Imagen de la fiesta popular de La Tomatina, en Buñol (Valencia) - Mikel Ponce
La tomatina

Será por tomates

Varios países ya celebran La Tomatina, pero en Buñol sigue conglomerando a más de 22.000 participantes de muchas nacionalidades

Actualizado:

Tiendas cerradas, camiones que circulan repletos de tomates y muchas ganas de diversión es el ambiente que predomina en el municipio valenciano de Buñol un día antes de la fiesta internacional más esperada, La Tomatina. Pero, ¿cuál es su origen?

La Tomatina nació en 1945, cuando un grupo de jóvenes que disfrutaban del desfile de gigantes y cabezudos comenzó una pelea en medio de la plaza del pueblo. Y no tendrían otra cosa que tirarse a la cabeza que un montón de tomates de un puesto de verduras que se encontraba cerca. En ese momento, comenzó a unirse gente hasta que la policía puso fin al altercado. Los chicos, sin saberlo, habían hecho historia ese último miércoles de agosto.

Al año siguiente, los jóvenes repitieron la batalla de forma voluntaria, pero las autoridades no dejaron celebrar el acontecimiento durante años.

Aunque La Tomatina fue prohibida en la época franquista, a partir de 1957 la fiesta se aceptó y se instauró de forma oficial. Desde entonces, en La Tomatina participan cerca de 22.000 personas de 96 nacionalidades diferentes. Incluso países como Taiwan, Kuwait, Barhein, Afganistán o Nepal ya cuentan con su propio festejo.

Para este miércoles, se espera que La Tomatina bata su propio récord con 150.000 kilos de hortalizas, que se cultivan expresamente para esta fiesta.

Tan conocida es La Tomatina, que incluso ya se ha establecido un vestuario propio para ese día. La mayoría de los asistentes, sobre todo los habitantes de Buñol, se presentan vestidos de blanco, un color que se ha elegido no de casualidad, sino porque resalta aún más el jugo rojo del tomate.

Algunos expertos en La Tomatina exponen en blogs de internet algunas recomendaciones para asistir a la fiesta. Proteger los ojos del tomate, dejar todo tipo de aparatos tecnológicos en casa o aplastar los tomates que estén aún verdes antes de tirarlos son algunos de ellos.

La Tomatina es una de las fiestas más extravagantes que se conocen, y por ello precisamente, traspasa fronteras. Miles de personas se animan cada año a participar en ella. Muchos incluso compran su entrada meses antes del acontecimiento.

Con motivo de su setenta aniversario, Google ha querido conmemorar este evento rindiéndole un homenaje con un animado doodle.

En él, un grupo de personajes, la mayoría de ellos jóvenes, se encuentran en medio de un sinfín de tomates que tienen que lanzar a sus compañeros con el objetivo de llenar de «zumo rojizo» a todo el que pasa por la zona. Lo cierto es que el buscador ha ilustrado a la perfección la festividad que se respira todos los últimos miércoles de agosto en la la pequeña localidad de Buñol.