Es Noticia

De Cate Blanchett a Judi Dench: las «maduritas» toman el control de Hollywood

Las grandes favoritas para ganar el Oscar a la mejor actriz este año superan la cuarentena y ya tienen un Oscar en su palmarés

De Cate Blanchett a Judi Dench: las «maduritas» toman el control de Hollywood
Cate Blanchett, Emma Thompson, Sandra Bullock, Meryl Streep y Judi Dench - ABC
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Jennifer Lawrence, 22 años. Natalie Portman, 29. Kate Winslet, 33. La categoría de mejor actriz en los Oscar tiende casi de forma inexorable a ensalzar todos los años la labor de intérpretes jóvenes y atractivas que encandilan al académico, convirtiéndose en una de las categorías con la media de edad más baja entre sus nominadas. Un hecho que deja al descubierto la falta de oportunidades para las actrices que superan la cuarentena en la industria del cine más importante del mundo. «Meryl Streep es la única actriz de mi edad que interesa a Hollywood», se lamentaba en 2009 Glenn Close, seis veces nominada al Oscar pero sin estatuilla.

Sin embargo, la carrera de mejor actriz este año presenta dos grandes alicientes que no suelen darse con tanta frecuencia como debiera. La primera es que estamos ante una edición donde las principales candidatas para la nominación (y para la victoria) son verdaderas protagonistas de sus películas y sus personajes no se limitan a permanecer a la sombra de un protagonista masculino. La segunda es que por primera vez en muchos años las grandes favoritas son actrices que han superado la cuarentena y que ya tienen al menos un Oscar en su palmarés. En caso de confirmarse, sería la primera vez en la historia de los premios que las cinco nominadas en este apartado ya cuentan con un Oscar anterior en su carrera.

Sería la primera vez que las cinco nominadas ya tienen un Oscar previoCate Blanchett (43 años) es, indiscutiblemente, la gran favorita para la victoria por su excelente interpretación en «Blue Jasmine». Diane Keaton, Dianne Wiest, Penélope Cruz y Mira Sorvino son las actrices que previamente ya han conseguido el premio gracias a un personaje confeccionado por la imaginación desbordante del genio neoyorquinoWoody Allen. Aunque sea Keaton la única que obtuvo la estatuilla en protagonista, y de eso hace ya más de 35 años, la australiana se ha mantenido como líder indiscutible de la carrera desde que la película se estrenó el pasado verano de Estados Unidos, y ni siquiera la meteórica irrupción de Sandra Bullock por «Gravity» ha logrado desplazarla. Muchos dan por hecha su victoria, aunque en un año tan reñido quizá sus opciones sean más limitadas de lo que sobre el papel podría parecer.

Sandra Bullock (49) y Emma Thompson («Saving Mr. Banks») se han asentado también con gran comodidad en la categoría. Bullock es protagonista absoluta del fenómeno cinematográfico del año, ha convencido con su interpretación como la Doctora Ryan a muchos de sus detractores y, además, ha conseguido que sea la película más taquillera de su exitosa carrera. Sólo queda por ver si la fuerza arrolladora del film de Alfonso Cuarón le permite soñar con su segunda estatuilla, ya que los analistas dan por hecho que estará de nuevo nominada. Mientras, «Saving Mr. Banks» obtuvo una respuesta muy positiva en su aterrizaje en Estados Unidos y todos consideran que la cinta de John Lee Hancock estará entre las candidatas a mejor film. Emma Thompson (54) y Tom Hanks son los dos grandes valores de la película, estrellas absolutas del cine que brillan en una historia entrañable, sentimental, que atraviesa el corazón del clásico Hollywood contando la génesis de una de las cintas más emblemáticas de la industria: «Mary Poppins». El triunfo de la película, irremediablemente, va enlazado al éxito de ambos actores.

Meryl Streep, de nuevo en la carrera

Las otras dos plazas en mejor actriz están mucho más abiertas. En principio, podrían ser para las protagonistas de las dos principales apuestas del productor Harvey Weinstein en esta edición: Meryl Streep (64) y Judi Dench (78). Streep, que al fin ganó su tercer Oscar hace dos años por «La dama de hierro» (también de la mano de Harvey), es la intérprete con más nominaciones en la historia de los premios, un referente histórico que de nuevo brilla con luz propia en «Agosto». Que los académicos la ignoren sería bastante singular, pese a que su tour-de-force con Julia Roberts en la película y los líos sobre a qué categoría pertenece cada una puedan jugar en su contra. Judi Dench sería, ahora mismo, la opción vulnerable de las cinco «ladies» con Oscar. Este fin de semana se estrena en Estados Unidos «Philomena» y todavía queda por ver cuál será el alcance de la película en la taquilla y entre los propios académicos. A su favor cuenta con una impresionante carrera, el apoyo rotundo de la Academia y las estrategias hábiles de Harvey Weinstein para acabar alzándose con la candidatura. El ingenioso productor ya consiguió en 2011 que dos de sus chicas, Meryl Streep y Michelle Williams, compartieran nominación. Y una de ellas ganó.

Dos grandes interpretaciones en el alambre

El dominio de estas cinco veteranas deja con pocas opciones a interpretaciones de gran nivel que, dada la competitividad de este año, parecen estar condenadas al olvido. Adèle Exarchopoulos realiza en «La vida de Adèle»una interpretación extremadamente natural, sincera y poderosa. Un papel sobresaliente que cuenta con el extra de dificultad de hacerlo en una película de habla no inglesa. Sólo 16 actrices han conseguido la nominación a protagonistas por papeles que no eran en inglés. Un factor a tener muy en cuenta dada la alta competitividad de la categoría pese a que el último referente fuera Emmanuelle Riva el año pasado con «Amour», también en lengua francesa.

Adèle Exarchopoulos y Julie Delpy, dos grandes actrices que se pueden quedar fuera Y con una similar autenticidad, Julie Delpy en «Antes del anochecer».Un trabajo mayestático que se extiende a las tres películas que conforman la trilogía del amor de Richard Linklater. Delpy y Hawke, que han puesto los finos matices de su vida en esta trilogía ya que son guionistas, hacen cosas extraordinarias con pequeños momentos. Un retrato perfecto de la línea de la vida con el amor como eje central, que se pierde entre las pasiones, los miedos y las emociones de dos personajes perfectamente retratados e interpretados. Perder la última oportunidad de reconocer a Delpy por su trabajo sería una insensatez por parte de los académicos en otro año, aunque en este quizá no quede más remedio.

Y después, no podemos olvidarnos tampoco de otra oscarizada como Kate Winslet, que pelea por su séptima nominación gracias a «Labor Day» de Jason Reitman, un director que ha llevado hasta la candidatura anteriormente a George Clooney («Up in the air») y Ellen Page («Juno»). Una no-oscarizada, pero sí multinominada es Amy Adams, que podría finalmente recibir la recompensa de los académicos por su interpretación en «American Hustle». Y en un año tan fuerte, tampoco sería justo ignorar un gran papel condenado probablemente al olvido: Brie Larson en «Short Term 12». Un gran año, en definitiva, para las mujeres en Hollywood. Pero sólo hay sitio para cinco. Y ahora mandan las más veteranas.