Albert Boadella
Albert Boadella - JUAN MANUEL SERRANO ARCE

Albert Boadella: «El lema "no tenemos miedo" es falso y muy poético; sí lo tenemos, y mucho»

El carismático actor barcelonés afirma que «el Gobierno español ha mostrado sus complejos en los atentados al dejar el protagonismo a la Generalitat»

SantanderActualizado:

Albert Boadella no deja indiferente a nadie allá por donde va. Después de ocho años como director artístico de los Teatros del Canal en Madrid -que abandonó en junio de 2016-, el carismático actor admite que ahora mismo se encuentra en un periodo de «recuperación de la libertad y asilvestramiento» perdido durante su etapa en el centro de la capital.

Quiere alejarse de los cargos públicos porque «condicionan» en su manera de trabajar, a pesar de que, según afirma, tuvo libertad absoluta como director del Canal: «La administración pública ha estado muy bien conmigo», afirmó ayer ante los medios en Santander, y achaca más su marcha a la saturación vivida durante tantos años en su puesto y a tener que programar las obras según el gusto del público. «Lo hice para que la gente percibiera que ese era su teatro», sentenció. Aun así, recuerda su trayectoria en los Teatros del Canal como «una época muy divertida, fantástica».

Autohomenaje

«No puedo pasear ni diez minutos por Barcelona sin que me llamen traidor o facha»

El dramaturgo y director de teatro ha tenido «rifirrafes» de todo tipo durante su vida. De ser anteriormente perseguido por el ejército franquista y los altos poderes ha pasado a ser criticado actualmente por defender en ocasiones a los dirigentes gubernamentales. Es su naturaleza. Considera que estar a contracorriente es una virtud en su oficio, llegando a asegurar que «tener enemigos me da vitalidad, da la sensación de que aciertas en mi oficio». Sus últimos lances los ha tenido en Cataluña, su tierra, de la que se marchó por su postura contraria al independentismo: «No puedo pasear ni diez minutos por Barcelona sin que me llamen traidor, facha o españolista. Es consecuencia de la libertad, de decir aquello que pienso», afirma.

Complejos

«Ahora hay que tener mucho cuidado si se hacen bromas machistas o sobre homosexuales»

También tuvo palabras para reflexionar sobre los niveles de libertad de expresión en España. Piensa que «su utilización es menos potente que hace unos años», a pesar de que a nivel legal sean «únicos en la historia». Achaca a la sociedad y a los medios de comunicación que han tenido gran parte de la culpa para que se hayan generado muchos temas tabúes intocables: «Ahora hay que tener mucho cuidado si se hacen bromas machistas o sobre homosexuales porque la sociedad no admite nada. Hay que tener cuidado porque estamos sentando jurisprudencia».

Boadella lamenta este paso atrás y considera que hoy día tendría problemas serios a la hora de representar gran parte de sus obras realizadas por Els Joglars durante los años 80 y 90, época donde «la libertad era diferente a la que existe ahora».