Foto de familia de los 8 artistas q forman parte del stand de ABC en ARCO
Foto de familia de los 8 artistas q forman parte del stand de ABC en ARCO - ÁNGEL DE ANTONIO

ABC en ARCO: cadáveres exquisitos a cuatro manos

El estand del diario en la feria reúne a once artistas, que crean una pieza por parejas, a excepción de un trío

MadridActualizado:

Por tercer año consecutivo el estand de ABC/ABC Cultural en ARCO presenta una experiencia artística «in situ». Once artistas jóvenes comparten un mismo espacio de creación y trabajan en parejas sobre una misma pieza. Mano sobre Mano -así se denomina la propuesta-consiste en la elaboración de un cadáver exquisito entre pares que comparten un vínculo afectivo especial, pero que hasta hoy nunca habían trabajado juntos. El desafío de superar la suma de las partes. Javier Díaz Guardiola es el comisario del proyecto y está patrocinado por Royal Talens. Josep Tornero y María Carbonell son pareja y es la primera vez que comparten soporte para plasmar su obra. Una misma imagen de referencia para dos lenguajes pictóricos distintos, cada uno desde su perspectiva. «Al final resultó un espejo, como una conversación entre las dos imágenes», dice Carbonell. Y agrega: «Ha sido una experiencia muy interesante. Compartimos estudio pero cada uno tiene su espacio, en este caso el reto exige una proximidad física a la que no estamos acostumbrados. Es muy competitivo, pero saca lo mejor de uno».

La artista ha indicado que por momentos se trabaja en conjunto y por momentos no, y es un desafío lo de encontrar puntos en común y volcarlos sobre una misma obra. Además, la artista ha comentado que la parte más complicada de la experiencia ha sido el trabajo en la feria, lograr la concentración con tanta gente circulando y tomando fotos. «Me encanta la propuesta, la visibilidad ha sido brutal. Pero ambos coincidimos en que trabajamos mejor por separado, no sé si lo repetiremos», indica entre risas.

Por su parte, Nino Maza -partenaire de Carmen González Castro- la califica como una propuesta muy enriquecedora. «Hacer confluir dos lenguajes te saca de tu zona de confort, y al final sacas cosas de ti que no esperabas», asegura el artista. La pieza pone el foco en la zona donde se encuentran los puntos antagónicos: lo femenino y lo masculino, lo interior y lo exterior, el placer y el dolor. El trabajo es una conjunción de técnicas, reúne lo pictórico, lo fotográfico, el collage y el dibujo. «Lo colaborativo es algo que me gusta mucho, no hubo fricciones, hay que adaptarse a lo que hay. Hemos trabajado de manera simultánea en la elaboración del boceto y en la ejecución de la idea», comenta Maza. El artista ha destacado su satisfacción por compartir espacio de trabajo con colegas, y la interacción con los visitantes, coleccionistas y galeristas. «Es muy divertido», expresa.

Entre costura y geometría

«Creo que la obra deja ver muy bien el trabajo de cada uno y refleja ambas personalidades», opina Francisco Olivares Díaz (Fod). Él y Sonia Navarro llevan 27 años en pareja y comparten estudio en Nave Oporto, pero nunca habían concretado una pieza integrada. El artista manifesta que el interés principal de ambos es reflejar perfectamente el trabajo de cada uno. «Ella trabaja mucho con costura y patrones de mapas, y yo trabajo con arquitectura, con geometría y con color», apunta Fod. Sobre la propuesta, el autor señala que la situación obliga a improvisar rápido, que no se trabaja con los tiempos habituales y que se lo ha planteado de una manera relajada.

Para romper un poco con la paridad, José Luis Valverde, Javier Valverde y Victoria Maldonado conformar el único trío del estand. «Desde un primer momento era una propuesta que nos inspiraba respeto. Una pieza de gran formato y para trabajar durante la feria ARCO nos daba un poco de vértigo», dice Javier Valverde. El autor comenta su interés en el ejercicio de diseccionar el trabajo de cada uno y de buscar puntos en común. En este caso, los tres artistas trabajan la idea de paisaje pero con lenguajes distintos. Diferentes tanto a nivel plástico como a nivel conceptual. En la misma línea, Victoria Maldonado indica: «Vamos a ir superponiendo piezas de cada uno, generando como una narración pero con diferentes lenguajes. La idea es crear un todo, mixturando dibujo, arquitectura y pintura». La artista de JM Malaga cuenta que el puntapié inicial fue la elaboración de un boceto conjunto, pero que a partir de eso les interesa experimentar. «El objetivo era que no fuese todo superestricto», expresa Valverde.

A propósito del clima de la feria, la obra de Jan Mattews y María Chaves trabajan sobre la figura de un bosque en llamas. La autora menciona que su pieza se inspira en la idea de que en este tipo de eventos parece que todo funciona bien, que se resuelve con tranquilidad, pero siempre existe una parte caótica, una sensación de crisis. «Una feria es también un sitio de mucha tensión y ansiedad», ha indicado Chaves.

«Por fin hemos tenido la oportunidad de trabajar juntos. A nivel formal no nos parecemos nada y tenemos tiempos distintos, estamos en el estudio pero cada uno en su espacio. Hemos hecho proyectos con temáticas similares, pero ahora que lo pienso es curioso que hasta hoy no hayamos trabajado en una pieza compartida», dice la artista. Sobre la iniciativa de compartir la semana de ARCO con otros artistas de la misma generación, la autora definió la experiencia como fantástica y recalcó la interacción con el público al trabajar durante los cuatro días. Además, Chaves se ha mostrado contenta con la idea de que la gente tenga acceso al trabajo previo de los artistas, al trabajo que hay detrás de la obra finalizada.