El Salón de Plenos de la RAE
El Salón de Plenos de la RAE - Ernesto Agudo

La RAE, sin nuevo director al no conseguir la mayoría absoluta ningún académico

El próximo jueves habrá una segunda vuelta en la que se elegirá entre los candidatos más votados hoy: Santiago Muñoz Machado, Juan Luis Cebrián y José Antonio Pascual

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Al final no hubo sorpresa: la Real Academia Española (RAE, en sus cómodas siglas) sigue sin nuevo director, después de una votación en la que ningún académico ha conseguido mayoría absoluta, según anunció, con voz temblorosa, su secretaria general, Aurora Egido. «Los nervios», decía en una intervención que no superó los dos minutos: los que se tardan en decir los resultados de una votación a puerta cerrada.

Lo que toca ahora, tal y como establecen los estatutos de la RAE, es volver a reunirse el jueves que viene para una nueva votación, en la que los académicos solo podrán elegir entre los tres nombres que más apoyos han juntado: Santiago Muñoz Machado (18 votos), Juan Luis Cebrián (12 votos) y José Antonio Pascual (solo un voto). Un jurista, un periodista y gestor y solo un lingüista. ­Tres hombres. No habrá directora, aunque esto tampoco es sorpresa (Inés Fernández-Ordóñez recibió un voto, como Pascual, pero al tener menos antigüedad como académica, pasa él a la elección del próximo jueves).

Un fiasco, el de la votación, casi anunciado. Si ya de por sí es complejo conseguir una mayoría absoluta en una primera votación sin candidatos oficiales (puede ser elegido cualquiera de los académicos de número), a esto se suma un clima interno convulso, que hace unos días describíamos en estas páginas como una « sorda batalla campal». Dentro y fuera de la Academia se ha dicho que la elección del sucesor de Darío Villanueva –que decidió en octubre, para pasmo de todos, no presentarse de nuevo al cargo– se ha convertido en una de las más agitadas de la historia (al menos reciente) de la institución. Además, según ha podido saber ABC, hubo cinco votos en blanco, un dato que no deja de ser llamativo y que subraya esa guerra interna (y silenciosa) que se vive.

Dos candidatos fuertes

Dos de los tres nombres que ha dejado esta votación como posibles directores ya sonaban en los susurros que los académicos han «regalado» en las últimas semanas. El de Cebrián se barajaba desde que saltó la noticia de que Villanueva no renovaría, y Muñoz Machado había ganado enteros en los últimos días, situándose como una de las figuras con más posibilidades. El de Pascual, en cambio, no estaba en las quinielas, que no serían quinielas si siempre acertaran. Pero su escaso apoyo parece señal de que el nuevo director de la RAE se decidirá, la próxima semana, en una «lucha» a dos.

La mayoría absoluta de esta votación estaba fijada en 21 votos, pues de los 46 académicos solo 41 tienen derecho a voto, al ser los que han cumplido el requisito de haber asistido a doce sesiones durante 2018. Sin embargo, la semana que viene bastará con una mayoría simple. Será entonces cuando se resuelva este embrollo electoral.

En esta sesión también se han votado otros dos cargos, aunque de perfil menos mediático: el de bibliotecario y el de vocal segundo adjunto a la Junta de Gobierno. El primero ha sido, otra vez, para Pedro Álvarez de Miranda, que repite en el puesto gracias a una mayoría absoluta. El segundo, que hasta ahora era de Inés Fernández-Ordóñez, se ha quedado pendiente para la próxima semana, por no haber alcanzado mayoría nadie. Este puesto se decidirá, también, entre los tres más votados: Paz Bataner, Miguel Sáenz y Margarita Salas.

Y hasta aquí pudo leer Egido, que despidió a la prensa con un directo «muchas gracias y buenas noches». Fue muy breve en su anuncio, pero parece que la cosa se alarga. Le faltó decir «hasta el jueves que viene».