Carmen Thyssen, durante la presentación de «La ilusión del Far West»
Carmen Thyssen, durante la presentación de «La ilusión del Far West» - EFE

El Espacio Thyssen de San Feliu crece y se prepara para ser museo

El Ayuntamiento de la localidad compra una finca de 5.000 metros cuadrados para ampliar el espacio que, a partir de 2019, acogerá una muestra permanente de arte catalán de la colección de la Baronesa

D. M.
BARCELONAActualizado:

Pocos meses después de que se fijse en 2019 la fecha prevista para la apertura del Museo Thyssen de San Feliu de Guíxols, versión ampliada del Espacio Thyssen que actualmente acoge una gran exposición al año, el nuevo equipamiento sigue cobrando forma. En esta ocasión, el paso definitivo es la compra por parte del Ayuntamiento de San Feliu de Guíxols (Gerona) de una finca de 5.000 metros cuadrados que permitirá ampliar tanto el jardín como las salas de exposiciones del nuevo museo.

Según fuentes municipales, la mayoría del terreno se destinará a a zonas verdes, aunque también existe la posibilidad de edificar y ampliar así el espacio destinado a las exposiciones. El nuevo espacio, una ampliación del que ahora mismo se encuentra en las plantas nobles del Palacio del Abad, situado en el interior del monasterio, acogerá a partir de 2019 una muestra permanente de pintura catalana de los siglos XIX y XX formada por piezas de la colección de Carmen Thyssen.

En total, la baronesa tiene previsto destinar 123 de los 385 cuadros de autores catalanes que hay en su colección para convertir el nuevo museo en espacio de referencia, una decisión que cierra las puertas a que la colección pueda acabar integrándose a la del MNAC. De hecho, la propia baronesa ya avanzó que piezas que actualmente se encuentran en el MNAC, como «La catedral de los pobres», de Joaquim Mir, se trasladarán a San Feliu.

Hasta ahora, el Espacio Thyssen acogía una gran muestra durante los meses de verano, exposiciones todas ellas impulsadas en colaboración con el Ayuntamiento de la localidad. La más reciente, «La ilusión del Far West», es la excepción, ya que llegó a la localidad ampurdanesa directamente desde el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid.