mostrasen violencia. Entre los poderes de esta Mosca se encontraba el de trepar por las paredes y el de poseer una agilidad sobrehumana, además de la capacidad para tejer telarañas desde su espalda.

Aun creyendo a Simon, aquellos no eran más que esbozos de un personaje que todavía no existía. Fue en 1962, poco después de que a Stan Lee le llegara el éxito con Los 4 Fantásticos y comenzara a crear junto a Kirby y Ditko la mayoría de los personajes de Marvel, cuando su director, Martin Goodman, le pidió que crease un nuevo superhéroe. Comenzaba la llamada Edad de Plata del cómic estadounidense.

Algunas ideas

Según el libro de Simon, Stan Lee le preguntó a Kirby en 1962 si tenía algunas ideas para nuevos personajes. Kirby echó mano del primigenio logo de Spiderman realizado por Simon y realizó algunas variaciones sobre el boceto hasta hacerlo suyo. Nada tenía que ver ese modelo todavía con el que se publicó finalmente.

Igualmente, fue quizá eso lo que llevó a Jack Kirby a insistir durante años en que el Hombre Araña era una creación suya que después desarrollaron Stan Lee y Steve Ditko. «Hice un montón de cosas. La única serie en la que no trabajé fue Spideman, que hizo Steve Ditko. Pero el personaje fue creación mía», subrayaba en la revista «Comics Scene», en marzo de 1982.

Ditko se negó siempre a aceptar esta sentencia, y ni Kirby ni Stan Lee fueron capaces de llegar a un acuerdo en este entuerto. Según Ditko, Kirby sólo le había entregado cinco páginas dibujadas a lápiz, de las cuales sólo en una aparecía un dibujo del nuevo superhéroe (ver la ilustración de arriba, el personaje de la izquierda). «Era el típico héroe de acción de Kirby», explicaba, asegurando que el diseño del primer traje y el logo del pecho, «que es lo que importa», no se sabía si era realmente de Kirby o de Lee, pero que se parecía bastante al Hombre Hormiga.

Además, «el Spiderman de Kirby tenía una pistola de red que nunca había sido vista en funcionamiento. La única conexión con el tema arácnido era el nombre. Ese es el superhéroe que me dieron. Eso es todo sobre la “creación” del Spiderman de Jack», recordaba veinte años después.

En búsqueda del reconocimiento

Aunque estas ideas originales nada tenían que ver con la que resultó finalmente, Stan Lee y Jack Kirby siempre se atribuyeron la paternidad del personaje en solitario. Ditko, dibujante y coguionista de la serie a posteriori, tuvo que luchar por ser reconocido como co-creador. Y todos estos, a su vez, se olvidaron de Simon.

Cuenta Ditko que Lee quiso llamar al superhéroe Hawkman, pero el nombre ya estaba cogido por la editorial DC Comics. Después, propuso que Spiderman fuese un adolescente con un anillo mágico con el que podría transformarse en un superhéroe adulto, pero que él le advirtió de que se parecía mucho a La Mosca que Joe Simon había creado para Archie Comics años antes.

Ditko defendía que aquellas primeras ideas que le pasaron no se les podía considerar estrictamente la «creación» del personaje. Eran simplemente cinco páginas a lápiz no utilizadas de una historia sin terminar: «Existían como una parte, un fragmento de un todo no desarrollado. La historia, personajes, título e ideas estaban incompletas y son desconocidas. Toda la "idea" de Jack de Spiderman estaba inexplicada, era inexistente, no estaba creada», defendía. Y después aseguraba que todos los detalles de aquella primera creación fueron descartados y jamás utilizados. Desde el primer científico que aparecía viviendo al lado de Peter Parker, hasta su anillo. «¿Qué queda de la creación original? Un hombre, un adolescente, una tía y un tío», respondía.

A nadie le gustaban las arañas

A pesar de todas las vueltas, el proyecto no fue aprobado con mucho entusiasmo por Marvel cuando fue rediseñado por Ditko. El director de la editorial, Martin Goodman, no creía mucho en el nuevo personaje. Según decía, a nadie le gustaban las arañas.

Esa fue la razón de que arrinconara la primera historia en la moribunda serie de «Amazing Fantasy», donde Spiderman apareció por primera vez en el ya mítico número 15 de agosto de 1962. Y en cualquier caso, fuera Lee, Kirby, Ditko o Simon, por primera vez en la historia un superhéroe era un auténtico perdedor, un adolescente enclenque, marginado y empollón que además era huérfano y vivía con sus tíos ancianos. Y desde ese primer momento, Ditko ya quiso dejarlo claro: «A Stan Lee se le ocurrió el nombre. Yo hice el traje, el artilugio de las redes en las muñecas y la spider-señal», sentenciaba ya en 1965, en el número 2 de la revista «Comic Fan».