Oviedo vive intensamente la semana de los Premios Príncipe de Asturias
Michael Haneke, Príncipe de Asturias de las Artes, ya está en Oviedo - efe

Oviedo vive intensamente la semana de los Premios Príncipe de Asturias

Muchos galardonados ya han llegado a la ciudad, que los recibe con nubes y claros y temperaturas suaves

Actualizado:

Un año más, Oviedo está de fiesta. La capital asturiana celebra una nueva edición de los Premios Príncipe de Asturias y, como es ya larga tradición, la alegría ya está en las calles y rincones de la bellísima capital asturiana. La celebración principal es el próximo Príncipes de Asturias entreguen los galardones en el Teatro Campoamorviernes cuando los , pero desde hace ya varios días Oviedo vive numerosos actos y actividades relacionados con los premios, que convierten la ciudad en un hervidero cultural y social.

Este miércoles, Oviedo amanece con nubes y claros y una temperatura más que templada, muy suave, cercana a los veinte grados. Como dicen por aquí entre sidrinas, “mejor que en agosto”. Siguen las habituales discusiones en los bares sobre el partido del Barça en Milán este pasado martes, y los siempre divertidos debates y piques entre merengues y culés frente a la televisión en los bares y cafés.

Por lo demás, viniendo uno de ese Madrid destartalado y tristón, sorprende la limpieza de estas calles (daba gusto ver cómo a las ocho de la mañana los empleados de limpieza estaban baldeando), la amabilidad y el buen hacer de los ovetenses. Quizá sea también que los premios le dan a la hermosa Vetusta un plus de buen rollo y de dinamismo.

Muchos de los galardonados ya están aquí como el más madrugador, el golfista Chema Olazábal, que no ha parado un momento desde su llegada al mediodía del martes. El genial jugador, Premio Príncipe de Asturias de los Deportes, dará a lo largo de estos días diversos clinics y clases en distintos lugares de Asturias.

Han llegado también los alumnos del Instituto Max Planck, institución galardonada con el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional. Y uno de los descubridores del bosón de Higgs, François Englert, Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica, que llegó ayer al Hotel de la Reconquista. El físico Peter Higgs, que comparte este premio, lo hará a largo de esta tarde. Por cierto, Englert, camino de los ochenta y un años, ha llegado a Oviedo en una magnífica forma y con muy buen humor. Le habrán hablado de la física cuántica que es la comida por aquí. También llegaron ayer el presidente de la Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE), Miguel Carballeda, que recogerá en nombre de la institución el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia.

Y sobrio, pero elegantísimo, el director de cine y dramaturgo Michael Haneke, Premio Príncipe de Asturias de las Artes. Más tardía (vino en tren) fue la llegada un poco más allá de las once y media de la noche de Antonio Muñoz Molina, Premio Príncipe de Asturias de las Letras. El autor de “El jinete polaco” visitará a media mañana de este miércoles el Campus de Humanidades de la Universidad de Oviedo, donde mantendrán un encuentro con el alumnado y los docentes. Por la tarde, las 19.30 horas, participará en el Encuentro Gente que Escribe, Gente que Lee, en el que participarán dos mil personas, muchas de ellas pertenecientes a los clubes de lectura asturianos. A esa misma hora, tendrá lugar un homenaje a Michael Haneke. Será un encuentro con el público y con los asistentes a los cineforums en los que se han presentado en Asturias todas sus películas.