Antonio Muñoz Molina, en Oviedo
Antonio Muñoz Molina, en Oviedo - EFE

Antonio Muñoz Molina: «Hace un par de años, si decías que estabas contra el terrorismo te podían meter un tiro»

El novelista y académico recibe el viernes el Premio Príncipe de Asturias de las Letras

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El novelista y académico de la RAE Antonio Muñoz Molina llega de colores claros y otoñales, acompañado por su mujer, Elvira Lindo, a la rueda de prensa organizada para presentar su Premio Príncipe de Asturias de Las Letras. Primero, de buen e ingenuo buen humor, señala que “de lo que me gusta hablar es de literatura”. Pero no parece que el país ande para andar solo metido en zarandajas librescas.

Así, primero se le pregunta por los recortes y los ajustes. Muñoz Molina entra templadamente al trapo: “Hay mucha gente que ha mantenido la legalidad, el trabajo y la responsabilidad democrática por eso conseguimos llegar al Estado del bienestar. Ha habido personas que lo han construido a través de la educación, de la investigación… y se está deshaciendo, pero tengo esperanzas de que seamos capaces de corregirlo”.

Y para crisis, la de la cultura. “Hay varios problemas –señala el escritor-. Primero, que al libro y a las letras se le da muy poca importancia. También existe el problema del paso al mundo digital y de la piratería y que parece que los poderes públicos están empeñados en socavar la cultura con todo su empeño. Eso no pasa en otros países. España no tiene muchos recursos pero sí que somos competitivos culturalmente. Me pregunto por qué se ayuda a la industria del automóvil y no se ayuda a la industria del libro”.

Hablando de coches, vamos sobre ruedas a otro tema espinoso, y nada de literatura. Hablamos de educación. Escuchemos al académico y novelista: “Nuestra situación educativa es desastrosa, solo se producen remedios estériles, y además es como una obra de teatro. Primero llegan los malísimos datos. Entonces los políticos se rasgan las vestiduras. Los socialistas dicen que es culpa del franquismo, y los populares que es culpa de los socialistas. Y después de eso se hace una ley atolondrada que va a durar muy poco. Esto no puede ser así. Hay que ponerse de acuerdo en lo básico, ver lo que se hace, mejor, en otros países, y preguntara a los que de verdad entienden, a los maestros y educadores. En vez de soltar el rollito ideológico hay que preguntar a los que están en las aulas. No podemos tener un modelo económico sólido sin no tenemos un modelo educativo serio”.

El futuro de las letras

Pero por fin llegan las letras como deseaba Antonio Muñoz Molina: “¿Dónde va la novela? ¿Está muriendo? Solo puedo decir que la novela es un género completamente mestizo y mezclado, poco puro, es aquello que no es otro género concreto .La novela es algo mutante que seguirá cambiando, pero de momento se siguen escribiendo y leyendo. Es un género abarcador que todo lo copia y asume para dar cuenta del mundo real. ¿Pero adónde va? No sé ni dónde va la mía”.

Finalmente, el autor de “El jinete polaco” sitúa al creador en la vida de hoy: “En una sociedad democrática es uno más. En una sociedad totalitaria puedes correr el riesgo de que te encierren. Sin ir más lejos, aquí hace un par de años si decías que estabas abiertamente contra el terrorismo te podían meter un tiro. Pero en una sociedad democrática el escritor es un ciudadano más que debe contribuir a la comunidad lo mejor que sepa y pueda como cualquier otro”.