Sergey Lazarev, durante su actuación en la semifinal de Eurovisión
Sergey Lazarev, durante su actuación en la semifinal de Eurovisión - REUTERS

Rusia y Armenia se erigen como favoritas tras la primera semifinal de Eurovisión

Grecia y Bosnia se quedan fuera de la final por primera vez mientras que República Checa consigue al fin la clasificación

ENVIADO ESPECIAL A ESTOCOLMO (SUECIA)Actualizado:

Rusia es la gran rival a batir. La primera semifinal de Eurovisión 2016, celebrada anoche en el Globen Arena de Estocolmo, ha puesto de nuevo a la delegación rusa en la primera línea de favoritas para hacerse con la victoria este año. Las casas de apuestas, donde ocupa el primer lugar desde hace varias semanas, ya alertan del potencial ganador que tiene la actuación del cantante Sergey Lazarev. Y es que la escenografía ideada para que el famoso artista ruso sorprenda interpretando su tema "You're the only one" tiene de todo: 3D, simulación de escalada, baile y efectos ópticos sorprendentes. Una revolución tecnológica que parte de la idea del juego con proyecciones que coronó el año pasado en el mismo festival al sueco Måns Zelmerlöw y su canción "Heroes". Con este bagaje, Rusia consiguió anoche sin sorpresas superar la criba de las semifinales y llega a la final como una potencial ganadora.

Sin embargo, su posible victoria también ha despertado gran inquietud entre los seguidores del concurso dadas las leyes de carácter homófobo que Putin ha promulgado en los últimos años. Muchos seguidores del festival ya han manifestado su intención de no acudir el año que viene a Rusia si el festival se celebra allí. Además, la UER, ente organizador del certamen, teme que la próxima edición del concurso se pueda convertir en un campo minado donde las posibles reivindicaciones y el ejercicio de la libertad de expresión podrían chocar frontalmente con las leyes de un país que, además, ya ha mostrado en anteriores ocasiones tolerancia cero ante este tipo de actuaciones en grandes eventos. Sergey Lazarev, que ya en más de una ocasión ha querido dejar claro que él representa a su país pero no "sus políticas", consiguió que al menos en esta ocasión la representación rusa no fuera abucheada por el público.

En la pelea por la victoria también se mete la cantante armenia Iveta Mukuchyan, que sorprendió con una actuación llena de pirotecnia y elementos lumínicos, en tonos oscuros, para potenciar la fuerza de su «LoveWave». El tema, ecléctico y con una energía arrolladora, es una de las grandes rarezas de esta edición en la que de nuevo predomina la música pop y en lengua inglesa. De hecho, sólo Austria logró anoche la clasificación para la final con un tema que no contiene ni una sola palabra en este idioma.

La gran sorpresa fue sin embargo la eliminación de Grecia, un país que siempre había conseguido estar entre los mejores cada año y que, por primera vez, cae en las semifinales pese a presentar una apuesta étnica atractiva con el drama de los refugiados como telón de fondo. Un retrato similar al de la canción bosnia, otro país que siempre ha estado presente en la final y que anoche sufrió su primera derrota eurovisiva. En el otro lado de la moneda se encuentra la República Checa, que regresó el año pasado al concurso tras retirarse por sus malos resultados y que por primera vez accede a la final gracias a la brillante actuación de Gabriela Gunčíková y su balada "I stand"

Suerte desigual también para los artistas que retornaban al concurso. Las proyecciones con claras reminiscencias a la actuación ganadora de Måns Zelmerlöw no fueron suficientes para la islandesa Greta Salomé, que ya participó en el festival hace cuatro años. La maltesa Ira Losco, segunda en 2002, sí estará en la final.

Países Bajos, que de nuevo apuesta por el estilo country de la mano del jovencísimo Douwe Bob, también consiguió el pase junto al húngaro Freddie, la azerí Samra, la croata Nina Kraljić y la banda de rock chipriota Minus One. Mientras, Finlandia - con un tema similar al que defenderá Barei en la gran final del sábado -, Moldavia, San Marino, Estonia y Montenegro se quedan fuera.

Barei cambia de planes

En total, ya son 16 los países clasificados para la final del sábado. Las otras diez plazas para la final tendrán dueño tras celebrarse la semifinal del jueves, en la que participarán otros 18 candidatos. Los miembros del llamado «Big 5» (España, Italia, Reino Unido, Francia, Alemania) y Suecia como anfitrión están ya clasificados de forma automática. Barei, la representante española, presentó un minuto de la actuación que ha preparado para el sábado. Con respecto a los ensayos, la cantante ha reducido el protagonismo del coro femenino que la acompañará sobre el escenario tras las fuertes críticas recibidas. Las cinco chicas ya no estarán junto a ella. Lo que sí parece mantener para la final es el vestido camisero corte trapecio en pallet de lentejuelas doradas que lució por primera vez en Estocolmo, aunque con un tres impreso. Su número de la suerte.