Imagen virtual de la reconstrucción de Notre Dame por parte del estudio Ulf Mejergren Architects
Imagen virtual de la reconstrucción de Notre Dame por parte del estudio Ulf Mejergren Architects - UMA

La propuesta más extravagante para reconstruir Notre Dame: una piscina meditativa en la cubierta

El 15 de abril el Gobierno de Francia lanzó un concurso para elegir el proyecto de recuperación del templo

Actualizado:

Cuando se extinguieron las llamas comenzó el proceso: ¿cómo reconstruir Notre Dame? Al día siguiente del incendio, Emmanuel Macron, presidente francés, prometió que su reconstrucción estaría lista en cinco años y que al final del proceso la catedral sería «más bella todavía». El debate está ahí, y las posturas se mueven entre el respeto a lo perdido y la innovación, con multitud de propuestas.

Recuperar la fachada tal cual estaba, levantar un centro sostenible ecológico de producción agrícola, o construir un recuerdo al propio incendio levantando una escultural llama, incluso acristalarla o hasta un invernadero con la aguja en calidad de criadero de abejas. Sin embargo, uno de los que proyectos que más ha llamado la atención ha sido el de construir una piscina en la cubierta.

Y es que la firma de arquitectura sueca Ulf Mejergren Architects (UMA), con sede en Estocolmo, ha propuesto reemplazar el techo de la catedral de Notre Dame por una piscina, en busca de «un nuevo espacio meditativo con vistas inigualables sobre París».

[ Conozca otros proyectos de reconstrucción de la catedral]

«Nuestro proyecto es una experiencia espacial complementaria al edificio que unirá el asombro por el extraordinario interior con un espacio para pensar y reflexionar», recoge «Worldarchitecture.org» sobre esta propuesta. «La aguja se ha ido, pero las doce estatuas de los apóstoles que se guardaron durante la restauración y lograron escapar del fuego, están nuevamente en el techo, ahora como guardianes alrededor de una gran piscina pública que ocupa todo el techo». Para UMA, tras el incendio, la catedral no debería ser «una isla aislada» sino que debería pertenecer al tejido urbano, «a la ciudad y al pueblo».

Este estudio sueco no es la primera vez que propone una piscina pública de alto impacto, y es que propuso hace dos años una piscina de un kilómetro de largo para crear un espacio público en la la línea de la costa de Estocolmo.

El proyecto de la piscina infinita
El proyecto de la piscina infinita - UMA