El Rey, durante su intervención en la ceremonia de entrega del premio Cervantes - EFE | Vídeo: ATLAS

El Rey: «El afán de universalidad del español anula las diferencias»

Don Felipe condena los atentados de Sri Lanka en la entrega del premio Cervantes: «Nuestro corazón está con todas las víctimas y familiares»

Alcalá de HenaresActualizado:

El Rey ha reivindicado la universalidad del español, «una lengua tan propia de América como de España», en la entrega del premio Cervantes a la poeta uruguaya Ida Vitale, celebrada en la mañana de este martes, lluvioso y plomizo, en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares.

Según Don Felipe, «el afán de universalidad de nuestro idioma, en el que se expresan 577 millones de personas de distintos países y climas, separadas y al mismo tiempo unidas por vastos océanos o cordilleras, anula las diferencias». Y esa universalidad «nos acoge como miembros de una gran familia y se manifiesta con toda su plenitud en la lengua literaria desde hace siglos».

Pero antes de reivindicar el español y de reconocer a la premiada con el premio Cervantes, el Rey empezó su discurso «con unas palabras llenas de dolor y condena» por los ataques terroristas de Sri Lanka. Unos atentados en los que cerca de 300 personas han sido vilmente asesinadas y otros cientos heridas. «Nuestro corazón está con todas las víctimas y familiares», afirmó Don Felipe, quien recordó a la pareja española fallecida que «ha sumido a sus familias, a Pontevedra y a todo nuestro país en la mayor tristeza».

Tras trasladar su «afecto solidario» al pueblo de Sri Lanka, el Rey continuó con «un sentido recuerdo» a otro premio Cervantes, el escritor Rafael Sánchez Ferlosio, recientemente fallecido, y pasó ya a honrar a la galardonada y al idioma español. “Todos los hispanohablantes somos corresponsables de la cultura que en ella se expresa, una cultura que es manifestación de unidad en la diversidad”, manifestó.

De Ida Vitale, dijo que el Rey que su obra se convirtió hace mucho tiempo «en un referente fundamental para poetas de todas las generaciones y de todos los rincones del español». Y agregó que «sin prisa, pero sin pausa, a sus 95 años ha visto crecer una obra exacta y mágica a la vez que se ha impuesto por sí misma, persuadiendo a todos».

Afirmó el Rey que la cultura en español ha vivido «un auge sin precedentes» en décadas recientes y que el entusiasmo de otras naciones «por hacerlo suyo consolidará al español como segunda lengua de comunicación internacional». «Su continuo enriquecimiento desde su origen en la Península hace un milenio, y la nueva savia que la nutre en las fértiles tierras americanas desde hace siglos, nos identifica en su asombrosa multiplicidad y apertura».

Cuando el Rey terminó su discurso y cerró el acto, la premiada, que no sabía cómo agradecer tanto reconocimiento, se acercó a Don Felipe y Doña Letizia y les besó, y el Monarca la llevó cogida del brazo, en un cariñoso gesto, hasta la tarima del claustro preparada para la foto de familia

Don Felipe acudió a la cita en el Paraninfo vestido de chaqué, con la insignia del Toisón de Oro y el bastón de mando de alcalde de Alcalá de Henares, y acompañado por Doña Letizia, que lucía un vestido de lana gris y malva, de Carolina Herrera, que ya se ha puesto en varias ocasiones anteriores. Esta vez no acompañó a los Reyes el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, muy atareado con el debate electoral de esta noche, tan ajeno al clima sereno y cervantino de esta ceremonia. Sánchez envío a su vicepresidenta, Carmen Calvo, como también hizo Rajoy en otras ediciones, cuando le representó Soraya Sáenz de Santamaría en la entrega del mayor premio de literatura en español. Tampoco el resto de los candidatos que se debatirán con Sánchez esta noche en la televisión han buscado esta mañana inspiración en esta cita.