La Biblioteca Nacional expone las joyas bibliográficas de Maquiavelo

La Biblioteca Nacional expone las joyas bibliográficas de Maquiavelo

Entre las 1o ediciones elegidas entre 300 figura la primera, la edición romana de Blado, de 1532, pieza muy rara

Actualizado:

Para aquellos que aún pudieran dudar de la vitalidad de «El príncipe» de Maquiavelo, la Biblioteca Nacional tiene preparado, desde hoy, un pequeño tesoro en una de las salas de su museo. Existen 300 ejemplares de la obra celebérrima del pensador italiano, y de todas ellas, la Biblioteca Nacional, en colaboración con la Embajada Italiana y el Centro de Estudios Constitucionales, ha seleccionado tan solo diez, pero que se encuentran entre las más raras de todas las que existen. Sobre todo los dos ejemplares de la primera edición romana de las obras completas de Maquiavelo, las editadas por Antonio Blado en 1532. Se trata de una joya de la bibliografía, un libro extremadamente raro que muy pocas bibliotecas poseen y en España, según Eloy García, responsable de la selección de esta muestra, tenemos la fortuna de tener por duplicado. Todo un alarde.

Niccolò Bernardo di Machiavelli publicó muy pocos libros en vida, pero su obra es muy valiosa. No tenemos el texto original de «El príncipe», no se conserva, pero las joyas de la Biblioteca Nacional son una de las más irrepetibles colecciones de esta obra. Además, «el caso de ‘El príncipe’ es especial, porque se lee igual que hace 500 años, lo que demuestra que Maquiavelo tiene mucho de contemporáneo», asevera Eloy García.

«El príncipe» es un libro escrito en la transición de la época de la cultura hablada a la era de Gutenberg. Cabe añadir, según este catedrático de Derecho Constitucional, que si hay dos libros que aprovecharon el impulso de la imprenta, fueron la Biblia apadrinada por Martín Lutero y «El príncipe», de Maquiavelo.

Entre las joyas en latín, italiano, francés y castellano que tiene la Biblioteca Nacional figuran ediciones incluso apócrifas, con la firma de algún otro autor. Incluso existe algún manuscrito, lo que demuestra que también se copiaba privadamente, puesto que nació para polemizar y hacerlo circular, según el estudioso. Y también ediciones radicadas en Holanda, que en aquel siglo era la meca de los libros difíciles y peligrosos.

Esa actualidad con la que la Biblioteca Nacional aborda esta recuperación se formula también en el hecho de que el pensamiento del italiano merece ser recuperado porque expresa por primera vez la modernidad. La del hombre en las postrimerías de la Edad media y el nacimiento de la Moderna, que se enfrenta con el mundo y lo hace sin dioses ni religión. En opinión de Eloy García, cabe preguntarse: ¿Está el mundo agotado? «La técnica ha vuelto a cambiar el mundo radicalmente en nuestra época y es por eso que Maquiavelo se ha vuelto a hacer muy importante».